resized_343434

Leonardo Posada (Izq) y Pedro Nel Jiménez (Der), primeros mártires de la UP.

Leonardo Posada y Pedro Nel Jiménez, congresistas de la Unión Patriótica, fueron asesinados el 30 de agosto y el 1 de septiembre de 1986, respectivamente. La noticia, que impactó al país, movilizó a millares de personas en Barrancabermeja, Bogotá y Villavicencio.

 

Antecedentes

El 30 de agosto de 1986 fue asesinado en Barrancabermeja el joven líder de la Unión Patriótica que acababa de ser electo Representante a la Cámara.

Cuando aterrizó la avioneta esa noche del 31 de agosto de 1986 en el aeropuerto El Dorado con los restos mortales de Leonardo, acompañados por su madre, Reina de Posada, un puñado de militantes de la Unión Patriótica entonaron consignas salvadoras que erizaron la piel de todos.

resized_530314a48b0d1c80554403a6443b1d85

Entre ellos se encontraba Bernardo Jaramillo, un año más tarde presidente del joven movimiento tras el asesinato del líder, Jaime Pardo Leal, el 11 de octubre de 1987 y quien también caería acribillado el 22 de marzo de 1990.

Y aunque arreciaba la ola de atrocidades sin cuento contra la UP, creada el 28 de mayo de 1983, nadie en la pista imaginaba el horror que le esperaba al país con el peor genocidio político de su historia reciente.

Bernardo, como Leonardo, ex dirigente de la Juventud Comunista, repasaba sus momentos recientes en Apartadó donde trabajaba como abogado defensor de sindicalistas. “Con esta andanada yo regreso a la casa siempre con la mano puesta en un revolver que cargo pues uno nunca sabe”, decía.

resized_61d211bf4f1f84d16f83252a8c42f9f4

A Leonardo lo mataron el 30 de agosto, a eso de las siete de la noche en una calle de Barrancabermeja cuando caminaba con su novia. Los sicarios, dudando de su accionar criminal, acudieron minutos más tarde al centro asistencia donde llegó con vida, rematándolo sin contemplación alguna.

El joven dirigente alcanzó a despedirse con un ruego final: que en su sepelio no se entonaran himnos y cánticos revolucionarios, solo deseaba que se pusieran los boleros que siempre lo deleitaron.

Así se hizo en el sepelio masivo en el Cementerio Central donde hablaron Horacio Serpa y Jaime Pardo Leal.

resized_fc9f83f504a86a5a38765557dd96932b

Leonardo se convertía en el primer mártir de gran notoriedad de la UP y abría el desgraciado camino de una decena de congresistas del partido sacrificados por la barbarie de la intolerancia.

Leonardo, hijo del veterano dirigente comunista Julio Posada, había nacido en Bogotá el 19 de octubre de 1947 y siendo estudiante de  secundaria, se unió a las filas de la Juventud Comunista llegando a la dirección nacional cuando tenía 20 años.

Ya como estudiante de la Universidad Nacional, donde cursaba estudios en Ciencias de la Educación, le correspondió liderar a su organización en el movimiento estudiantil en una desigual batalla con los contrincantes de la izquierda.

resized_b80e7e39a944bfa235b70e1b48e0935c

El gran movimiento universitario de 1971, por la autonomía y el cogobierno que paralizó por meses todas las actividades académicas, tuvo en Leonardo a uno de los conductores más comprometidos. Hacía parte por la Juco de la Coordinadora Nacional Universitaria que contaba con dirigentes destacados como Marcelo Torres, Moris Ackerman, Héctor Moncayo, Amilkar Acosta, Uriel Ramírez y Camilo González, entre otros.

Esa fue la gran escuela de formación política y cívica de Leonardo. Pasado el movimiento, Posada termina sus estudios de educación, pero no se dedica al magisterio: prefiere continuar como funcionario de la Juco donde permanece hasta 1983.

El partido y una vez nace la UP, lo destina a Barrancabermeja donde rápidamente asciende en el escenario social siendo electo concejal e integra la Coordinadora Popular, real vocero de los intereses ciudadanos.

En las elecciones parlamentarias de 1986, en las que participa por primera vez la UP, obtiene con una copiosa votación, una curul a la Cámara de Representantes que no logró un instante ocupar.

A Leonardo, por su arraigo popular y su desbordante simpatía (eran memorables sus duelos de chistes y gracejos con Jaime Pardo Leal) algunos medios lo señalaron como uno de los más representativos exponentes de lo que llamaron la “social bacanería”, distante del supuesto acartonamiento que se le endilga a la izquierda colombiana.

Su crimen continúa en la más completa impunidad y hace parte del caso 11.227 que hace curso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en busca de justicia y reparación.

Para honrar su memoria, en 2004,  el alcalde de Bogotá Luis Eduardo Garzón, su amigo cuando éste era dirigente de la Unión Sindical Obrera en  Barranca, le otorgó la Orden Civil al Mérito “Ciudad de Bogotá” en el Grado de Cruz de Caballero.

Así mismo, un megacolegio distrital construido en la localidad de Bosa fue bautizado con su nombre.

El 1 de septiembre de 1986, un día después, cayó asesinado el senador de la Unión Patriótica Pedro Nel Jiménez en Villavicencio.

El presidente Virgilio Barco, quien se había posesionado 23 días antes, inauguraba su mandato con la más cruda ola de persecuciones y atentados criminales contra la nueva alternativa nacida de los acuerdos de paz de la Uribe.

Pedro Nel, como Leonardo Posada, representante a la Cámara por la UP, muerto por paramilitares el 30 de agosto, un día antes, en Barrancabermeja, habían sido activos militantes de la Juventud Comunista y como tales se destacaron en las lides estudiantiles.

A Pedro Nel lo acribilla un sicario que iba en una moto conducida por un miembro del ejército cuando se disponía a recoger, al mediodía de ese 1 de septiembre, a su hija del Colegio Normal Nacional, ubicado sobre la vía a Puerto López.

Los asesinos, como quedó demostrado, salieron en dirección a la VIII  Brigada, donde varios testigos los vieron ingresar.

resized_796fc26c882658f74295cf8ee6e132d1

Posteriormente, dentro de la investigación, se conocieron varias declaraciones que sindicaban al Teniente Miller Tarsicio Koy, jefe de Inteligencia de esta  Brigada como el militar que dio la orden de asesinar al recién electo senador de la UP.

Según los archivos policiales la medida fue ejecutada por los suboficiales del B2, Sargentos Serbio Tulio Luna y Ovidio Tabuco Betancur.

Quien disparó fue Arnulfo Castillo Agudelo, ex militar conocido como “Rasguño”, quien hacía parte de la estructura paramilitar de Víctor Carranza. Durante la presidencia de Virgilio Barco Vargas, los crímenes contra los miembros de la Unión Patriótica eran realizados en el marco del denominado Plan baile rojo, uno de los cinco proyectos desarrollados por las estructuras militares para exterminar a este grupo político.

El 3 de septiembre de 1986, durante el sepelio masivo y de protesta por el crimen de Jiménez que conmovió a todo Villavicencio, se realizaron permanentes seguimientos militares y al llegar al cementerio, un grupo de seis hombres armados detuvieron y desaparecieron forzadamente a dos militantes de la Unión Patriótica del departamento de Guaviare, Jair López y Críspulo Hilario.

Estos dos destacados militantes fueron asesinados y sus cadáveres encontrados con señales de tortura en la vía que comunica a Villavicencio con el municipio de Acacías, el viernes 5 de septiembre de 1986.

a9db74ca7b2f94e676f5288a115b96c3

Pedro Nel tuvo una vida plena al servicio de la causa popular. Nacido en 1948, en el Meta, se hizo abogado en el Externado de Bogotá. Por sus capacidades fue nombrado Personero Municipal en Villavicencio.

Presidió el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos del Meta y defendió presos políticos. Durante varios años fue integrante del Comité Regional del Partido Comunista Colombiano y luego dirigente político. Antes de ser senador por la Unión Patriótica, fue Concejal de Villavicencio.

El crimen de Pedro Nel, muerto cuando apenas contaba con 38 años, sigue en la impunidad.

La horrible noche apenas comenzaba.

 

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR / CENTRO MEMORIA

09/05/2016
resized_343434

Hace tres décadas comenzaba el magnicidio contra la Unión Patriótica

Leonardo Posada y Pedro Nel Jiménez, congresistas de la Unión Patriótica, fueron asesinados el 30 de agosto y el 1 de septiembre de 1986, respectivamente. La […]
09/04/2016
resized_uribismo1

El “invento uribista” del “castro – chavismo” colombiano

Se afirma de manera recurrente que la paz con las FARC es el primer paso del “Castro-Chavismo” colombiano. Tal afirmación entraña una comparación entre Colombia y Venezuela que […]
09/04/2016
Memo-Velez-02

“Memo” Vélez se fue a pintar al cielo

Profundo dolor causo en la comunidad artística la partida del maestro Guillermo Vélez Mejía, conocido como ‘Memo’ Vélez, destacado pintor  querido, sencillo y de humor encendido, […]
09/03/2016
11bucar06a003_big_tp

La natural homofobia en la mayoria de los colombianos

La escasez de respeto mutuo y el deseo de diferenciarse puede ser la forma de explicar la tendencia profundamente clasista, racista, sexista, homofóbica de una parte […]