Encierro de adultos mayores, el “daño colateral” del coronavirus

Alcaldía de Dosquebradas y Gobernación, juntas por los empresarios
05/14/2020
Covid – 19, acentúa visualización de la crisis colombiana
05/15/2020

Encierro de adultos mayores, el “daño colateral” del coronavirus

Este tratamiento de encerrar a los mayores, léase enclaustrar, incuba en la sociedad un cierto ambiente de infantilización y subestimación hacia ellos, empezando por la expresión “los abuelitos” utilizada públicamente por algunos gobernantes, la cual fue retirada por las Naciones Unidas desde 2002** porque no todas las personas mayores son abuelos o abuelas, y porque nos devuelve a la mirada antigua de compasión y asistencialismo que hasta el siglo pasado se empleaba con la gente mayor. A diferencia de la mirada tradicional, como nos lo recordó Simone de Beauvoir cuando protestó contra la sociedad que trata a los viejos “como parias”, hoy la mirada es de derechos, la comunidad mayor no sólo es beneficiaria de programas sino titular de derechos.

Además, en las últimas décadas en el país y en el mundo, se ha producido un hecho importante en relación con el envejecimiento: la esperanza de vida ha aumentado, las personas mayores son más activas que antes, hacen más ejercicio, se cuidan más, se cultivan más y se ocupan más. Incluso hoy se habla de tercera y cuarta edad. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) les facilitan, a su vez, desarrollar proyectos personales, reciclarse y trabajar nuevos temas, socializar y participar en grupos. Los tiempos han cambiado, “los viejos” del siglo XXI no son los de antes.

Indefensión

No es gratuito entonces que con la cuarentena total muchas personas mayores se sientan inútiles, estigmatizadas y discriminadas, al tiempo que van perdiendo su salud y ven afectada su dignidad. Afortunadamente hace pocos días Ángela Merkel declaró “Encerrar a nuestros mayores como estrategia de salida a la normalidad es inaceptable desde el punto de vista ético y moral”.

En Francia, Emmanuel Macron tuvo que rectificar, levantó la restricción. En Argentina las autoridades porteñas debieron retroceder, cambiaron la prohibición por recomendación. Y muchos gobiernos de los países más afectados por el coronavirus, como España, acaban de establecer horarios para que todos los grupos poblacionales, incluidos niños y mayores, puedan salir a la calle.

Mantener en Colombia el encierro total de las personas mayores después del 11 de mayo, sin permitirles salir a la calle en ningún momento, tendría consecuencias más negativas que positivas para su salud y autoestima. Por todas las razones anteriores, es de esperar que el presidente y el gobierno nacional, al igual que los mandatarios regionales y locales, reflexionen e innoven en sus medidas, y encausen su ánimo protector con un cambio de mirada hacia las personas mayores.

Hipoxia

Entre otras cuestiones de cuidado, se advirtieron algunos de los inconvenientes por el uso excesivo de la mascarilla.

Respirar una y otra vez aire exhalado se convierte en dióxido de carbono. Esta situación que produce malestar y mareos, es conocida como hipoxia

Dicha intoxicación del usuario, se presenta sobre todo al momento de movilizarse, realizar acciones de desplazamiento o movimientos rápidos, al aumentar la demanda de aire por parte del organismo.

Otro de los daños ocasionales es el malestar intenso, junto a la pérdida de reflejos y puede llegar a interrumpir el pensamiento consciente.

Además de generar gran cansancio, la carencia de oxígeno produce descomposición de la glucosa, así como la subida peligra del ácido láctico.

Algunas personas manejan su auto con el tapabocas, lo cual se torna muy peligroso, porque el aire viciado puede hacer perder el conocimiento al conductor.

Lo recomendable es usarlo sólo si tienes a alguien enfrente o muy cercano. Es importante recordar levantarlo cada 10 minutos para seguir sintiéndote saludable.

Se hace especial énfasis en personas que atienden ocho y más horas al público, siendo  contraproducente al estarse intoxicando sin saberlo.

Fuente: SEGUNDA ASAMBLEA MUNDIAL SOBRE ENVEJECIMIENTO Y VEJEZ

Comments are closed.