Profundo dolor por el fallecimiento de Oscar Quintero

“Me extraditaron para callarme”: Mancuso
09/09/2020
¿Qué pasará con el Polo, el “día después” de la salida de Robledo?
09/09/2020

Profundo dolor por el fallecimiento de Oscar Quintero

              Oscar Quintero (Q. E. P. D.)

Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA cumple el penoso deber de informar a la comunidad sobre el sensible fallecimiento en la mañana de hoy, 9 de septiembre de 2020, de quien fuera en vida el sargento retirado del Ejército Nacional, Oscar Quintero, el cual no está demás decir era un amigo entrañable de este medio virtual de comunicación y en particular de su director general, Carlos Alberto Ricchetti.

Ni bien el periodista argentino recibió la fatal noticia por parte de otro queridísimo amigo suyo,  el diputado por el Partido de la Unidad Nacional Juan Carlos Valencia Montoya, hermano de su compañera de vida, un sinfín de momentos inolvidables comenzaron a hacerse presentes como por arte de magia, evocando la figura de un ser humano estupendo, de los que ya no hay.

“No alcanzan las palabras para expresar todo cuanto representa ese gran señor con todas las letras que fue, es y será Oscar Quintero. Se va del mundo, pero se queda a vivir por siempre en mi corazón”, comentó muy conmovido.

Más adelante, evocó alguno de los vivencias más memorables, junto a sus amigos y compañeros.

“Con el acordeonista Jaime Duque; el bajista Carlos Alberto “Tito” Moreno; el pianista Serafín Nieto León; el guitarrista Fernando Ladino, compartimos situaciones increíbles dentro o fuera de la actividad musical. Oscar era un personaje. El alma de la fiesta. De hecho fue mi primer seguidor, muy generoso al calificar las humildes aptitudes de quien habla. Con el se va indudablemente una parte importante de mi vida, alguien que me buscó en las buenas y malas, preocupándose hasta de mandarme en taxi cuando terminaba de cantar. Siento un vacío enorme”, lamentó.

Semblanza

Tras años de duro trajinar por las selvas o los montes colombianos, llevando seguridad, orden a las distintas comunidades, con la suprema responsabilidad de preservar la vida de los subalternos a cargo, llegó el forzoso retiro.

Sin embargo, ello no significó jamás el fin de esa personalidad sencilla, ni mucho menos de la voluntad incansable de brindarse permanentemente el todo por el todo, a fuerza de sencillez y la hombría de bien del que además de ser un excelente bailarín de salsa, llegó a obtener el cuarto puesto de una competencia de baile a nivel internacional.

Quienes lo conocieron, además delas cualidades de una sempiterna melomanía, pudieron comprobar la particularidad de sus populares dichos de contar “con la mayor colección de discos”, “los mejores amplificadores estereofónicos de Colombia entera”, “de beber los tragos de mayor calidad” o “frecuentar en todo sentido los sitios más selectos del universo”, sabían que si el gran Oscar Quintero estaba presente, lejos de achicarse la mesa se agrandaba e inclinaba a la vez en referencia a un excelente anfitrión, pero mejor amigo.

Anécdota

La figura de este incólume valluno en cuanto a tango se refiere, simbolizaba la imagen de un fiel seguidor de la “música de Buenos Aires”, bohemio empedernido, trasnochador incubrable e increíble bailarín.

Cabe destacar que Oscar Quintero es el primer fan, seguidor o mejor dicho aún, “fanático oficial” de Carlos Alberto Ricchetti, “El Embajador del Tango” en la capital departamental, a quien conoció “casi por accidente”, durante una entretenida velada en “La Milonguita”, reducto inmortal pereirano de la mejor música de ayer por antonomasia  si lo hay, más precisamente el 23 de marzo de 2008.

Desde ese instante, nacio una sólida amistad entre Ricchetti y a partir de allí, con quienes se relacionaron con el a través de la música.

Pésame

Por intermedio de la presente crónica, nuestra tribuna periodística quiere enviar un afectuoso e incondicional mensaje de solidaridad en primer término a su querida esposa, Rosa Valencia Montoya, a sus hijas, a su cuñado Juan Carlos Valencia Montoya, familiares, amigos, allegados, apoyándolos y abrazándolos con amor en esta hora de profunda tristeza, rogando una oración a la memoria de su inolvidable amigo de toda la vida, Oscar Quintero, rogándole a Dios lo tenga bien cerca, brindándole la música, el baile, la alegría, hasta poder estar todos juntos para llevarle las canciones que tanto celebró. Nunca te vamos a olvidar.

Fuente: DIARIO EL POLITICÓN DE RISARALDA

 

 

Comments are closed.