“Un pacto por la vida y la paz en el Eje Cafetero”

Uribe: Casos de masacres pasarán de la Corte a la Fiscalía; ¿anticipo de su libertad?
09/18/2020
Proyecto de marihuana recreativa pasa a segundo en Cámara de Representantes
09/20/2020

“Un pacto por la vida y la paz en el Eje Cafetero”

Hoy escribo desde lo más profundo de mis entrañas, desde lo más profundo de mis fuerzas, frustraciones, miedos y esperanzas. Hoy escribo, para que quien sea que lea este pequeño mensaje –el cual no tendrá grandes argumentaciones cuantitativas ni teóricas de la realidad que vivimos, sino la expresión de mi más profundo senti pensamiento- le llegue este mensaje, y por lo menos lo ponga en cuestión.

Usted, yo, su vecino/a, su familiar, su compañero/a de vida, incluso su enemigo, le invito a que construyamos un pacto por la vida que ponga como prioridad la esperanza, la vida y la paz con justicia social y ambiental en el eje cafetero. Vivimos un momento en donde se pone en juego todo, la supervivencia de la humanidad en el planeta -en el contexto del modelo capitalista mundial-, pero también en el plano de nuestra realidad política nacional y local, la cual se está delimitando en el escenario de las prácticas fascistas de quienes nos mal gobiernan. Es decir, la práctica cotidiana del despojo, de la devastación y muerte que se cubre con el mando del patriotismo uribista.

Profundización de las políticas extractivas que devastan el territorio, control de barrios y veredas por grupos delincuenciales organizados que asesinan por doquier, grupos armados no estatales vinculados al conflicto armado que se fortalecen y reorganizan, amenazas a quienes ejercen liderazgos, una clase política y empresarial que históricamente se ha burlado de la justicia, administraciones criminales que se han apropiado del erario.

Por esto, el pacto debería consistir en algo simple: la vida y la paz con justicia social y ambiental. Necesitamos de todos los esfuerzos, de todas/os que han defendido el territorio en la cordillera y en la parte plana del departamento, de las mujeres violadas y vulneradas en sus derechos, de todas/os que en la universidad se organizaron para defender el derecho a educación, de las/os miembros de las juntas de acción comunal, de las/os jóvenes precarizados, desempleados, golpeados por la violencia estructural que los llevó a la informalidad y al desempleo, de todas/os los contratistas que tienen que callar frente al abuso de la contratación criminal en el departamento.

El pacto debería versar en el empoderamiento de las mujeres y hombres en sus derechos, esos derechos de vida digna. No nos podemos quedar inmóviles frente la crisis de democracia que vivimos, no nos podemos quedar inmóviles frente a la destrucción de los territorios impulsada por los proyectos extractivistas que el gobierno nacional y los gobiernos locales impulsan, no nos podemos quedar inmóviles ante el asedio de los grupos armados no estatales y grupos armados delincuenciales organizados en barrios y veredas, por eso este pacto debe poner como prioridad la defensa los derechos humanos como un asunto de ciudadanía y la implementación del acuerdo de paz como un propóstio mayor que todas y todos debemos defender.

Desde la prioridad del diálogo y la autonomía de las comunidades hoy invito a soñar y a construir el pacto por la vida, la paz y la justicia social en el eje cafetero.

Escribe: JHOAN FELIPE LÓPEZ

Comments are closed.