uribe3-580x400

La incompetencia política de la Unidad Nacional, los errores y las garrafales fallas tácticas del presidente, Juan Manuel Santos Calderón, lograron finalmente que el uribismo, las iglesias cristianas, los mercaderes de armas, de la venta de drogas, los profetas del odio, de la muerte, comprados o no, se salieran con la suya.

En medio de un modelo económico asfixiante que cada día está más lejos de contribuir a la paz social, le siguió la convocatoria al plebiscito fallido, mal encarado, sin estrategias de publicidad; con pregoneros a veces poco creíbles, “juiciosos de malgastar dinero” a la hora de hacer una campaña “ajena y con el temor de perder a sus electores en favor del NO.

 

Una bolsa de gatos

Como si esto fuera poco, a la campaña oficial en favor de la refrendación pésimamente dirigida, tambaleándose entre los ridículos engaños que la mayoría sea a causa de la ignorancia, la desinformación, le sucedió la absurda idea de que con el fracaso del Acuerdo, sobrevendría la caída de Santos y por consiguiente, el retorno de Uribe, “para hacer volver las cosas a la normalidad, evitando la caída de Colombia en las temibles garras del castrochavismo”.

La herramienta fue el bombardeo mediático indisimulado, obtenido a raíz de su “vacunación” por los intereses de los personeros de la barbarie, partidarios de obtener suculentas ganancias a expensas de la sangre colombiana corriendo a mares y por supuesto, sin restarle merito la obsesiva perseverancia de los aliados de “la máquina de impedir” para que nada cambie.

Fue tanta la torpeza, la estupidez de un Gobierno Nacional hablando de paz mientras utiliza como cartabón al Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, contra la paupérrima economía de los sectores más sensibles, que desde el individualismo egoísta pregonado desde el establecimiento intolerante, la gente optó por el “mal menor”, escogiendo “lejos del conflicto y las balas”, a partir de una prédica llena de artilugios, mentiras e inexactitudes, como fue reconocido con posterioridad.

Pero después de todo; ¿cómo les iba a importar que no sólo con la billetera en “estado de coma” sino con la guerra en la puerta de calle, el resto continúe “llevando del bulto”, así no fuera necesario terminar con una pesadilla de 68 años de violencia?

 

Efectos colaterales

El orden de prioridades en el mundo material lo es todo. ¿Sirve la paz, sin un ápice de justicia social, capaz de permitir un mínimo de bienestar o desarrollo? Por otra parte, cabe realizar la siguiente pregunta: ¿Es posible aspirar a la misma, sin comenzar por silenciar las metrallas y las detonaciones, de manera independiente al modelo social, político, económico del Estado?

La ignorancia es demasiado grande, la desinformación es tan extrema, que la incompetencia comunicacional del Gobierno, asociada a la acción de los medios a favor de los actores más retardatarios de la sociedad, da a conocer, pero a su vez hace pasar casi desapercibido el episodio de la liberación bajo fianza del mayor referente visible de la máxima estafa de tierras en la historia de Colombia, Andrés Felipe Arias, ex ministro de Agricultura durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

 

¿Complejo del “ventilador encendido”?

A la vez se hace notar la presencia del ex primer mandatario, hoy senador en representación de la colectividad política de los despojadores más grandes de tierras del país, como la del “ángel guardián” posibilitador de que el popular “Uribito” retorne a las calles sin declaración de inocencia, acogiéndose al “voluntario exilio”, aún a cuenta del daño al país por medio de Agro Ingreso Seguro.

De nuevo los argumentos ridículos: La “responsable” de pagar la fianza de $ 100.000 dólares, reducida más tarde a una póliza de $ 10.000, habría sido una colecta, como coartada para cubrir a sus financiadores tras el anonimato de “simpatizantes”, temerosos de que el encierro haga “cundir el pánico” en términos “chapulinezcos” y contribuya a la fragilidad de una lengua con afán de manifestar primero al psicólogo, más tarde a las autoridades, el “verdadero origen de sus pesares, los cuales le asignaron tan indeseable confinamiento”.

De cualquier modo, nunca podrá saberse a ciencia cierta si esa libertad fuera del alcance jurídico de la Patria, provechosa de un vacío legal tal como la inexistencia de una ley de extradición entre Colombia y los Estados Unidos, fue el precio a la fidelidad, al silencio, una suerte de “paños fríos” a la paranoia de los poderosos o lo peor, otro acto de venganza como nueva “devolución de gentilezas” hacia un Presidente que piensan los traicionó

En una época donde el interés de los poderosos, de los fueros de la continuidad del enriquecimiento ilícito van por encima del bienestar general, como en el caso del robo a miles de campesinos por medio de estafas o directamente a punta de pistolas; ¿cómo iría alguien a decir algo sabido, omitido de manera voluntaria, cuando un hipotético promotor de la paz como el Estado hace la “vista gorda” por razones inexplicables aunque no exentas de argumentos susceptibles?

Cabe destacarse que  uno de los punto impuesto al Acuerdo de Paz por el uribismo y los partidarios del NO fue reemplazar el criterio del gobierno de turno por el de las víctimas del despojo de tierras, para asignar a quienes se destinarán los recuperados terrenos. ¿Sería esto una mera casualidad?

 

¿Tiro de gracia?

La “obra maestra” del “uribismo pura sangre”, aun antes que muchos de los partidarios del NO durante el plebiscito sientan satisfacción con las reformas al Acuerdo, para desentenderse de la responsabilidad de haber cargado con una eventual reanudación del conflicto, fue hacer quitar el requisito de constitucionalidad.

En su lugar, dependería otra vez de la “buena voluntad” del gobierno de turno. ¿Y será que todavía queda algún ingenuo, pensando que si los partidarios de Álvaro Uribe Vélez vuelven al poder, mantendrán la vigencia de lo acordado en La Habana Cuba, cuando su otrora candidato presidencial, Oscar Iván Zuluaga, anunció en plena campaña su decisión de desconocerlos en caso de acceder a la Presidencia?

Al tiempo que los detractores de la paz se oponen con cualquier pretexto a todo cuanto signifique la paz de los colombianos, “la van jugando de callados”, apuestan, hacen todas las zancadillas posibles, trabajan para llegar al poder y una vez dentro, dar al traste con años de esfuerzos.

¿Su mejor argumento? El de muchos conciudadanos, suponiendo todavía que “antes se comía mejor, le daban más duro a la guerrilla; hasta podía viajarse con libertad a la finca inexistente de uno, de seguro a bordo del automóvil que a este paso jamás podrá ser comprado y a través de rutas tan “seguras como democráticas”, llenas de peajes costosísimos e imposibles de pagar”. Las razones son elocuentes: Porque se necesita una población en continua dependencia, saturada de privaciones, poniéndola a pensar “a gusto” para poderla manipular, a fin de volverla contribuyente involuntaria de los propósitos “de los de siempre” en vez de los suyos propios.

Todo esto, de ser posible sin una paz que les impediría conservar sus tierras mal habidas ni los beneficios económicos otorgados por una guerra a perpetuidad.

 

Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI

11/20/2016
uribe3-580x400

¿SERÁ QUE ENTRE TODOS “SE TIRARON” EL ACUERDO? (Artículo)

  La incompetencia política de la Unidad Nacional, los errores y las garrafales fallas tácticas del presidente, Juan Manuel Santos Calderón, lograron finalmente que el uribismo, […]
11/19/2016
resized_15127561_10205670219315124_1425367343_o

Concejo debatió por cambio de nombre a las Fiestas del Progreso

Una particular situación fue la que se vivió en el cabildo del “Municipio Industrial” debido a la eventual decisión del alcalde, Fernando José Muñoz Duque, de […]
11/12/2016
segunda-categoria-afecta-al-concejo-alcalde-personero-y-contralor-485x273

Dosquebradas elegirá jueces de paz y reconciliación en un mes

Con un total de 17 votos fue aprobado el Proyecto de Acuerdo 037 del 12 de octubre de 2016, por medio del cual se convoca a […]
11/03/2016
resized_Comunicado #955 (2)

Alcaldía de Dosquebradas golpea duramente a la inseguridad

Tres capturas por orden judicial y ningún caso de hurto a entidades financieras, fueron los resultados presentados durante el 10° Consejo de Seguridad de la ciudad […]