¿Militares colombianos, detrás del asesinato del presidente de Haití o qué?

Quieren crear figura legal para justificar represión frente a señalamientos internacionales
07/02/2021
Dejó de existir el dirigente de izquierda democrática, William Agudelo
07/09/2021

¿Militares colombianos, detrás del asesinato del presidente de Haití o qué?

Las autoridades de Haití arrestaron a quince colombianos y a dos estadounidenses de origen haitiano por su supuesta implicación en el asesinato del presidente Jovenel Moïse, anunciaron este jueves fuentes oficiales.

El comando que perpetró el magnicidio estaba compuesto por 26 colombianos y los dos estadounidenses, según informaciones ofrecidas por el director general de la Policía, León Charles, en una rueda de prensa.

El ministro de la Defensa, Diego Molano Aponte, aseguró que los colombianos implicados en el magnicidio son militares en retiro.

Estos son algunos de los capturados:

1- Alejandro Giraldo Zapata (01-04-1980/ Colombia)
2- John Jairo Ramírez Gómez (17-05-1981/ Colombia)
3- Víctor Albeiro Pinera Cardona (02-07-1981/ Colombia)
4- Manuel Antonio Groso Guarín o Mauricio Groso Guarín (19-04-1980/ Colombia)
5- Joseph Vincent (28-09-1965 estadounidense de origen haitiano)
6- James Solages (19-08-1985, estadounidense de origen haitiano)

Siete de los involucrados en el magnicidio, según cita el diario Le Nouvelliste, fueron abatidos por la Policía 40 horas después del atentado. Otras 15 personas fueron capturadas.

La Policía incautó armas, municiones y otros elementos, incluido el servidor de la cámara de vigilancia de la residencia del presidente y su chequera personal.

El juez de paz adjunto de Pétion-Ville, Clément Noël, declaró al diario Le Nouvelliste que vio los cuerpos sin vida de dos colombianos: Mauricio Javier Romeo Medina y Duberney Capador Giraldo.

Además, se hallaron 109 billetes de US$ 20, 100 billetes de US$ 100, 99 billetes de US$ 100, 100 billetes de US$ 100, 100 billetes de US$ 50, 32 billetes de US$ 100. También, un chaleco antibalas, dos placas de vehículo de alquiler y el contrato de alquiler del vehículo hecho con Avis el 6 de julio y muchos teléfonos celulares.

Dos haitianos capturados dijeron a las autoridades que ellos eran traductores. “La misión era arrestar al presidente Jovenel Moïse, en el marco de la ejecución de un mandato de juez de instrucción y no matarlo”, sostuvo el juez Clément Noël sobre las declaraciones de James Solages y de Joseph Vincent.

Solage supuestamente había estado en Haití hace un mes y Vincent desde hace seis meses.  Se conoció que cuatro de los colombianos llegaron a Haití el 6 de junio de 2021, pasando por República Dominicana. Estos serían Alejandro Giraldo Zapata, John Jairo Ramírez Gómez, Víctor Albeiro Piñera y Mauricio Grosso Guarín.

Llamados a declaración

La Fiscalía de Puerto Príncipe llamó a declarar a los agentes de seguridad del presidente Jovenel Moïse, quien fue asesinado el miércoles, anunció el jueves el fiscal jefe de la capital de Haití.

“Di orden a la Dirección Central de la Policía Judicial (DCPJ) de tomar declaración a todos los agentes de seguridad cercanos al presidente Jovenel Moïse”, dijo Me Bed-Ford Claude, comisario del gobierno de Puerto Príncipe. Los dos responsables de seguridad del presidente son convocados el 13 y 14 de julio, agregó.

El asesinato de Moïse amenaza con desestabilizar aún más el país, ya enfrentado a una doble crisis: política y de seguridad. Moïse gobernaba por decreto Haití, el país más pobre del continente americano, después de que se postergaron las legislativas previstas para 2018.

Policías custodian a un grupo de sospechosos de haber participado en el asesinato del presidente haitiano, Jovenel Moïse, en Puerto Príncipe.

Además, en los últimos meses aumentaron los secuestros extorsivos, reflejo de la creciente influencia de las bandas armadas en ese país, que también convive con una pobreza crónica y recurrentes desastres naturales.

Moïse enfrentaba una fuerte oposición de sectores de la sociedad que consideraban su mandato ilegítimo. En los últimos cuatro años, el país tuvo siete primeros ministros. Y estaba previsto que Joseph fuera sustituido esta semana luego de permanecer tres meses en el cargo.

Detenidos

Entre los capturados este jueves por el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, hay 15 colombianos.

El ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, confirmó que algunos de ellos son militares en retiro.

Y fuentes han confirmado que en la lista estaría Mauricio Grosso Guarín, de 41 años. Se conoció, además, que Grosso llegó a Haití el 6 de junio de 2021, desde Punta Cana, en República Dominicana.

En Facebook, Mauricio Grosso Guarín publicó varias fotos de sus viajes para esa misma fecha, 6 de junio de este año.

“Este es Manuel Antonio Grosso Guarín, uno de los exmilitares colombianos del equipo de mercenarios que, según autoridades de Haití, habría asesinado al presidente de ese país”, publicó por su parte el senador Gustavo Bolívar.

Grosso, uno de los detenidos, se tomó fotos hace unos días en el Faro de Colón, en República Dominicana.

Tres colombianos fueron abatidos y otros ocho están huidos, según las informaciones ofrecidas este jueves por las autoridades haitianas.

Hipótesis

Para no hacer un análisis que pueda presumirse desde el sesgo ideológico o limitado desde la línea editorial, Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA tomó la opinión al respecto de tres de sus habituales columnistas. El primero de ellos, Emmanuel Athemay Sterling Acosta, abogado defensor de derechos humanos, víctima del terrorismo de estado, así como máximo referente del Colectivo Palenque. El segundo, el periodista Fernan Medrano y el tercero, corresponsal de nuestro medio virtual además de militar retirado, Manuel Andrés Ibarra Gutiérrez.

Para Sterling Acosta, “las Fuerzas Armadas Colombianas son una escuela sangrienta, organizada y controlada por el Departamento de Estado norteamericano, a través de bases militares, misiones militares yankees en cada División y Brigada, para crear genocidas, paramilitarismo y mercenarios a su servicio”.

A su vez, en una suerte de guiño a estas apreciaciones, Medrano confesó que “desde el principio pensó que la muerte del presidente de Haití, Jovenel Moïse, podía involucrar a algunos colombianos, porque el magnicidio en el país caribeño coincidió con el informe sobre las graves violaciones de derechos humanos en Colombia, presentado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“En Colombia tenemos en materia geopolítica al mayor desestabilizador de Latinoamérica y el Caribe. Haití es controlado por EEUU y ya se sospecha de que la DEA pudiera tener los tentáculos metidos estel acontecimiento, además de tener un importante agente en el país”, subrrayó.

“Ya sabemos que en Haití fueron captutados unos colombianos sospechosos de estar involucrados en la muerte de Jovenel Moïse. El crimen también es trasnacional”.

El análisis más extenso, le correspondió a Ibarra Gutiérrez, quien hizo un llamado a tratar la cuestión de manera objetiva, asegurando que una cosa es el accionar aislado de elementos militares buscando el resarcimiento económico y otra muy distinta, la participación material e ideológica de la institución como tal.

“La gente parece boba haciendo conjeturas banales y sorprendiendose por el tema de los mercenarios colombianos en Haiti algunos de ellos militares retirados, quienes estuvimos en las filas de las Fuerzas armadas sabemos que eso incluso es un problema para las mismas instituciones castrenses; al respecto de eso recuerdo mucho una de mis 3 etapas de mi vida castrense, en la primera etapa de mi vida militar entre 2010 y 2012 cuando pasé de ser un joven problema e indisciplinado (que de haber seguido asi iba a terminar encuadrillado ) y me convertí en soldado de Colombia al presentarme al sorteo para determinar en que fuerza iba a prestar servicio militar y sacar la balota de ejercito, recuerdo mucho que en Tolemaida donde estuve en mis tres etapas militares y lugar donde sude, llore y cssi ne enloquezco del calor infernal y del destete de la casa de mis padres, que recuerdo con aprecio y cariño, se hablaba de la balckwater y la legión francesa o del ejercito de emiratos arabes, yo me hice amigo de varios comandos de los entonces bafer(batallones de fuerzas especiales rurales) a quienes admiraba escuchandoles historias y aprediendo tecnicsd y tacticas a los que les compraba chimú, botas, raciones de campaña americanas que saben tan bueno, o cuando me hacia peluquear a mi gusto o en su defecto iba a comer.comidas rapidas o al sastre, en fin; y alli los comandos hablaban sobre eso en las tiendas conocidas como nidos de las aguilas que era un lugar de esparcimiento.

Ese tema de esos ejercitos prepago se convirtieron en un problema serio porque estimulaba los retiros en masa de miembros de todas las fuerzas, algunas empresas militares pagan mejor que otras y otras son mas flexibles en requisitos que otras, pero todas ansian el militar o policia colombiano y ahora mucho mas desde 2016 tras proclamarse la victoria sobre las Farc y terminar el conflicto armado con esa poscrita organizació, pues ellos habian perdido la guerra al no poder lograr la toma del poder por las armas y al hacer dejación de armas osea desmovilizarse.

En ese entonces la fuga de recurso humamo alarmó al General Navas quien fue comandante del ejercito y quien incluso fue a Emiratos arabes unidos a tratar de frenar la recepción de militares colombianos tan apetecidos alla en aras de “proteger derechos” pues el ejercito de ese pais esta conformado no solo por nacionales de alla sino por extranjeros, de otra parte hay empresas privadas que reclutan talento humano para esos menesteres.

El lio que se dió en las fuerzas armadas era de que muchos soldados, suboficiales y oficiales en sus primeros años de carrera hacian cursos como lo son lancero y luego paracaidista para acceder al curso de fuerzas especiales, o hacian curso de asalto aereo, entre otros que dan un valor agregado y tras tener el entrenamiento requerido entonces solicitaban retiro atraidos por los altos salarios de esas empresas de servicios militares privados tanto las legales como las no tan legales, perdiendo el estado millonadas en entrenamiento y generandose fuga de talento no solo que estaban en sus inicios o etapa media de su vida castrense sino que ya se habian retirado, estos tambien apetecidos por la vssta experirncia adquiridad en las epocas en que las guerrillas, especialmente las poscritas Farc atacaban en masa, con fuego y combate sostenodo y tenian capacidad amplia de movilidad y maniobra lo que obligo a las fuerzas armadas a combinar aviación, fuerzas de tarea y sofisticar la inteligencia, generandose un nuevo modo operacional que generó experiencia abundante mas aun cuando se sacó a las guerrillas de los centros de gravedad e inició la debacle de las mismas cuando pasaron a la defensivs y repliegue.

Ese es el meollo del asunto, es de que a raiz del tema salarial, prestacional y de seguridad social pues el militar o policia busca manera de mejorar condiciones de vida e ingresos postulandose a esas empresas militares extranjeras, si la gente tuviese mejores garantias en la fuerza publica, pues la gente poco pensaria en ussr a las fuerzas militares y la policia como trampolin para sobrevalorar su curriculum.

El asunto es quien habrá contratado a esos mercenarios de Haiti o mas bien que intereses politicos de que pais les convenia un vacio de poder”, escribió en su artículo.

“Sandeces”

Por último, Ibarra Gutiérrez se refirió a su autoridad como ex integrante de las Fuerzas Armadas a la hora de establecer una opinión, respetando las opiniones ajenas pero haciendo un llamado a la cordura a la hora de evaluar determinadas situaciones.

Si usted fue militar o policia y al retirarse o ser retirado usted decide retomar las armas al irse para alguna empresa contratista pues es un asunto de cada quien o a prestarle seguridad a un cartel de droga o irse para un grupo armado o armar una banda; es un asunto de cada quien, aqui no se puede generar la matriz de odio de que todo el que fue miembro de la fuerza publica es un sicario o mercenario.

Muchos otros se van a sus casas, o estudian una carrera o inventan la manera de trabajar porque lo cierto es que el que no alcanza pensión o sueldo de retiro pues pasa a vivir las penurias de cualquier colombiano del comun, no asi con los desmovilizados de guerrillas o paramilitares que les dan garantias en salud, en acceso a educación, facilidad de empleo(guardabosques, salvavias, escoltas, en fin), partcipación politica y muchas garantias mas y eso esta bien, el reincorporar a la vida civil a los alzados en armas; entonces esa problematica de colombianos que se van de mercenarios a empresas legales e ilegales, pues evidencia que no hay del estado una politica de protección social que permita una vez fuera de las filas castrenses la reincorporación a la vida civil en lo economico, en lo laboral, en salud y seguridad social, seguridad juridica, en acceso a creditos, entre otros. No hay nada, nada absolutamente ninguna garantia y por eso muchos miembros de la fuerza publica optan por dejarse seducir a ofertas noc santas.

Si usted no alcanza pensión o sueldo de retiro o en su defecto ya no tiene expectativas de continuar la vida militar hasta alcanzar eso, usted no tiene garantias porque sale y le toca iniciar de cero para poder acceder al mercado laboral, unos lo logran, otros no. Entonces el asunto esta en que hay ausencia de politica estatal para reinsertar en la vida civil a la gente que fue en algun tiempo miembro de la fuerza publica pero paradojicamente quienes fueron nuestros adversarios si las tienen”.

Fuente: DIARIO EL TIEMPO / DIARIO EL POLITICÓN DE RISARALDA

Comments are closed.