Trabajadores, campesinos y profesores, marcharan reclamando incumplimiento de compromisos

1479241421_138502_1479241696_noticia_normal
Cambio Radical abandona el gobierno, ataca el proceso de paz y parece “alinearse” al uribismo
10/11/2017
resized_3245838_n_vir1
Pese a los hechos de violencia, Gobierno continuará sustitución de cultivos ilícitos
10/12/2017

Trabajadores, campesinos y profesores, marcharan reclamando incumplimiento de compromisos

resized_Foto-RCN-RAdio-Pereira-Protestas-empocabal-Gustavo-Ossa

resized_Foto-RCN-RAdio-Pereira-Protestas-empocabal-Gustavo-Ossa

Este jueves, trabajadores, docentes y productores agropecuarios, entre otros sectores, fueron convocados a nivel nacional para reclamar al Gobierno que atienda compromisos que consideran incumplidos.

Entre los principales convocantes está la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que llamó a la movilización y al paro con motivo “de la situación generada por la política económica y social del gobierno, el incumplimiento a acuerdos firmados con el conjunto de organizaciones sociales y sindicales, entre otros graves hechos”.

La determinación surgió justo en medio de la huelga de pilotos de Avianca, frente a lo que la CUT manifestó que se puso en evidencia “la gravísima acción que (el) gobierno y (la) empresa han emprendido para la ilegalización de la huelga, con argumentación infundada que incluso ocasionó un pronunciamiento del director de la OIT Región Andina”.

Fecode, por su parte, explicó que el magisterio se suma a la jornada nacional de protesta “para rechazar, con la movilización, la política económica y social del presidente Santos, que golpea de manera inmisericorde a la inmensa mayoría de los colombianos -trabajadores, universidades públicas, agricultores, indígenas, la pequeña y mediana industria-, con medidas que han llevado a la quiebra de la producción industrial y agrícola”.

Entre los puntos que en este paro, de forma general, defiende Dignidad Agropecuaria está la revisión de los tratados de libre comercio, o TLC, con Estados Unidos y la Comunidad Europea, lo cual tiene relación con el rechazo a importar productos que se pueden producir en Colombia y en los que el país es autosuficiente, como el arroz.

Asimismo, reclaman un control del contrabando; recursos para investigación, ciencia y tecnología; precios justos y garantías de comercialización de cosechas; acceso a crédito que fomente la producción y cumplimiento del alivio a las deudas de los productores.

La encrucijada arrocera

Según Dignidad Arrocera ha habido un incumplimiento de los acuerdos pactados en particular entre el Ministerio de Agricultura y los productores del cereal este año, así como una negativa de la industria para participar del programa de incentivo al almacenamiento.

El origen de este malestar, paradójicamente, está en que Colombia se volvió autosuficiente en arroz. En 2016 se registró una producción récord de 2,9 millones de toneladas, una cifra similar a la que se proyecta para este año. Sin embargo, por la sobreoferta, lo que se le paga al productor ha caído cerca de 16 % en lo corrido del año, con respecto al promedio de 2016. Mientras tanto, los precios al consumidor en el primer semestre bajaron cerca de 4 %.

El año pasado, ante la situación, el Ministerio decidió incentivar el almacenamiento, es decir, otorgar recursos que se le dan a la industria para que pueda costear la compra de más arroz del que necesita y almacenarlo, con la condición de que no les baje los precios a los agricultores. Este año, en cambio, el camino que tomó la cartera agropecuaria fue apoyar directamente a los productores.

Hasta el momento, el Ministerio ha asegurado recursos para el programa de comercialización de arroz por más de $27.000 millones y expidió una resolución para apoyar el costo del transporte en Arauca, por $1.500 millones. Si bien el exministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, antes de dejar el cargo la semana pasada, aseguró que habría $60.000 millones, a través del presupuesto de la Nación para el próximo año, los arroceros consideran que se incumplió lo pactado y que los recursos aún están lejos de los $120.000 millones que estaban esperando.

“El Ministerio de Agricultura no tiene los recursos que prometió y por ello ha estado dilatando el respeto de los acuerdos, lo que puede llevar a una crisis. El gremio no va a aguantar más prolongaciones a la situación y exigirá a nivel nacional que los acuerdos sean tomados como prioridad”, dice Dignidad Agropecuaria.

Los industriales, por su parte, han explicado su posición. En primer lugar, afirman que el incentivo al almacenamiento tuvo vigencia hasta el 31 de diciembre de 2016, pero, los industriales aceptaron prolongar el compromiso hasta el 31 de marzo de este año, sin ninguna resolución ni nada formal de por medio.

Frente a la falta de un incentivo al almacenamiento para 2017, Jeffrey Fajardo, director ejecutivo de la Cámara Induarroz de la Andi, ha señalado que la baja en los precios ha ido de la mano con un aumento de inventarios de casi 37 % en comparación con los que existían a mediados del año pasado. Según él, la industria planteó que se aplicara un incentivo al almacenamiento más acorde con las realidades de un mercado con una oferta récord. Es decir, que el precio mínimo que se paga al agricultor fuera menor. “Pero la posición de los agricultores era demasiado lejana a eso, lo que sumado a la escasa disponibilidad de recursos del Gobierno, podía poner en riesgo la sostenibilidad de aquellos (industriales) que pagaran a los precios artificiales que se fijaron en el incentivo en la resolución 263 (anterior)”, dijo.

Un nuevo ministro

El llamado a la protesta lo hizo Dignidad Agropecuaria antes de que Aurelio Iragorri dejara el Ministerio de Agricultura. Cuando se conoció que Juan Guillermo Zuluaga llegaría a la cartera agropecuaria, Óscar Gutiérrez, vocero de la organización campesina, afirmó en diálogo con este diario que la convocatoria se mantenía en pie, debido a que el rechazo es frente a una política y una visión general del actual Gobierno.

Al momento de esta publicación, no había sido posible obtener respuesta directa por parte del Ministerio sobre este tema. Sin embargo, el ministro Zuluaga dijo a la emisora RCN Radio que no está de acuerdo con el paro, pero que es respetuoso del “derecho que tienen de hacerlo”. Sobre los recursos pendientes con los arroceros, Zuluaga dijo a ese medio de comunicación: “Todavía tenemos pendiente cerca de $18.000 millones, aspiro antes de mañana tener resuelta esta situación porque ese era un compromiso del Ministerio y los compromisos hay que honrarlos y hay que cumplirlos”.

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario