En Pereira, jornada nro. 29 del Colectivo Emergente de Cali

Hizo falta reñida votación en el Congreso, para tumbar ampliación de mandatos
11/02/2018
Con tal de salvar juzgamiento especial de militares en la JEP, hasta Uribe se reunió con opositores
11/02/2018

En Pereira, jornada nro. 29 del Colectivo Emergente de Cali

El Arte Contemporáneo es una vivencia de la relación del arte con la vida. Es la fiesta de la densidad de las creaciones humanas con la naturaleza. Busca mediante la interacción, producir una experiencia estética ritualizada; abstraer al hombre moderno e hipermoderno de la esclavitud existencial que le trajo la generación tecnocrática, la economía de mercado y del agobio del consecuente daño ambiental. Es una acción artística que busca descontextualizar el troquelado de desesperanza que fue aplicado al hombre de la posguerra, mostrándole  otros componentes de lo que significan el desarrollo y el bienestar humano.

Esta tendencia actual del arte quiere atrapar el absoluto, ya no con la imagen, sino con el movimiento, la expectación, la sorpresa. Hace alargar el tiempo de sorpresa del espectador, convirtiéndolo en un nuevo epifenómeno del momento creador. Manifiesta el espíritu creador desestructurando la unidad de la obra, y allí, al margen de la unanimidad, y frente a todo riesgo, comparte el inmenso y efímero disfrute que produce la luz del arrebol del espíritu que ha sido develado.

El Arte Contemporáneo no existe en la soledad. Hacerlo en esta instancia, sería como arrancar los mejores frutos de la cosecha y llevarlos a morir abandonados en una bodega vieja. Observemos, entonces, algunas de las propuestas de Performance y de Instalación que aportan en esta puesta estética las mujeres de nuestra tierra, “Jornada nro. 29” de Cali.

– ANDREA  CUJAR  K  Sus obras “Memorias Alteradas” y “Reminiscencias”. (Instalación). Buscan mostrar al espectador las alteraciones que sufre la “imagen como recuerdo”, por causa del tiempo y del olvido. Aquí la memoria se exalta como elemento indispensable para el disfrute de la sabiduría, y como componente receptor de las enseñanzas que trajo  un día el buen espíritu creador, como regalo para el pueblo. El resultante de esta amalgama, es la construcción colectiva de un nuevo recuerdo, que contiene datos ciertos de la esencia, pero con algunos colores diluidos.

– MARIA  FERNANDA  URREA  Obra “La telaraña de Ariacne”.  (Instalación). Las mujeres tejen sus hilos, a la vez, van permitiendo el tejido social, desde su participación en el quehacer social y en la economía. El tejido social, caracterizado en los tejidos manuales con los hilos que son propios, a los valores fundamentales que también le son propios e identitarios; mostrando con ello, que la mujer en el tejido social es, a la vez, unidad y complemento.

– ALEJANDRA  RENDÓN  Obras “Torso”, “Multi-tú”. (Instalación). En la conciencia del ser y su devenir, que trae el entendimiento de su composición en: cuerpo, alma y espíritu; se entiende el cuerpo como la menos sublime de las manifestaciones antropomórficas, pero reconoce en él, una inmensa y genuina riqueza estética, que conduce, sin duda alguna, al agradecimiento  por su inigualable fuerza creadora. Y con esto, Alejandra Rendón quiere ir mucho más allá; exaltando y diciendo que esta voluntad creadora fue especialmente excelsa en la mujer; dando su testimonio en la calidez que trae siempre impregnado el espíritu femenino.

DIANA  MARCELA  BUITRÓN  Obra “Sin fin”. (Performance). La artista nos induce a pensar en el cómo se integra el reino vegetal con los otros reinos de seres vivos, y en el cómo el hombre puede resistir, destruir o transformar benéficamente la continuidad de esta producción infinita.- SARA  PACHÓN  PELÁEZ  Obra “La Urdimbre como ritual”. (Instalación). Hace notar Sara Pachón Peláez, que esta generación: sorda, mercantilista y apresurada, está tensionando, sin ningún cuidado, los delgados  hilos que nos conectan  con los orígenes; desconociendo el significado cultural que trae cada color, convertido, a la vez, en valor primario. Una sordera social que desoye el grito de advertencia de la realidad, que dice, entre lágrimas, sin cesar: Entregarás a tus hijos la antorcha apagada.

– LORENA  TENORIO  PÉREZ  Obra “Asimilación Omnipresente”. (Instalación). En la obra de Lorena Tenorio Pérez sobresale su filosofía como elemento que debe preponderar en el equilibrio y la propuesta estética; la delicada economía de sus composiciones  ha sido expuesta satisfactoriamente a muchas instancias del arte Contemporáneo, como las interacciones digitales, la instalación y a su irrenunciable y sutil encuentro con el dibujo.
En su “Asimilación Omnipresente” surgió desde el otro lado de la tierra una pregunta devastadora e insuperable que invade el alma de la artista: ¿Cómo vamos a poder imaginar algo, si las imágenes siempre nos  son dadas?

Esta honda preocupación sitúa a la artista en medio de un gran mar de ideas y propuestas ajenas, que le acercan el color rojo de la vergüenza a la inocente originalidad con la que un día había soñado. Pero en esa búsqueda incesante de higiene platónica, la artista encuentra un código mítico precioso, y con él vislumbra el pórtico celeste del camino que necesita encontrar todo Creador; y este código está contenido en una pregunta, que es además concluyente:
¿Acaso no comprendes que en nuestra ciclicidad, somos personas distintas?

Escribe: ALEXÁNDER GRANADA RESTREPO*

15134669_656421934537641_8250041387612526095_n

*Escritor y destacado columnista de distintos medios, conocido con el seudónimo de “Matu Salem” y autor del libro “Las Caravanas de Matusalém”.

Comments are closed.