Hipoteca inversa; ¿firmar un verdadero “pacto con el diablo”?

“Día sin IVA”, una “muy mala idea”
07/02/2020
“Duque condeno a la sociedad colombiana al contagio”: Petro
07/02/2020

Hipoteca inversa; ¿firmar un verdadero “pacto con el diablo”?

Más que el hecho de hipotecar inversamente su vivienda los mayores de 65 años, es menester decir que los colombianos sin distinción etaria hipotecan su conciencia permanentemente sin tener en cuenta virus, bacterias u otros elementos que afectan su normal vivir. La peor pandemia que se vive hoy es la actitud asumida por la sociedad que dice denunciar atropellos pero hipócritamente los disfruta. Se pone en contexto aquello del beneficio individual sin importar el de los demás. Se acepta, sé expresa, se vive hipócritamente, esa es nuestra cultura, entendida desde la perspectiva de la identidad y pertenencia. Atosigar hospitales para abrir circos parece ser lo más atractivo.

De la hipoteca inversa solo se puede afirmar que es otro instrumento financiero, que ha fracasado en otros Países pero en Colombia como el poder dominante es la banca, no la política, es claro deducir que es otra forma hipócrita para fortalecer los grupos financieros que a su vez financian directa o indirectamente lo privado concentrado en detrimento de lo público. No es un alivio económico para solventar la crisis es una forma sofisticada de expropiación para concentración de la riqueza e incrementar el dominio absolutista del Estado.

Más grave resulta el comportamiento hipócrita de la sociedad dividida en estratos donde los más altos plantean la recuperación económica sin considerar a otros que son los más expuestos a la pandemia, proponen reactivación para controlar y mitigar el desempleo llevando a miles de personas a un movimiento de masas, aglomeración de personas, poniendo en riesgo sus vidas y las de los demás.Mientra esto sucede, se avizora la catástrofe. Como es de pleno conocimiento por los empresarios el riesgo que significa, deciden no enviar a sus hijos a los colegios y Universidades privadas porque saben, está demostrado que el nivel de contagio es alto. No es una simple contradicción dialéctica es un sistema hipócrita de invertir los valores de respeto a la dignidad humana. Sálvese el que pueda, pregonan, proponiendo autorregulaciones que ellos si aplican al tenor., los otros, deliberados imbéciles, la cumplen a raja tabla.

Los políticos que ejercen el poder, demuestran que no son determinantes en el poder. Son mandaderos necesarios de unas elites desvergonzadas e inmorales, constructoras de acumulación de riqueza. La  cuarentena, su consecuencia, el confinamiento social son necesidades en el control de crecimiento del Covid 19 , la curva epidemiológica no es más que un indicador de contagio, no de cura, como hipócritamente se quiere insinuar, La composición del mundo de individuos no cambia; siguen existiendo seres inteligentes, sabios y necios siendo estos últimos los más representativos. Sobre ellos recaerá la  morbilidad y letalidad. Téngase por seguro.

No debería existir en un universo de sensatez la hipocresía de  resolver el dilema de la salud frente a la Economia.El virus es una realidad, causara más muertes que la demagógica tesis del hambre. La Pandemia es equitativa, ataca a todos por igual y más a aquellos que se desprotegen por cualquier razón mientras la Economía desigual afectara a los que no tienen como protegerse de ella, permitiendo la acumulación de riqueza mayor a los que siempre la han tenido. Con perdón del seudomarxista Pickety la desigualdad no es monetaria es territorial.

Se puede asegurar, sin temor a equívocos que el día sin IVA aumentara el nivel de contagio en aquellos municipios donde sus Alcaldes insisten en reactivaciones económicas sin control frente a los otros que si lo hacen. Así no se acepte hoy Ramos es más que Maya en materia pertinente. Diputada Paola Nieto Usted tiene toda la razón; abrir aeropuertos es abrir la puerta del contagio. Ojo que la razón no es hipocresía.

Escribe: LUIS MIGUEL CÁRDENAS*

*Intelectual y hombre cívico, residente en el departamento de Risaralda.

Comments are closed.