“Empatía social, el primer paso hacia una verdadera paz”: Jhon Jairo Salinas

Si para el mindefensa no existen los paramilitares; ¿quién mata los líderes sociales?
07/10/2019
¿Cuál es el interés de elegir “a dedo” al próximo fiscal general?
07/10/2019

“Empatía social, el primer paso hacia una verdadera paz”: Jhon Jairo Salinas

El pasado 29 de junio de 2019, el reconocido dirigente social, político y de derechos humanos, Jhon Jairo Salinas, brindo un sentido discurso con motivo del reconocimiento que recibió en la ciudad de Calarcá Quindío.

Tras recibir el “Cordón de los Fundadores” por parte del concejo munidipal con motivo de haber “dedicado toda una vida en la construcción de la paz y los derechos humanos”, Salinas repasó en el atrio de la Iglesia de San José de los hechos los hitos fundamentales que llevaron a la violencia generalizada en todo el país, dando a entender su visión acerca de los caminos hacia la pacificación definitiva.

Las palabras del líder calarqueño, se reproducen textualmente y a continuación:

“Ciudadanos y ciudadanas, líderes sociales, campesinos, cultores, académicos, mujeres, jóvenes, representantes del ente gubernamental. Reciban cordial, fraterno y respetuoso saludo:

Agradezco al honorable concejo municipal de Calarcá, por otorgarme esta máxima distinción. La Medalla “Cordón de los Fundadores”, no la recibo como una acto de simple vanidad, por el contrario la recibo como un acto de reparación moral y Psico Social, por daños causados (señalamientos, estigmatizaciones, y lo más oprobioso que puede recibir un ser humanos, Amenazas) por mi convicción también en materializar la Paz con Justicia Social. Por más de 20 años.

Existe en el corazón de América un refugio humano abrazado a tres cordilleras, arrullado por exuberantes valles, frondosas selvas, y bañado por dos océanos. Manantiales y caudalosos ríos convierten las tierras en prodigios de fertilidad, culminando al sur en la Amazonía: lo que convierte a Colombia en objeto de grandes codicias. Y desde ahí empieza el martirio de un pueblo: desde la cartografía de la codicia de un puñado de guerreristas. Colombia, a pesar de tenerlo todo para hacer posible la vida digna de la totalidad de sus 48 millones de habitantes, se estremece por una élite continuadora de la violencia colonial, que se atornilla en el poder nacional ofertando las riquezas del país al poder transnacional, condenando al pueblo a una sangrienta historia de despojos. Hemos olvidado ya cuántas generaciones no han conocido jamás un asomo de paz, ni voluntad de los gobernantes para permitir que sobre este suelo habite por fin una democracia real, no una pantomima macabra de rituales de urnas que pierden su sustancia democrática ante el exterminio contra la oposición política.

Las voces altisonantes de quienes se oponen a que Colombia logre por fin la tan anhelada Paz, hace prender las alarmas ¿Qué tanto está preparada nuestra sociedad de desarmar los corazones de odio y resentimiento, presidido por la Elite criolla contra el pueblo por más de sesenta años, donde la verdad va a ser la chispa del detonante de si estamos preparados para conocer por fin la triste realidad de cómo se originó este conflicto político, social y armado?

El tribunal especial para la Paz en su esencia, obliga a que todos los actores del Conflicto digan y confiesen las violaciones que se han cometido en estos setenta años de barbarie en un conflicto degradado como el colombiano. Unos a nombre de defender el Estatus-Quo y otros por defenderse de ese mismo, hizo que Colombia entrara en una espiral de muerte, desolación, victimización, desapariciones, tortura; dejando viudas y huérfanos en una absurda guerra que si hacemos un análisis serio, fueron las elites Conservadoras y Liberales en un pacto maquiavélico donde se repartieron el poder económico y político, primando la mezquindad e intolerancia sobre el sufrido y desconsolado pueblo colombiano.

El conflicto armado de Colombia tiene unas causas y origen de carácter estructural, no sólo desde la época de la violencia entre liberales y conservadores ya que esto viene inclusive desde la conformación de la república en el siglo XIX.

Hacemos de la empatía social el primer paso hacia una verdadera paz.

Nosotros hemos decidido conjugar el sentir de nuestro pueblo a la primera persona del plural, porque somos pluralidad, y porque hacemos de la empatía social el primer paso hacia una verdadera paz: el sentir de nuestro pueblo clama justicia en la voz de sus desterrados, despojados, empobrecidos, marginados, desaparecidos, encarcelados, amordazados, torturados, asesinados. Y nosotros decidimos ser ‘nosotros’ también con nuestros presos y muertos: porque si bien la violencia de una intolerante élite ha pretendido borrar sus ideas y sus sueños eliminándolos físicamente o separándolos de nosotros mediante rejas abyectas, en nosotros siguen vivas sus ansias de justicia y dignidad.

Les propongo construir una nueva ética por la vida, donde la paz no sea de izquierda ni de derecha, por el contrario son las nuevas ciudadanías que se empoderen de ella. Que la corrupción que campea en Colombia y en especial el departamento del Quindío, no siga siendo la cadena opresora de lo público, la corrupción es violación directa derechos humanos.

El carpintero de Nazaret bien decía “Mas fácil entrara un camello por el ojo de una aguja, que un rico entre al reino de los cielos”, en este caso no permitamos que los corruptos entren al reino de los cielos. Que la política sea una verdadera ciencia, que esté al servicio del pueblo, y no por el contrario que políticos corruptos utilicen la política como un fin personal de acumulación de dinero.

Restaurar la moral la ética y valores, a los nuevos ciudadanos, en este caso la juventud como o fuente invaluable de rebeldía por el cambio. Señores de la administración departamental, la naturaleza se respeta ¡carajo¡, las leyes del capitalismo depredador y salvaje, no pueden y nunca jamás estar por encima de las leyes de la naturaleza, o, acaso usted señor gobernador, que dice usted ser un servidor de Dios, porque no respeta y acata lo que dice tu máximo censéi el Papa Francisco, en su en cíclica ambiental Laudato Si, pues le recuerdo señor gobernador este mandato de su máximo jefe “ La mayor parte de los habitantes del planeta se declaran creyentes, y esto debería provocar a las religiones entrar un dialogo entre ellas orientado al cuidado de la naturaleza, a la defensa de los pobres, a la construcción de redes de respeto y de fraternidad” En este caso de fraternidad con la naturaleza como relación directa con la paz.

A propósito para ir cerrando este escrito; recordarle a los fieles católicos aquí presentes ” Bien aventurados los hijos de Dios, que trabajan por el logro de la Paz, que tristeza y vergüenza, que esos mismos hijos de Dios, asesinan los luchadores de la paz en Colombia. Vuelvo y cito al Papa Francisco ” “La búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto, una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos”.

“Que este esfuerzo nos haga huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses solo particulares y a corto plazo.”

“No es la ley del más fuerte, sino la fuerza de la ley, la que es aprobada por todos, quien rige la convivencia pacífica”.

En las tumbas las madres lloran a sus hijos/ de la patria desgarrada./ Enterradores de régimen avariento…/ entierran los líderes como si fuera nada./ Haz como si los cuerpos que bajan por el río con gallinazos no fueran de nadie hija mía./ entierran los líderes como si fuera nada./ En el altar abrevamos la sangre de los bellos corazones/ con valentía seguirán alzando la voz contra régimen sangriento/ Como si el ruido de cráneos en las fosas/ se pareciera al silencio/ que hay en el silencio hijo mío/ Un halcón vuela sobre la tierra profanada,/ una élite sigue envalentonada/ a nuestros líderes los matan como si nada/ Los políticos juegan al dado/ Para matar al pueblo insubordinado/ Hoy todo esta consumado/ Líderes siguen siendo asesinados/ Sus volcánicas cenizas abonaran/ la paz de infinitas sonrisas/ en medio de la pólvora,/ seguirán alzando la voz en la penumbra de la muerte/

Los seguimos viendo en trigo de la vida/ en el manantial abrevamos sus almas.

Por Favor con la venia de todos ustedes, no pido un minuto  de silencio, de a pie pido un minuto de aplausos como homenaje  a las familias de los casi 500 líderes y defensores de derechos humanos asesinados, en Colombia”.

Intervención

La tarde del viernes 5 de julio, el dirigente estuvo presente en el Foro “Por la Paz y la Vida” desarrollado en la UNIQUINDIO.

Como parte del panel, Salinas hizo parte de la exposición de cada uno de los puntos del Acuerdo de Paz.

La organización, fue por cuenta de estudiantes de esa casa de altos estudios.

Marcha

A su vez y bajo un sol canicular el 6 de julio niños, mujeres jóvenes, adultos, indígenas, campesinos, entre quienes se encontraba Jhon Jairo Salinas, realizaron el autodenominado canto a la vida, a la esperanza, como símbolo de resistencia contra la política depredadora de la minería a cielo abierto.

Desde las danzarinas cascadas de las verdes montañas del Quindío, del embrujo del esmeraldino paisaje cultural cafetero, en homenaje, haciendo honor a los guerreros Pijaos, al cacique Calarcá, en la mismísima cuna del árbol nacional de ese bello poblado, la masiva concurrencia se dio cita para defender la “Pachamama”, poniendo como principio fundamental la defensa de los recursos naturales como sustento de vida.

Fuente: DIARIO EL POLITICÓN DE RISARALDA 

 

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario