“Inobjetable experiencia no se improvisa”, por Nelson Guzmán Baena

Paro no “paró”, mientras jugaban Colombia y Argentina: Fuerte represión policial
06/09/2021
Estado obligado a indemnizar joven que perdió un ojo al ser impactado por el ESMAD
06/09/2021

“Inobjetable experiencia no se improvisa”, por Nelson Guzmán Baena

Escribe: NELSON GUZMÁN BAENA

la existencia del ser pensante y su acumulado histórico ha sido válida para el desarrollo de la sociedad y más cuando se han liderado proyectos económicos, políticos, sociales, ambientales, culturales; este último es como la sumatoria de todos los antes enunciados y ojalá sea acrecentando lo material y espiritual de la humanidad. Luego también aceptemos que con el transcurrir de los años se dan agotamientos y no confundirlos con depresión ni mucho menos con carencia de voluntad para proseguir conquistando espacios vitales; por consiguiente, solo se trata de ser sensato con nuestro propio devenir y con las dificultades físicas que se vayan presentando, las cuales son inevitables y por ende en el momento oportuno saber tomar sabias decisiones válidas para las generaciones que deseen aportar a proyectos de vida. Aun así, continua la constante: Mas sabe el diablo por viejo… y si ha sido creativo mayor madurez y por ende inobjetable la experiencia no se improvisa y la misión del adulto será orientar en lo que se le consulte.

Como hecho significativo en el año 2010 aparece editado un libro cerebral titulado “La Sociedad del cansancio” del filósofo Surcoreano Byun Chul Hang además profesor de la Universidad de Berlín y en sus 81 páginas trasmite su visión acerca del hecho comportamental en el ser racional y que su contenido puede ser tomado de forma desacertada cuando alguien hace notar que objetivos propuestos a nivel local, nacional o internacional no se cumplen y por ende los  resultados esperados son menguados, poco medibles o que no impacten el mundo exterior. A esto se le debe prestar mayor atención porque acumulan sentimientos y pueden terminar en frustraciones.

Estas decepciones se valoran al no cumplirse la transformación de vida que debe comenzar necesariamente por la cualificación de las tareas propuestas (ahora no muchas) en realidades concretas. Como es posible que en una pandemia como la del Covid 19 aun estemos posponiendo congresos cuando existe la tecnología que puede representar riesgos, pero la virtualidad es lo imponente. Que se produzcan tesis de estudio que no se prolongue en el tiempo o reforma estatutaria cada que hay un evento; con un paro nacional en Colombia liderado en su mayor parte por jóvenes y estudiantes, que rompió todos los esquemas y ha sido ejemplo en el mundo pues se venció la cobardía de participar en la calle y ante una arremetida bestial por parte del establecimiento que se comenzó el 28 de abril y que hoy 9 de junio continua las violaciones a sus derechos incluyendo su vida misma y se sostenga; obligando la visita de la CIDH en territorio patrio, donde uno percibe que  hay duda de los desposeídos de medios de producción en su participación; elecciones en Brasil, Bolivia, Ecuador, Perú y México mostrando que si se puede y sin definir su vitalidad. Como el querer desconocer que la maximización de la ganancia, se logra a través de la caída del salario real de los trabajadores a escala planetaria (Nelson A. Pérez Valdivieso. Venezolano, autor del Libro: LA SOCIALIZACION DE LA MERCANCIA. DE LA MAXIMIZACION DE LA GANANCIA A LA MAXIMIZACION DEL BIENESTAR. Página 26 –  2020) que es lo que está movilizando a los sectores populares por el mundo en aras de la paz con justicia social.

Es como un padecimiento el no querer razonar y ubicarse e identificarse como es y no como le parece estar. Nos dice Byun Chul…ciertamente las enfermedades del Siglo XXI siguen a su vez una dialéctica, pero no de la negatividad sino de la positividad (páginas 18 y 19). Aquí es válido la otredad que saben teorizar los filósofos, los sociólogos, los antropólogos, los psicólogos, los historiadores y otros que versan del reconocimiento al otro diferente y esto permite que se logre identificar consigo mismo.

Me angustia lo grave del pensar y actuar de los humanos no adecuado a su personalidad; lo afirma el mismo autor del libro “La sociedad y su cansancio”: Por falta de sosiego, nuestra civilización desemboca en una nueva barbarie (Página 40). Para mí se agrava más cuando se vulneran los derechos humanos que proviene de la misma naturaleza humana. Y aquí habrá que rechazar el que se quieran meter a explotadores y explotados en el mismo costal; Huele maluco el uno para el otro y por ello la lucha de clases se prolonga.

Ahora lo prudente es no aceptar caer en una conceptualización genérica al aflorar en reuniones o debates de cualquier índole el ubicar al contrincante en la sociedad del cansancio y menos aún con los que no comulgan verdades absolutas.

*Integrante Comisión Técnica e investigación de la U.I.S. (Unión Internacional Sindical) de P y J (Pensionistas y Jubilados) de la F.S.M. (Federacion Sindical Mundial). Calarcá, junio 9 de 2021.

Comments are closed.