Para Defensora del Pueblo, hay que “dejar de lado diferencias”

“Escuchar a los de abajo”, por Luis Enrique Arango
05/29/2020
Diego Ramos, dispuesto a hacer cumplir la ley en Dosquebradas
05/29/2020

Para Defensora del Pueblo, hay que “dejar de lado diferencias”

Es la hora de convocar y asistir a la unidad – es la hora de rodear las instituciones y la reconstrucción del país; de dejar a un lado o atrás los intereses electorales o políticos. Es la hora de mirar y remar para el mismo lado.

De ejercer los diferentes modelos de liderazgos que tengamos.

En este tiempo presente cuando todo cambió, se hace necesario que cada uno@ ejerzamos desde los talentos, la formación, la vocación, la misión y la competencia de liderazgo que se requiere para reiniciar este reseteo en el que se nos puso sin ninguna opción distinta a “Sálvese quien pueda”; con ello me refiero al autocuidado, a la construcción de la nueva cultura y ética de nuestro propio cuidado. Muchas decenas de documentos, videos y recomendaciones con frases basadas en el miedo, la desolación, el caos, la crítica, estarían logrando la verdadera Macro Pandemia de acabar con la autoestima de la gente y estaría atentando contra nuestra salud mental.

En visita virtual que hago a los colegios, en las aulas virtuales de clase, en diálogos que tengo con veedores y líderes, con adolescentes, me estoy encontrando una grave amenaza contra nuestra niñez y juventud “El debilitamiento de los sistemas y esfuerzos de la cobertura y la calidad de la educación por cuenta de un modelo improvisado que nos tocó implementar con el aprendizaje en tiempo real mediada por la tecnología sin ese previo alistamiento y familiarización con las nuevas pedagogías de la virtualidad y la falta de capacitación en el uso de las plataformas y la débil conectividad que aún tenemos en Latinoamérica y nulo en el sector rural.

Frente a esto lo que se debe hacer como deber superior y de conciencia ética es que cada uno@ ejerza su propio liderazgo y retomar el timón de su barco, profesores y maestros a reinventarse frente a las pantallas de tecnología y ponernos en el lugar de ese alumno aterrado y atemorizado que desde su hogar compite con sus mayores en un espacio y en un equipo que esté disponible para recibir sus clases y alejado del deleite del calor humano que le generan ir a la escuela o colegio, universidad a verse con sus amigos y compañeros.

Me ha dado la sensación que trabajar en casa nos hacer perder los límites del tiempo y encontrarme trabajando más de lo normal y recomendable. Nos ponemos y les ponemos más tareas como para justificar que estamos en casa, es esto como loco, esta revolución que estamos viviendo y sintiendo, en todo caso el mundo cambió.

Como la única opción es salir de esta crisis y no lamentarnos más, pues les invito a entonar la melodía……es la hora es la hora…..y a ejercer nuestro liderazgo como se debe.

Hablemos por ejemplo en la universalización y gratuidad del acceso al internet. En el acceso a mínimo un equipo de computador en los hogares más humildes, hablemos de entregar todas las condiciones y garantías a los profesores y maestros para este nuevo reseteo en la educación y que asi podamos regresar al aula, se dote de una vez por todas a la humanidad de los mínimos vitales para sobrevivir en estas épocas de amenazas con las guerras biológicas y nucleares. Por lo pronto aceptemos el reto, aceptemos que esto cambió, se cambiaron con ello muchos valores y nos puso las circunstancias a enfocar nuestros ojos en el campo como máximo proveedor de alimentos, nos puso a añorar un abrazo y a suspirar por lo que fue la vida antes del 2020.

Ya apenas se nivelen estos picos de riesgo y se estabilice todo, donde veremos como quedó la economía y como ya frente a las justas proporciones tendrá que nivelarse los precios y las cifras para entender que variaran también los costos de vida y las posibilidades de acceder a los productos mientras tanto líderes del mundo a trabajar, en estas semanas que nos quedan de cuarentena, dedicados a planear y visualizar cómo será el plan de vuelo para esta próxima etapa de nuestra vida que el encierro y el confinamiento nos deje un nuevo plan de vida, de propósitos y de disposición con determinación de hacer lo que esté en nuestras manos para contribuir al bien común de salir adelante! Tengamos claro – es la hora de la UNIDAD!

Escribe: ELSA GLADYS CIFUENTES ARANZAZU

Comments are closed.