De haber habido culpables, tragedia del Chapecoense sigue impune

images
A punto de caerse la reforma política
11/28/2017
resized_1179px-Leighton-Tristan_and_Isolde-1902
No siempre las mejores costumbres fueron las de antes
11/28/2017

De haber habido culpables, tragedia del Chapecoense sigue impune

0018989796

0018989796

Tras un año del fatal accidente aéreo en el que 71 personas, entre ellas la plantilla deportiva del equipo de fútbol brasilero Chapecoense, perdieron la vida, aún no hay un resultado de la investigación que involucra a Brasil, Colombia y Bolivia.

La justicia boliviana dispuso ampliar por otros seis meses el plazo para las investigaciones que lleva a cabo el Ministerio Público del país andino sobre el accidente del avión perteneciente a la aerolínea Lamia que hace un año trasladaba al club brasilero.

El fiscal de Distrito de Santa Cruz, Freddy Larrea, confirmó a los medios que un juzgado cautelar concedió la ampliación del “plazo investigativo” en el caso del accidente aéreo teniendo en cuenta “la complejidad del caso”, pues involucra a tres países: Brasil, Bolivia y Colombia.

“Tenemos un plazo de seis meses más que ha ampliado el juez y de acuerdo con la información que vayamos recabando, se verá la pertinencia o no de ampliar contra las personas que resulten implicadas en el caso”, señaló Larrea.

Dentro de las investigaciones que se efectúan en Bolivia han sido detenidos el director de LaMia, Gustavo Vargas Gamboa, y el exsupervisor de tránsito aéreo de la Administración de Aeropuertos y Servicios a la Navegación Aérea (Aasana) en Santa Cruz, Joons Miguel Teodovich. También fue encarcelado el hijo de Vargas Gamboa, Gustavo Vargas Villegas, quien siendo director de Registro Aeronáutico Nacional de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) autorizó en 2014 la importación y matrícula provisional del avión de la aerolínea.

Asimismo, han sido declarados en rebeldía el director de operaciones de LaMia, Marco Antonio Rocha, cuyo paradero es desconocido, y la exfuncionaria de Aasana Celia Castedo, quien huyó a Brasil en diciembre de 2016, donde solicitó refugio y acusó al Gobierno boliviano de no garantizarle un juicio justo.

Larrea explicó que al estar Rocha y Castedo fuera del país se tramitó una circular roja para que Interpol se encargue de ejecutar los mandamientos de aprehensión en ambos casos. Indicó que la comisión de fiscales encargada del caso está reunida hoy analizando diversos aspectos, entre ellos la información surgida en Brasil sobre sospechas de que el avión que se estrelló no pertenece a los bolivianos Rocha y Miguel Quiroga, piloto del avión, que falleció en el accidente.

Hace dos semanas se supo que la Fiscalía de Santa Catarina, estado brasileño en el que se encuentra Chapecó, donde juega el Chapecoense, encontró documentos que muestran que la negociación para el alquiler del avión tuvo la participación de Loredana Albacete, hija del exsenador venezolano Ricardo Albacete.

En caso de comprobarse la relación de los Albacete con la negociación del vuelo, podría colocarla como responsable solidaria en un eventual pedido de indemnización en la Justicia. La Fiscalía boliviana aguarda que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) le envíe el informe preliminar sobre las causas del accidente, así como el reporte con conclusiones de las indagaciones que se realizan en Colombia.

Por su parte, la Aeronáutica Civil, en Colombia, se encuentra realizando la investigación que hasta el momento se encuentra lista en un 95 por ciento. La fecha tentativa de entrega del informe final se realizará durante la próxima semana.

Se trata de un grupo interdisciplinario compuesto por nueve personas y un jefe de investigación, expertos en temas de accidentes aéreos, quienes han estado desde el comienzo al frente de la misma. Este personal se desplazó a Rionegro, a la zona del siniestro, para recolectar información, de igual modo a Bolivia para realizar lo pertinente con el personal que estuvo a cargo de los procedimientos de salida de ese país de la aeronave. La investigación ha contado con la cooperación de la autoridad aeronáutica de Bolivia.

“Por lo general una investigación de esta magnitud demora, debido a que se debe recolectar una enorme cantidad de información no solo en Colombia, Bolivia y Brasil sino en los países bandera de la aeronave, fabricante del avión y representantes de la aerolínea. Una vez se tiene la información se procede a armar y unificar los conceptos para poder llegar a las conclusiones de raíz que dieron origen al accidente. Los tiempos están en trámite normal de acuerdo a la normativa vigente, nacional e internacional”, señaló la Aeronáutica.

Dentro de las investigaciones se tienen en cuenta las causas y los factores que originaron el siniestro, esto con el fin de generar recomendaciones para evitar futuros sucesos similares.

Sin embargo, un informe preeliminar realizado un mes después de la tragedia por la Aeronáutica Civil sobre las causas del accidente, señaló que el siniestro del vuelo 2933 que salió desde Santa Cruz, en Bolivia, y se precipitó a poco de llegar al aeropuerto de Rionegro, Antioquia, se había presentado debido a la escasez de combustible y a un sobrepeso de 348 kilos en el avión.

Pese a que la investigación ha tomado su rumbo según los tiempos establecidos, Jerjes Justiniano, abogado de Gustavo Vargas, exgerente de la compañía LaMia, señaló que todo ha sido nulo.

“Lamentablemente ha transcurrido un año y no se ha investigado ni adecuada ni eficientemente. Prácticamente la investigación ha sido nula”, expresó Justiniano.

Fuente: DIARIO EL TIEMPO

Comments are closed.