“Confusiones distractorias”, por Luis Miguel Cárdenas Villada

Comité del Paro suspende marchas y Congreso aprueba reforma judicial; ¿ese es el negocio, socio?
06/16/2021
Alcaldía de Dosquebradas entregó insumos a 80 productores de la zona rural del municipio
06/16/2021

“Confusiones distractorias”, por Luis Miguel Cárdenas Villada

Escribe : LUIS MIGUEL CÁRDENAS VILLADA*

Por más que se esfuercen los teóricos del Estado en demostrar sus diferentes tesis sobre lo mismo, la realidad siempre superara la ficción como expresión concreta  de  un espacio como concreción de características de unos habitantes humanos específicos que le dan sentido. Territorio supera la acepción vulgar de espacio como algo que se llena o se vacía para entronizar la idea de territorialidad. Cualquier consideración por fuera de este orden impide su ordenamiento u ordenación; para el Mundo son profundamente diferentes pero para Colombia son iguales. Que contrariedad.

Las diferencias entre Estado y Gobierno están claramente determinadas en sus funciones competencias y responsabilidades. El Estado como expresión política de una manera singular de ocupar un territorio construye el axioma que Estado es el todo. El Gobierno es la voluntad expresa de los habitantes de un territorio que pactan de maneras diferentes las formas de ser controlados, siendo la democracia la que caracteriza la formación de gobiernos en Estados denominados de Derecho. La Democracia en su definición previamente aceptada permite concebir otras formas de Gobierno como la monarquía, la anarquía, la oligarquía, la plutocracia, concepciones estas que estructuran Estados también de diferentes tipos sin perder su condición intrínseca natural; esta es un inamovible teórico y conceptual perfectamente concretado.

El demos siempre será el fundamento del Estado y el kratos la sustentación de la forma de Gobierno. No existe la posibilidad de existencia del Estado sin reconocer los que habitan un territorio, no podrán concurrir formas de Gobierno sin que exista la voluntad popular. Es el pueblo es el único capaz de construir territorio reconociendo por voluntad propia el Estado que quiere ocupar y la forma de gobierno que los regulara La forma de ocupación determina el Estado siendo el carácter de propiedad el que ulteriormente lo define. La propiedad privada determina el esclavismo siendo sus contradicciones interiores las que originan el feudalismo, por las mismas contradicciones surge enhiesto el capitalismo. El socialismo no deja de ser un capitalismo superior y entiéndase, el comunismo que tiene antecedencia histórica, no es posible acentuarlo por razones eminentemente antropológicas.

La naturaleza humana no para en la búsqueda de nuevas formas de Gobierno aunque mantiene incólume el Estado que no puede ser otro que el modo de ocupar capitalista  privilegiando siempre el carácter privado de la propiedad. Esto no es tan malo si se actuara en equidad donde la riqueza que es el fundamento fuera distribuida en forma racional ,donde los poseedores de medios de producción recibieran en valor lo merecido , los no propietarios recogieran dignamente el fruto de su trabajo porque son ellos los únicos capaces de reproducir riqueza. Todo pareciese claro y elemental. La realidad es otra, la mayoría de ellos es primario. Todo hombre es dueño de su futuro y se merece el gobierno que elija.

Para Colombia la situación en contexto supera críticamente la realidad. El demos admite que el kratos lo domine porque es cómplice necesario. El pueblo es corruptor del corrupto. El pueblo es merecedor del mal gobierno que elige. La contradicción se acrecienta. Se forma un Estado corporativo en detrimento del Estado Liberal Constitucional.

Aparase una luz de esperanza en los jóvenes quienes hoy lideran la explosión social acompañados por adultos comprometidos históricamente. Hay que ´parar para avanzar teniendo siempre de presente que la historia se repite con consecuencias aún peores si no se actúa con discreción donde el pensamiento y conocimiento adecuados debe ser la orientación. No habrá Estado y Gobierno de Jóvenes porque como se afirma sensatamente el Estado somos todos. No se rían ni desestimen, el Problema es de Ordenamiento Territorial. Lo legitimo siempre supera lo legal. La Constitución siempre está por encima de la Ley.

*Intelectual y hombre cívico, residente en el departamento de Risaralda.

Comments are closed.