“Regiones deben actuar contra el COVID – 19”: Luis Enrique Arango

Comunidades afrodescendientes, denuncian incumplimientos
06/02/2020
Alcaldía de Dosquebradas anuncia alivio para pago de obligaciones tributarias
06/02/2020

“Regiones deben actuar contra el COVID – 19”: Luis Enrique Arango

En el último escrito explicaba que la nueva etapa en que se encuentra la humanidad en la lucha contra el coronavirus,  me refiero a  la reactivación gradual de la economía, con obvias limitaciones y  precauciones de bioseguridad,  implica  asumir   la gestión del riesgo, en mayor medida,  en cabeza de los propios individuos.  En otros términos,   digamos que no hay normas que valgan mientras las personas no interioricen  esta incuestionable verdad.  El autocuidado no tiene pico y cédula, ni pico y placa, ni pico y género.   Lo peor sería que la única forma de garantizar el autocuidado fuera encerrando la gente.

¿De qué nos cuidamos? De contagiarnos  y de contagiar a otros. Entre otras cosas porque podemos estar  contagiados y no saberlo por ser asintomáticos.

Eso por un lado, pero por el otro, viene este interrogante: ¿Que disciplina social en materia de conducta  podemos exigirle a las personas si ellas  no tienen resuelto el problema de su supervivencia con dignidad? ¿Más bien poca verdad? Por ello mismo tiene tanto sentido la propuesta de la renta básica universal,  sin condicionamientos, que le de confianza a la sociedad y active la demanda, pre requisito para mover la economía. Eso de andar con lupa a ver a quien le dan  y a quien no le dan,  además de que aceita el engranaje de la corrupción y la politiquería es absolutamente ineficiente como se viene demostrando con creces.

Si  a quienes les compete, me refiero a los individuos y al Estado, resuelven  positivamente estos dos aspectos, no hay duda alguna de que avanzaremos sin tropiezos.

Ahora viene la pregunta del millón. ¿Y donde está el Virus?  ¿El virus está en todas partes, en algunas partes, en muy pocas partes o en ninguna parte.?. Todas las anteriores, depende.

Aquí quiero discrepar de una manera globalizante de presentar las cifras de la Pandemia. Hay que particularizar y territorializar la situación. Ya pasamos del enfoque general, aquel que ordenaba la cuarentena estricta,  y se dio paso a formas diversas de  flexibilización, con la  participación creciente de los mandatarios locales en forma directa o coordinada.

Los noticieros, quizás para mantener la atención, suelen titular de esta forma las emisiones: El más alto número de contagios a la fecha…, se superó la barrera de…….,  sigue creciendo el número de contagios…, etc., etc. Para mí son titulares alarmistas, contra evidentes, que van a  servir para todas las emisiones  que vienen.

Me parece que se deben mostrar otras facetas de la realidad. Globalizar  acumulando los datos para sacar conclusiones a veces lapidarias, contribuye a confundir y  sembrar desconfianza. Se requiere una dosis de confianza y positivismo. Hay que cercar el Virus pero donde está, evitar actuar con regadera dando palos de ciego, pues así evitamos derrochar  esfuerzos  y sobre todo  ser más asertivos.

El 75,61 % de todos los contagios en Colombia están  en: Bogotá, Atlántico, Bolívar, Valle y Amazonas.  De los 24.104  acumulados a la fecha, 18.226 se explican en estos 5 sitios.

No en todas partes es igual. La primera obligación del Estado es tener la infraestructura de salud adecuada en cada sitio, de acuerdo al contagio. Aquí no sirven las  cifras  agregadas en lo nacional.

Hay mucho para decir. Por ejemplo, si hablamos de lo que ocurrió en la cárcel de Villavicencio, es obvio que el Virus cuando  se detectó estaba en todas partes. Ingenuo sería haber pensado que no  se propagaría. . ¿Por qué  no sacaron a todos los internos y los distribuyeron en los centenares  de hoteles que se ofrecieron para apoyar el manejo sanitario, con vigilancia del ejército si fuera de caso, y esperar los 14 días de rigor? ¿Saben porque?  Se me ocurre que por prejuicios en términos de premio y castigo.

¿Donde está el Virus en el Amazonas? Pues casi en todas partes. Si sabíamos que el Brasil estaba disparado en contagios , y que Tabatinga , ciudad  brasileña fronteriza  colindante con Leticia , era un sitio crítico, además  donde los límites son los patios de las casas ,  por qué  esperaron a que se esparciera el contagio para bloquear la frontera?. Difícil encontrar una respuesta razonable .

¿Dónde está el Virus en Santander? En muy pocas partes a juzgar por  la evolución del contagio:

A la fecha de hoy  58 casos de contagio, 3   Fallecimientos, 37 recuperados y 18 casos activos (enfermos).   Y no es un asunto coyuntural, el 25 de abril  tenía 38 contagios,  lo que significa  a la fecha  haber sumado 20  nuevos contagios; menos de un diario,  en promedio.

Santander no tuvo pico, ni tendrá.

A qué se debe tan bajo contagio ?Surgen  teorías; que las carreteras tenían dificultades y evitaron que los contagiados de Bogotá  llegaran , que  hubo más disciplina social que en otras partes, en fin  nadie sabe a ciencia cierta, la única verdad  es que así es y sobre esa realidad hay que actuar.

¿Tendría algún sentido aplicarle a Bucaramanga en materia de reactivación los mismos criterios usados en Bogotá que comporta la mayor  expansión del contagio en el orden nacional?

Si algo hemos visto en Bogotá es justamente la actuación a la medida de las circunstancias con monitoreo sistemático.

¿Pero voy más lejos, será necesario  adoptar las mismas medidas para darle continuidad al sistema educativo?  ¿Será lo mismo en lo urbano que en lo rural? Para pensarlo.

En Risaralda ; de los 14 Municipios que tiene el departamento , en 10  de ellos no hay contagio ; la suma de contagios, incluyendo un foco que se presentó en la clínica los Rosales , suma  249 ,   a la fecha de hoy  solo quedan  35 enfermos activos ; 34 están siendo atendidos en casa y hay uno en Unidad de cuidado intensivo. En total ha habido 8 fallecidos . Ello no significa la inexistencia  de  una amenaza latente , pero si da cuenta de los márgenes de riesgo que podemos asumir.

Tiene entonces mucho sentido que en las regiones se  tome la iniciativa. No hay que esperar salvadores, hay que asumir. No es  tiempo de pánico, es tiempo de imaginar  soluciones y actuar, siempre con las precauciones del caso y dispuestos a revisar las decisiones cuando las  circunstancias lo aconsejen.

Escribe: LUIS ENRIQUE ARANGO JIMÉNEZ*

*Dirigente político y hombre cívico. Ex rector de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Comments are closed.