Calarcá sin hospital y con un gobernador de espaldas a la realidad

Listos los requisitos para ocupar las Curules de Paz
08/28/2021
Al parecer, capturan presuntos responsables de crimen del líder estudiantil
08/28/2021

Calarcá sin hospital y con un gobernador de espaldas a la realidad

Profunda indignación causó el cierre del Hospital de La Misericordia en Calarcá, la cual se tradujo en las calles de ese importante municipio quindiano.

Hace varios meses el hospital la misericordia de Calarcá estaba en una crisis producto de las deudas millonarias que tienen las EPS, y a ello se suman los malos manejos administrativos de parte del actual gerente nombrado por el gobernador Roberto Jairo Jaramillo, ya que este preside la junta directiva a través de un delegado, hace unos meses una serie de funcionarios denunciaron públicamente, que  hace más de 6 meses  que estaban sin pago hace más de 4 meses, hecho que desato una serie de mítines y protestas de parte de los trabajadores, exigiendo al gobernador el pago de su sueldos atrasados, y esto provoco que la gobernación empezara a hacer reuniones para mirar cómo resolver la situación, e incluso se hizo una sesión de la asamblea en la casa de la cultura de Calarcá, en la cual hablo la secretaria departamental de Salud Jenny Alexandra Trujillo y vino una persona en representación del gobernador Jaramillo, a su vez hicieron presencia los diputados, concejales del municipio, y funcionarios de la alcaldía, en esta reunión también hablaron delegados de la ciudadanía organizados en un comité pro defensa del hospital la misericordia.

¿Hasta cuando estarán cerradas las puertas del centro de atención a la salud? La respuesta, en la boca de las autoridades.

Los argumentos de parte de la gobernación fueron hacer alusión a un problema estructural, señalar que todo esto es producto del no pago de las deudas de las EPS por los servicios salud prestados por el hospital a sus afiliados, ascienden a 11000 mil millones de pesos, a su vez culparon de parte de los problemas al actual gerente, e hicieron una seria denuncia algunos diputados “se gastaron un promedio de 17.400 millones de pesos, en cuatro meses, lo que equivale  al 74% del presupuesto”, situación  que dejo al hospital en una grave crisis financiera y puso en peligro su funcionamiento; para completar esta secuencia de infamias, líderes cívicos del municipio de Calarcá, denunciaron que mientras dicen  no tener con qué pagar los sueldos atrasados del personal, por el otro lado se hicieron adecuaciones millonarias a la oficina del gerente.

En el mes de mayo en el marco del paro nacional en contra del gobierno de Ivan Duque, por cuenta de su intento de aprobar una reforma tributaria en medio de la pandemia del COVID 19, la gente salió masivamente a las calles y lo que iba a ser una marcha más, se convirtió en un paro de proporciones históricas, a este se sumaron los empleados del hospital para presionar el pago de sus salarios, ya que las deudas ya los estaban asfixiando y sus necesidades básicas fundamentales, ya no podían ser cubiertas debido a la falta de ingresos, esto provoco una mesa de dialogo con el gobernador Jaramillo y su equipo de trabajo, este se comprometió a buscar soluciones a la situación.

Sin embargo, finalizando entre el 28 de mayo y el 14 de junio, los empleados empezaron denunciar que les había llegado una carta de despido de parte de la temporal que la tenía contratados, habían sido despedidos más de 150 trabajadores, por haberse atrevido a protestar y denunciar públicamente la situación de lamentable en la que se encontraban por falta de ingresos.

Años de vaciamiento y pésima administración, ahora obligan a los pacientes de la “Villa del Cacique” a reclamar atención en otras partes del departamento.

A pesar de todo esto el hospital seguía funcionando a media marcha, aun se prestaba servicios de consulta externa y estaba activo el servicio de urgencias, sin embargo, el lunes 23 de agosto ante el incumplimiento de los acuerdos de pagos de los salarios al personal médico, sanitario y administrativo, se presenta una renuncia masiva de médicos, enfermeras y con ello se provoca el cierre definitivo de todos los servicios de salud del hospital la misericordia de Calarcá, con esto se cerraba incluso la atención de urgencias, y ya era un hecho cumplido de forma inédita en medio de una pandemia que aún no termina, en el departamento del Quindío se cerraba un hospital de segundo nivel y con esto prácticamente se sentenciaba a muerte a cualquier persona que se accidente o enferme gravemente, ya que no tiene donde ser atendido.

Esta situación provoco una respuesta organizativa de parte de la ciudadanía, colectivos como Sembrando Lucha, el comité pro defensa del hospital, fuerzas cívicas, deciden convocar para el jueves 26 de agosto una gran marcha, para exigir al gobernador del Quindío Roberto Jairo Jaramillo que responda a los más de 80.000 Calarqueños por el cierre del hospital, a su vez exigen la salida inmediata del gerente Bernardo Gutiérrez Montoya el cual ha demostrado su incapacidad a la hora de enfrentar esta situación tan crítica.

Cuando los medios o la politiquería callan y omiten, las paredes vuelven a hablar como en esta ocasión en Calarcá.

Siendo entonces las 6:00 empezaron a llegar personas provenientes de todos los rincones de Calarcá, hombres, mujeres, adultos mayores, artistas, deportistas, algunos concejales, líderes cívicos, ex empleados del hospital, y comenzaron a gritar consignas en contra del gobernador y hacer denuncias sobre el abandono en el que se sienten de parte del gobernador que en la campaña electoral de 2019, dijo “ que él se reconocía como hijo de Calarcá e iba a apoyar el desarrollo del municipio”, las denuncias más contundentes las hizo un líder popular Jhon Jairo Salinas en cual en un medio de comunicación alternativo local, dijo: “ Denunciamos que la muerte del hospital es también producto del manejo politiquero al que lo han sometido, lo convirtieron en un directorio político para sacar votos y lucrarse, y el problema no es solo de las deudas de las EPS, sino al manejo irresponsable que se ha hecho del presupuesto, donde ha primado el interés general sobre el particular”.

Varias personalidades a nivel municipal, departamental y nacional, se manifestaron al respecto de la trágica novedad.

Siendo ya aproximadamente las 7:00 pm de la noche salió una marcha de más de 1000 personas, por las calles principales de Calarcá, la rabia, la indignación era la constante en los manifestantes, se veían todo tipo de pancartas donde la gente reclamaba “Por la mala gestión no tenemos atención, señor gerente por su dignidad la nuestra renuncie, eran las masas enardecidas, que decidieron salir a luchar por la defensa del derecho a la salud, por el respeto al personal de salud, ante los atropellos de la actual gerencia”.

Mientras en Calarcá había una poderosa marcha, en la fábrica de noticias positivas de la gobernación, se promocionaba con bombos y platillos que el gobernador había recibido en Bogotá un premio, por ser el gobernador que mejor manejo la pandemia del COVID 19, como si se tratara de una novela de Gabriel García Márquez  con el realismo mágico, no se podía entender cómo se celebra un reconocimiento de estos, cuando los hechos y la realidad han demostrado que la gestión de Roberto Jairo Jaramillo en materia de salud es todo menos algo para elogiar.

Las malas administraciones no se detuvieron hasta suceder lo inevitable: Ver el hospital desierto como luce ahora, sin la posibilidad de prestar sus servicios cualitativos.

Basta mirar las publicaciones hechas el  24 de Junio en el periódico el espectador, el cual título uno de sus artículos “ Momento crítico de la pandemia en Quindío”, donde denunciaba que la ocupación de Unidades de Cuidados intensivos (UCI) en el departamento supera el 90%, la alerta roja fue declarada el pasado 14 de julio, además es recordado como en medio de los picos más altos de la pandemia, y cuando se ordenaba el confinamiento en ciudades como: Bogotá, Medellín, Calé, el gobernador invitaba a los turistas a venir al departamento, no puede explicarse entonces las razones que llevan a que se dé un premio por algo que es todo lo contrario.

Revisando la información que hay en internet sobre la FUNDACION RECONCILIACIÓN COLOMBIA, que aparece como la que otorga el premio al gobernador Jaramillo, se encuentra que esta fundación estaba ubicada en Yopal Casanare y su dirección postal es Calle 18 N 28-51, no deja de ser extraño que justo en medio de la lluvia de críticas que llueven desde la Villa del Cacique al gobernador, aparezca una fundación dándole un premio, y que esta sea la noticia que sacan en el perfil personal de Roberto Jairo Jaramillo y la noticia la repliquen los principales medios de comunicación del departamento.

Una de las presuntar razones por las cuales se dejó de atender a los pacientes, fueron las dificultades edilicias. La pregunta del millón es qué destino tuvieron los presupuestos durante los últimos años.

Revisando esto con lupa más parece una cortina de humo para disipar la atención de la gente sobre lo que viene pasando en el hospital la misericordia, y que producto del cierre de urgencias, provoco también un comunicado de alerta de parte del Hospital San Juan De Dios de Armenia, el cual emite una alerta naranja teniendo en cuenta un posible colapso de los servicios de urgencias de tercer nivel de complejidad.

Lo que queda en evidencia es la falta de interés que tiene la clase política tradicional, sobre la situación de la red pública hospitalaria, y ante eso es que la gente se viene manifestando y como dijo otro líder cívico de Calarcá “en la próxima elección los vamos a castigar, porque lo que hicieron con los caraqueños, tendrá consecuencias en las urnas en las próximas elecciones a congreso”.

Quedan aún muchos capítulos que este drama que se vive en la otrora cuna de poetas, que hoy es espectadora de la mayor infamia que se puede cometer en un gobierno, provocar el cierre de un hospital dejando la salud de la gente en el limbo.

Escribe y fotografía: JHON JAIRO HERNÁNDEZ MONTILLA*

*Periodista. Corresponsal y fotografo tanto de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA, como del suplemento del mismo, ARCÓN CULTURAL

Comments are closed.