Entrega de material pedagógico, sólo a docentes voluntarios

Gobierno, cada vez más lejos de los compromisos con los Acuerdos de Paz
07/28/2020
Persecución a Gustavo Petro; ¿necesidad del sistema?
07/29/2020

Entrega de material pedagógico, sólo a docentes voluntarios

La constitución colombiana no prohíbe la educación privada, y el que tenga el dinero suficiente puede constituir en cualquier parte del país un colegio. La educación es un buen negocio desde donde se le mire, muchas veces a costillas de la dignidad laboral de miles de docentes del sector privado, por eso, desde el sindicato de maestros y maestras hemos defendido una educación pública estatal, que permita el cierre de las brechas sociales en el país, una escuela critica, científica, laica y sobre todo democrática.

El primer obstáculo para que la educación pública responda a las necesidades de la población más vulnerable es la desfinanciación, estamos cansados de denunciar la pérdida de presupuesto gracias a los actos legislativos patrocinados por Pastrana y Uribe, más de 300 billones de pesos que debían llegar a salud, agua potable, saneamiento básico y educación se re direccionaron a otros sectores, ahondando la crisis que hoy con el COVID es más que evidente, sumado a todo lo que se roban a diario, porque los ladrones no son los docentes, sino, los contratistas amigos del gobierno que administran el PAE(Programa de Alimentación Escolar), por citar un ejemplo.

Pero el problema no es solo de dinero, tenemos un sistema educativo desactualizado, inconexo, anticuado y ultra conservador, a pesar de la vanguardista ley general de educación, producto de la constituyente y el movimiento pedagógico, le pasó lo mismo que a la carta magna, de tanto manoseo leguleyo hoy es un Frankenstein irreconocible, la autonomía y el direccionamiento del gobierno escolar en las instituciones educativas son espectros que asustan a  muchos funcionarios de ministerios, secretarías de educación y algunos directivos comprometidos con el mantenimiento del Statu Quo, deslegitimado hasta los tuétanos por la ilegalidad.

En este sentido, las escuelas reproducen en escenarios micro las dinámicas antidemocráticas que le cuestionamos a la sociedad, es así, que quisiera controvertir el comunicado que un directivo docente les allegó a sus maestros y maestras, evitando una reunión para discutir la pertinencia de asistir o no presencialmente al colegio, en medio del pico más alto de la pandemia para entregar guías físicas. Veamos.

¡Usted no sabe quién soy yo!

“Me permito informar que el día de hoy me es imposible reunirme con ustedes debido a que mi agenda diaria es muy larga y la responsabilidad que tengo frente a los entes de control a quienes diariamente debo atender de una u otra manera igualmente requiere de largas horas de trabajo en casa.”  Funciones tenemos todos y  extensas jornadas también, pero parece ser que no hemos aprendido nada de la pandemia, hoy como nunca antes, deben estar en primer lugar las personas, su vida, su salud y su bienestar, más, cuando se es el líder pedagógico/a de una escuela.

¡Eso es solo una gripita!

“qué comorbilidad padece que le impida asistir e informar al correo del colegio adjuntando evidencia médica…” Esta pregunta parece obvia y necesaria, sin embargo, no garantiza la privacidad y confidencialidad que debe tener la historia clínica de los trabajadores, ¿extralimitación?, pero, además de solicitar dicha información, pide pruebas, cuestionando el principio constitucional de la buena fe.

¿Usted no tiene carro, moto o bicicleta?

“y por último en caso favorable atender preferiblemente sin utilizar transporte público.”  Partir de la premisa de que todos tienen las mismas condiciones económicas y materiales es un error muy frecuente en las personas que tienen algún poder o direccionamiento de personal.

Compromiso vs Imposición

“Como ejemplo de responsabilidad individual podría citarles a algunos docentes que se han desplazado hasta el colegio en busca de un equipo para facilitar su labor en casa…” Olvidar que el empleador debe garantizar las herramientas de trabajo, plantea la natural auto explotación del neoliberalismo, no solo debes vender tu fuerza de trabajo, también debes colocar la herramienta, es el colmo para un pedagogo/a comparar el riesgo de contagio de reclamar un computador, a entregar 40 paquetes de guías, esa es la metamorfosis de muchos directivos/as al rol de tecnócratas.

Deber antes que vida…

“En cumplimiento de mi deber cuando se ha requerido a pesar de hacer parte de la población en riesgo…” Ser mártir siempre será visto con buenos ojos, más aun cuando eres el líder, dar ejemplo es algo que siempre nos han inculcado desde la ética civil, sin embargo, el valor que le damos a la vida no es el mismo para todos, y no podemos obligar a nadie, incluso en condiciones de subordinación, a que acepte nuestras convicciones, además, creo que si bien hay unos atenuantes para tener en cuenta, la semana pasada tuvimos que despedir un gran maestro, joven, sindicalista, líder, que en esencia no era población en riesgo, en ese orden de ideas ¿quién asume el costo por una vida menos?

La circular 14 de abril 24 del 2020 emitida por la SED, reza que la entrega de material pedagógico de manera física, solo podrá contar con el apoyo de docentes voluntarios NUNCA OBLIGADOS, que incluso, se podría contratar mensajería para hacer llegar el material diseñado, pensado y elaborado por los docentes para los niños, niñas y adolescentes matriculados en el sector público de la ciudad. Tomando en cuenta lo anterior, el pico de contagio del virus, la defensa de la vida de toda la comunidad educativa, el enfrentar una pandemia, invitamos a ese sector de directivos docentes tan preocupados por los tecnicismos, que hoy nuestro objetivo fundamental como pedagogos es llegar vivos a final del 2020, ya es hora de pensar que son más importantes 315 muertos al día que las notas finales del año escolar.

Escribe: Yesid González Perdomo

Comments are closed.