¿Cómo afectaría a los colombianos quitarle tres ceros a la moneda nacional?

Siguen repercusiones por asesinato de líder social en Santa Cecilia
02/11/2018
Álvaro Arenas, “El Taxista”, rechazó eventual manipulación política de Juan Carlos Rivera
02/11/2018

¿Cómo afectaría a los colombianos quitarle tres ceros a la moneda nacional?

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF) en su comentario económico del 1 de febrero de 2018, analizó la posibilidad de que se realice una reforma monetaria para eliminar los tres ceros de más con que se tranza y se contabiliza la moneda local. Se menciona que de suprimirse esos tres ceros, resultaría más fácil hacer las conversiones y comparar a Colombia con igual número de dígitos respecto de las monedas duras a nivel mundial como el dólar, el euro o el real brasileño.

Dentro de los beneficios de hacer dicha reforma sobresalen: una mayor facilidad para hacer transacciones comerciales entre los diferentes agentes económicos, implicando una reducción de los costos de transacción de la economía y elevando la productividad; menores costos de almacenamiento electrónico de información y de despilfarro de recursos físicos; y un manejo contable y presupuestal más sencillo tanto en el sector público como privado.

“Se ha mencionado excesivamente el supuesto costo de la producción de nuevos billetes. En realidad, estos van rotando rápidamente y su sustitución por nuevas denominaciones ocurre de forma natural en horizontes tan cortos como de dos años. Así, el costo marginal de dicha reforma se limita a la acuñación de nuevas monedas (para permitir transar los centavos tras la eliminación de los tres ceros)”, se menciona en el artículo de ANIF.

Las implicaciones

Un cambio en la denominación del peso colombiano podría general en el corto plazo tendencias de inflación al alza, teniendo en cuenta que los precios de los bienes y servicios tendrían un redondeo hacia arriba. Así mismo, el Banco de la República tendría que insertar al mercado los nuevos billetes con las nuevas denominaciones, pese a que en la nueva familia de papel moneda se cambiaron los tres ceros por las palabras “Mil Pesos”.

La eliminación de los ceros haría más fácil el manejo de dinero en las personas y según analistas, serían más los beneficios que las dificultades, pese a que en un principio se tendría que hacer un proceso educativo y pedagógico en la población para que se acostumbren a los nuevos cambios con la pérdida de los tres ceros.

“Los costos educativos de tal cambio se han ido reduciendo en los últimos años en la medida en que dentro de la psiquis de la población ya empieza a ser normal usar la moneda sin los tres ceros finales. Un ejemplo de ello es la práctica contable de poner la palabra mil al inicio de todos los estados financieros para simplificar las cuentas”, menciona en el informe de ANIF.

El análisis

Julián Cárdenas, analista económico de Protección, explicó que la eliminación de los tres ceros no debería tener implicaciones económicas para el país, pero que de llegarse a implementar, se deben tomar medidas y controles con el fin de que no haya grandes distorsiones en el acomodamiento de los precios. “Eso tiene beneficios ya que a nivel de contabilidad de las empresas y del manejo del dinero por parte de la población sería más práctico”, explicó.

El experto consultado coincidió en que con la nueva impresión de billetes, el Banco de la República ya avizoró esa posibilidad de simplificar la moneda colombiana. “Se debe trabajar y mucho en la educación financiera con la población ya que puede existir un efecto negativo como percepción de recibir menos dinero; por eso se requiere de una muy buena metodología por parte de los actores financieros”, enfatizó.

Gracias también a la política de inflación objetivo del Banco de la República, hoy es posible hablar de nuevo de suprimir los ceros de la moneda colombiana , a lo que el experto añadió que no tendría porque existir una variación fuerte en el índice de precios al consumidor. “En caso de existir una reforma monetaria de este tipo, igual se seguirá trabajando en contener la inflación”, puntualizó Cárdenas.

IMPACTO

La posible eliminación de los tres ceros al peso ha despertado varias dudas sobre los cambios que generaría para los colombianos.

Lo primero para decir es que sería el tercer intento que se hace para realizar el cambio, después de ser un proyecto presentado una vez por el senador, José Jaime Nicholls, y otra vez por el senador, Antonio Guerra de la Espriella, sin obtener el aval del legislativo.

Sin embargo, ahora la iniciativa la presenta el Gobierno y tendrá que cumplir su trámite en el Congreso para que se convierta en ley.

¿Por qué se hace?

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó que la propuesta tiene el objetivo de modernizar el sistema monetario y acogerse a estándares internacionales.

Esto debido a que la mayoría de países manejan una moneda con menos dígitos y lo que se quiere es estar más acorde con el mercado externo.

De acuerdo con el consultor en temas económicos y legislativos, Javier Hoyos Arboleda, entre los beneficios de la iniciativa están la facilidad en las transacciones económicas, así como la simplificación en la elaboración de los estados financieros y en los sistemas contables para evitar tanta digitación.

¿Cuál sería su impacto?

Un punto clave es que no habrá un proceso de dolarización, lo que se hace normalmente cuando se pierde la confianza en la moneda local. Además, con esto se afectaría la autonomía monetaria del Banco de la República.

Así las cosas, Hoyos explicó que el principal impacto con la eliminación de los tres ceros en el peso sería psicológico, pues las personas pueden considerarlo como una pérdida de valor. “Por ejemplo, quien gana $1’000.000 recibirá sólo $1.000”, manifestó.

Sin embargo, hay que aclarar que no habrá una pérdida en el valor de la moneda, puesto que los productos o servicios que se compran y se venden lo conservan.

“Habría redondeos hacia arriba en los precios de productos muy baratos y problemas en la devolución de las transacciones, por lo cual, sería necesario que se expidan monedas de baja denominación (es decir, desde un centavo) para facilitar el pago en cantidades exactas y evitar el redondeo”, indicó Hoyos.

Otro de los impactos sería el costo que representa para el erario público. No obstante, el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe, señaló que el cambio no sería alto debido a que a medida que se deterioran los billetes, se cambian. En las monedas el caso es diferente por lo que sí habría un costo, pero dependerá de la rapidez con que se realice el cambio.

Fuente: EL DIARIO / FINANZAS PERSONALES

Comments are closed.