“Héroes Silentes”, por Enrique Marrero

Deportivo Pereira, “mucho ruido y pocas nueces” como “de costumbre”
12/29/2020
Fallece el sobrino del director de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA
12/29/2020

“Héroes Silentes”, por Enrique Marrero

Los orígenes de la Orden del Temple o de los caballeros templarios, se pierden en la noche de los tiempos. Son muchas las teorías que les atribuyen una misión milenaria, enraizada en los legados que habrían heredado antes de constituirse en el seno de la Iglesia Católica. En este sentido, encontramos hipótesis que creen que eran los supervivientes de la Atlántida, o que proceden de los antiguos druidas celtas. También se les supone un origen ligado a cultos esotéricos cristianos, mejor cristológicos o a algunas sociedades secretas islámicas, con las que tuvieron contacto durante las Cruzadas. Lo que sí es bien cierto es que era la punta de lanza del poder.

Son muchas las conjeturas a las que se llega cuando se analizan nuestros pasado, de donde provenimos y como hemos llegado a saborear el poder, es un exquisito placer que muchos no lo conocen, pero todos lo anhelan, de distintas maneras es criada el ser humano, formar parte de una sociedad jerárquica el sueño de unos, ser acomodado y disfrutar de los buenos momentos o simplemente buscar la comodidad bajo criterios propios. Se ve con profunda preocupación cómo se pierde la tolerancia a los otros, la poca voluntad de cambiar y el deseo de producir, no así el compromiso de ser cada día mejor, en las aulas los docentes presentan cada día mayores dificultades para poder mantener interesados a los jóvenes, que tan preocupados.

Hoy se observa cómo se utiliza con frecuencia la palabra “dignidad”, está ampliamente usada en el lenguaje de las ciencias sociales, en el lenguaje coloquial y en diferentes contextos. A menudo oímos decir que una actitud es digna o indigna, que alguien se comportó dignamente ante situaciones adversas o que un pueblo o nación son dignos. Sin embargo, no se suele reflexionar sobre el sentido profundo de estas frases que a todas luces nos enuncian un juicio moral de realce o reconocimiento del decoro, del honor o de la grandeza en la manera de comportarnos.

Estos profesionales en el área de educación (Directivos y docentes) llevan años preparándose y luchando para formar a sus alumnos, ofreciéndoles una educación integral, donde la base de su preparación es dar a conocer a parte de las materias tradicionales. Como podemos ver estos profesionales, denominados aquí como héroes de aulas, se comprometen todos los días a formar participantes dignos , de buena voluntad que tengan el deseo de ser mejores , donde le den valor a los principios tanto morales como religiosos para así poder crear hombres y mujeres que ayuden a formar ,un mejor país para todos. Llama la

a tensión las constantes marchas echas por estos profesionales que exigen mejores remuneraciones y estabilidad social, debemos enviar un alerta a los responsables.

El código de ética se desarrolla desde hace siglos, pero la ética lleva consigo un compromiso, estar obligado a actuar con rectitud y justicia moral, ser una persona de honor; “valeroso, misericordioso, veraz, cortés y leal”, convencido de hacer todo lo necesario por procurar lo mejor para el semejante, de esta manera debe ser el docente que por principios morales y éticos debe dar el ejemplo constantemente. Por ello son los héroes silenciosos que día tras día dan un poco de sí mismo para mejorar una sociedad en decadencia, pero que con la ayuda de todos aún podemos rescatar y enseñarles a los más jóvenes que es tiempo de luchar y creer en algo divino.

Escribe: ENRIQUE MARRERO*

*Periodista, escritor y docente, oriundo de Venezuela.

Comments are closed.