Aunque hasta Cali se desplazaron más de 10 funcionarios del Gobierno Nacional, entre ministros y comisionados, los indígenas exigen la presencia del presidente en el territorio.

En abril de 2019, el presidente Iván Duque Márquez llegó hasta Caldono (Cauca) para reunirse con los indígenas que se manifestaban en ese entonces, sin embargo, por recomendaciones de seguridad, el primer mandatario no asistió a la plaza pública con las comunidades, a pesar de que una delegación intentó convencerlo.

Ese episodio quedó en lamentaciones de parte y parte: el Gobierno se quejó de que no se valorara el gesto de haber llegado hasta allá mientras que los indígenas criticaron que Duque no asistiera al lugar al que había sido invitado, en donde había centenares de indígenas.

Un año después la minga indígena se reactiva y mantiene, básicamente, la misma exigencia de entonces: que el presidente Duque vaya hasta sus territorios para escuchar a las comunidades. Incluso, esa fue una de las razones por las que las autoridades del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) no estuvieron, sino a través de delegados, en la reunión en Cali a la que llegó este lunes una comisión del alto gobierno.

El grupo de funcionarios estuvo encabezado por la ministra del Interior, Alicia Arango, sin embargo, junto a ella arribaron al encuentro por lo menos seis ministros, viceministros, directores de departamentos administrativos, como del Departamento Nacional de Planeación (DNP), el alto comisionado para la PAZ, Miguel Ceballos, y el consejero para la Estabilización, Emilio Archila.

“Es voluntad del Gobierno Nacional atender y escuchar las inquietudes que tenga la minga indígena. Lamentamos que los consejeros del CRIC no vinieran. Pudimos conversar con sus delegados. Se reitera y reconoce por autoridades indígenas los avances del Gobierno Nacional en el cumplimiento de los acuerdos”, señaló la ministra Arango en una declaración pública posterior a la reunión.

Arango resaltó que “es muy importante que Colombia sepa que esta minga no es una minga reivindicativa, es una minga de carácter político, porque el Gobierno ha hecho grandes esfuerzos por cumplir lo pactado durante este gobierno y gobierno anteriores que no se había cumplido”.

Incluso, hay versiones que señalan que desde la Defensoría del Pueblo propuso una reunión con el presidente Duque y los consejeros del CRIC se reunieran en la sede de la entidad, en Bogotá. “Los miembros del CRIC no aceptaron la propuesta, solicitando al presidente que responda directamente a los 7.000 miembros de la minga en su territorio. Sigue la propuesta vigente y estamos listos para lograr una mediación entre las partes”, dijo el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Desde el CRIC se señala que es propuesta no ha llegado de manera oficial y que, hasta el momento, mantiene la invitación al presidente de la República para que hable con ellos frente a frente.

Ferley Quintero, consejero mayor del Pueblo Yanakona y miembros del CRIC, le manifestó a El Espectador que sobre esa invitación apenas se ha escuchado de manera extraoficial y que, en todo caso, la decisión de llegar a una reunión en Bogotá se debe tomar en conjunto con los mingueros.

“Le enviamos una carta al presidente Duque, le contamos que había algo pendiente de años anteriores. Como el Gobierno mandó unos delegados, nosotros mandamos una comisión para conocer la respuesta del presidente frente a la carta. La respuesta no fue positiva para la minga, porque dijo que hay muchas cosas que no le permiten estar frente a la minga y por eso no haría presencia”, relató Quintero.

En todo caso, en la mañana de este martes se espera que la minga indígena se reúna y desde el CRIC se tome una decisión sobre la protesta que se le hace al Gobierno Nacional.