Crece la mala imagen de la Policía Nacional

Unión Europea promueve campaña contra asesinato de líderes sociales
05/09/2019
Taxistas dijeron “basta” al transporte ilegal
05/09/2019

Crece la mala imagen de la Policía Nacional

¿Será que la ineficacia de la institución tiene que ver con la poca o nula formación ética y académica de sus integrantes?

Siendo una de las instituciones más criticadas del país, un análisis más detallado de sus acciones y perfiles muestra claramente que tanto para el Estado como para la población resultan considerablemente ineficaces, esto, a pesar de las constantes inversiones en equipos y capacitaciones que el gobierno les brinda, conduciéndonos a pensar que el principal indicador de disfuncionalidad de su entidad radica en la poca o nula formación ética y académica de sus integrantes.

Desde sobornos y abusos de autoridad hasta tráfico de estupefacientes son constantes las denuncias que periodistas, estudiantes y ciudadanos del común interponen ante otras instancias de justicia en Colombia debido a las malas prácticas que los miembros de la Policía Nacional realizan en sus labores día a día, aunque no se puede generalizar, es evidente que los factores académicos, éticos y psicológicos han sido totalmente obviados a la hora de entregarle a ciertos individuos, un uniforme que representa cierta autoridad en la sociedad.

A diferencia de las autoridades de otros países, en Colombia no es extraño que en medio de cualquier proceso rutinario del espacio público nos encontremos con uniformados que no se presentan ante la ciudadanía de forma educada y respetuosa o que al menos tengan la capacidad de generar un diálogo que esclarezca cualquier hecho inoportuno, incluso cuando tú mismo eres el afectado. Su constante actuar está mediado por los insultos, la prepotencia y la ignorancia, además de tener esa característica impaciencia que se convierte en agresión rápidamente, lo que evidencia que son personas que no están en la capacidad de ejercer adecuadamente una labor que requiere un alto nivel de control emocional e inteligencia.

Pero cómo vamos a exigirle un perfil mejor a nuestros policías, cuando muchos de ellos ingresaron a la institución por falta de oportunidad académica y laboral, algo obvio en este país, dejando de lado sus gustos, sueños y anhelos para ejercer una labor que no les apasiona, incluso que no les agrada, pero que quita el hambre… Por eso no debemos entrar en pánico cuando nos demos cuenta que en una entidad que tiene como labor salvaguardar los intereses del país y de la ciudadanía se cometan robos, homicidios, extorsiones, violaciones, abusos de poder, persecuciones políticas, narcotráfico, sicariato y un largo etcétera… Porque este no es más que el resultado de una institución que queriendo servir al Estado fracasó y nunca intentó ayudar al pueblo.

Fuente: LAS 2 ORILLAS

Comments are closed.