Las reformas tributaria, política y de la justicia fuero los tres temas básicos que abordaron, por un poco más de una hora, el expresidente Álvaro Uribe y el excandidato presidencial Germán Vargas Lleras, en su reunión de la noche del miércoles.

El encuentro entre los dos líderes políticos, jefes máximos del Centro Democrático y de Cambio Radical, se dio en uno de los salones del Club de Ejecutivos, del centro de Bogotá, entre las 7:30 de la noche y casi las 9:00 de la noche.

Se supo que hubo algunos temas puntuales en los que hubo coincidencias entre Uribe y Vargas Lleras, y otros en los que acordaron seguir debatiendo.

Entre las coincidencias estuvieron, por ejemplo, la necesidad de implementar las listas cerradas para las elecciones de Congreso, concejos municipales y asambleas departamentales, una de las disposiciones de la reforma política.

De igual forma, en algunos puntos de la ley de financiamiento –antes conocida como reforma tributaria- también hubo coincidencias entre los dos, especialmente en su espíritu, es decir en la necesidad de una reforma que impulse el crecimiento y genere la dinámica que necesita la economía colombiana.

En este tema, algunos aspectos como la reducción del impuesto de renta y la revisión del IVA fueron puntos en los que las posiciones de Uribe y Vargas Lleras se acercaron.

Y el tercer tema que abordaron los dos líderes fue el de la justicia y, en particular, la revisión de la acción de tutela, uno de los puntos contenidos en los proyectos de acto legislativo del Gobierno y de Cambio Radical que buscan modificar algunos aspectos de la Rama.

En este tema, mientras que Vargas Lleras parece ser amigo de modificar algunos aspectos de esta herramienta de defensa de los derechos fundamentales para hacerla más eficiente, Uribe prefiere revisar detenidamente el tema antes de avanzar en ello.

A la reunión, que estuvo acompañada por algunas viandas, asistieron también los congresistas Germán Varón, por Cambio Radical, y Paloma Valencia, Rubby Chagüi y José Obdulio Gaviria, por el Centro Democrático.

Una relación de encuentros y desencuentros
Uribe y Vargas Lleras han tenido una vida de aproximaciones y distanciamientos.

En 2002, cuando Uribe fue elegido Presidente de la República por primera vez, Vargas Lleras fue definitorio. Pocas semanas antes de la elección, Vargas le retiró su apoyo al entonces candidato liberal, Horacio Serpa, para respaldar a Uribe.

En la primera etapa Vargas fue aliado de Uribe, pero sus relaciones políticas se afectaron cuando el primero, como Presidente del Senado, se le atravesó al primer proyecto de reelección del segundo.

Después los aliados de Vargas Lleras se opusieron radicalmente a la segunda reelección de Uribe en el Congreso y lo lograron.

La historia cuenta que una de las razones del enfrentamiento entre Uribe y el presidente Juan Manuel Santos, en 2010, corrió por cuenta de la presencia de Vargas Lleras en el gabinete de este.

Pero, no obstante sus diferencias políticas, Uribe y Vargas han sido afines en sus tendencias ideológicas. Ambos llegaron a ser los más radicales contradictores de las Farc, cuando todavía era movimiento guerrillero.

Uribe se consolidó como el más duro crítico del acuerdo de paz con esa guerrilla, y Vargas, ni siquiera estando en el gobierno de Santos como Vicepresidente, estuvo totalmente comprometido con ese proceso. Por el contrario, le hizo muchas críticas desde adentro.

A los dos se les ubica en la centroderecha del espectro político.

Vargas se negó recientemente a aceptar la embajada en Londres, que el presidente Iván Duque le propuso con discreción e insistencia.

Cambio Radical, el partido del exvicepresidente, comienza a recuperar influencia en el Congreso y en su condición de independiente, a la luz del Estatuto de Oposición, va a jugar un papel clave. De hecho se ha convertido en el partido que más propuestas de ley y de reforma constitucional ha presentado.

Cada martes, Vargas se reúne con su bancada para hablar del curso de la política y para enviar al Congreso una reforma.

Presentó una reforma tributaria, una enmienda a la justicia, propuso crear el Ministerio de la Familia para agrupar a todas las agencias del Estado que trabajan por el bien de ella. Lleva ya 7 proyectos presentados.

Además -con el Centro Democrático, el partido de Uribe- está impulsando la creación de una sala exclusiva para los militares en la Justicia Especial para la Paz y el otorgamiento de otros beneficios judiciales para ellos.

El exvicepresidente no va a hacer oposición. Por el contrario, va a apostarle a apoyar muchas cosas del Gobierno. “Si se dejan”, le dijo el exvicepresidente a EL TIEMPO, hace pocos días.

Aunque es temprano para hablar de alianzas entre Uribe y Vargas, lo que sí se puede decir es que ambos están en disposición de trabajar hacia el mismo lado.

Fuente: DIARIO EL TIEMPO

10/05/2018

Uribe y Vargas Lleras volvieron a “sentarse a la mesa” como en “viejos tiempos”

Las reformas tributaria, política y de la justicia fuero los tres temas básicos que abordaron, por un poco más de una hora, el expresidente Álvaro Uribe […]
10/05/2018

Y entonces; ¿van a seguir los diálogos de paz con el ELN?

Pablo Beltrán, jefe de la delegación de paz del Ejército de Liberación Nacional (Eln), le solicitó una reunión a la Comisión de Paz del Senado de […]
10/04/2018

Jorge Isaac López López se refirió al proyecto de Colombia Humana

Tras su viaje a Bogotá para asistir al acto público donde los nodos de todo el país dieron forma al partido que sumó más de ocho […]
10/01/2018

Mauricio Noreña, por la seguridad en cruces peatonales y la tercera edad de Pereira

El Concejo de Pereira aprobó en segundo debate el proyecto de acuerdo No. 26 de 2018 por el cual se promueve la construcción de cruces peatonales […]