resized_CensuraAntonioNarino

Antonio Nariño traduce, copia e imprime los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

El periodismo como tal nace en Roma cuando se iniciaron los comentarios anuales históricos y actas, según Mott, F. (1988); un ejemplo de una de las principales actas es el “Acta Diurna” que implementó Julio César para comunicar a los ciudadanos todo lo relacionado con lo que hacía en su reino. Mott, F. (1988), afirma que en aquella época no sólo aparecieron los edictos sino también noticias de sociedad, sucesos y comentarios, como se había mencionado con anterioridad. Más adelante, en la Edad Media, las prácticas escritas con la finalidad informativa cayeron en desuso, aunque algunos reyes escribían crónicas y relataban hazañas de guerreros y de ésta forma se ascendió a la conocida tradición oral.

Gil, R. (1993) afirma que el periodismo tiene sus raíces en las crónicas que surgieron de la necesidad de referir sus hechos. Así mismo, cuando las crónicas trascendían al público la información cambia de ser íntima y personal a volverse pública creando de esta manera un diario informa (Gil, 1993). Se debe señalar que en China cuando se inventó el papel, población jugó dos papeles respecto a la tradición escrita, ya que hacían el papel de redactores e impresores, de esta manera llegaron a imprimir en papel de arroz periódicos de amplia información y con secciones diversas. Sus publicaciones se denominaban “gacetas”, y éste término más tarde se adoptaría en Europa, más específicamente en Francia, para el primer periódico reconocido a nivel mundial (Gil, 1993).

Durante los siglos XII y XIII las fuentes de noticias y sus servicios eran representaciones de grandes fuerzas sociales como lo eran los dignatarios eclesiásticos y los claustros universitarios, (Gil, 1993). Los primeros son miembros de una catedral o colegiata, poseedor no sólo de un lugar sino también de cierta jurisdicción; los segundos son el máximo órgano de representación y control de la comunidad universitaria, y se encargan de animar los procesos que aseguren la calidad de convivencia, (Real Academia Española, 2012). Ante la demanda de noticias las personas de aquella época acrecientan su curiosidad y necesidad de información. No obstante, los avances que tuvo el periodismo fueron más superiores con la tipografía de Gutenberg, y posteriormente la revolución de la imprenta (Gil, 1993).

El periodismo es productor de las noticias, y éstas a su vez constituyen una parte fundamental de la realidad social y posibilitan a las personas el conocimiento del mundo al que no tienen acceso de manera directa, (Martini, 2000). La creación del periodismo se multiplica y naturaliza en la mayoría de los discursos en circulación por todas las sociedades, por ello Martini, S. (2000) afirma que: “toda noticia se inscribe en una teoría de los medios y en el paradigma mayor de una teoría de comunicación.” El periodismo el acontecimiento es parte de una metodología que incluye al emisor, el público y las fuentes (Martini, 2000).

Durante el Renacimiento italiano, había muchos acontecimientos que informar al público como en cualquier otra región, y de esa manera fueron apareciendo un número grande de avisos e hijas narrando lo que sucedía. Así fue como en Venecia iniciaron las gazzetas o gacetas, que era el medio por donde se transmitían las noticias respecto a los portuarios y comerciales; estos escritos, posteriormente, fueron incentivando a los intelectuales a darles más forma y convirtiéndolos así en semanarios, diarios, revistas etc., y fue así como en Inglaterra se empieza a hacer periodismo de interés público (Mott, 1988).

Primeros Periódicos
Los periódicos que existieron más su circulación se omitió por otros, son:

  • El Nurenberg Zeitung fue el primer periódico impreso que se publicó en Alemania en 1457, aunque algunas personas insisten en darle el honor al primer periódico a La Gazette de Renaudot surgió en París. Sin embargo, hubo otros periódicos que surgieron antes que éste último (Mott, 1988).

En 1493 circuló en Europa algunas ediciones de una hoja llamada Descubrimiento del Nuevo Mundo por Colón (Mott, 1988).

En 1541 en México nació La Hoja de México en donde se narraban acontecimientos varios (Mott, 1988).

Los primeros grandes periódicos son:

La Gazette de Reunaudot nació en el año 1631 en París y su circulación fue una huella permanente en la historia del periodismo. Fue fundado por Théophraste Renaudot quien es considerado como “el padre de la prensa”; éste periódico primero aparecía todos los viernes con 4 páginas cuya función era informar a la población sobre las noticias que acontecían en el exterior, pero se especializaba más que nada en asuntos políticos y diplomáticos (Gil, 1993).

El diario inglés The Daily Courant o Current es conocido como el primero periódico diario del mundo (Gil, 1993); anteriormente era conocido como The New England Courant y fue un paso innovador y audaz para el periodismo representando una gran evolución para el mismo. No obstante, cuando la supresión de la censura abrió nuevos campos para el pensamiento británico, se cambió a The Daily Courant el 11 de marzo de 1702 y fue fundado por Elisabeth Mallet (Gil, 1993). Al mismo tiempo, también existía una revista llamada The Spectator que alcanzaba un tiraje de 20 mil ejemplares.

  • El Diario Barcelona fue fundado el 1 de octubre de 1792 (Gil, 1993).
  • New York Journal fue dirigido por Randolfo Hearst en 1798 y gracias a éste medio se inicia el periodismo sensacionalista muy reñido a las normas clásicas, género que exalta la noticia, la lanza con grande titulares al ancho de página (Gil, 1993).

Según Gil (1993), al mismo tiempo estaban apareciendo tabloides que era un periódico en formato que equivalía a la mitad del tipo clásico y corriente, y que contenía una profunda ilustración gráfica y variedad de contenido.

Los primero periódicos en Centro América surgieron en:

  • La Gaceta de Guatemala aparece en 1729 (Mott, 1988).
  • En Costa Rica, también en 1729 nació La Gaceta Mensual (Mott, 1988).

Etapas del periodismo

La historia del periodismo puede dividirse en dos grandes etapas (Rincón S/F): la etapa artesana y la etapa industrial. La primera corresponde a los inicios de la prensa periódico hasta llegar la segunda mitad del siglo XIX. Y la segunda, desde las décadas siguientes a la mitad del siglo XIX hasta el presente (Rincón, S/F).

Hay distinciones entre una y otra etapa. La etapa artesanal fue producto de un hombre o de muy pocos, y sus labores las ejercían con propias ediciones, sin organización empresarial o división marcada del trabajo tanto manual como intelectual (Rincón, S/F). La etapa industrial, en diferencia, comprende una división del trabajo junto con una especificación del oficio o profesión del periodista y, por ende, la consecuente organización empresarial que produce y vende el bien o mercancía de que tiene el periodismo: la noticia.

Periodismo

La Real Academia Española define periodismo como: “la captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.”.

El periodismo tienen sus antecedentes, (Rincón, S/F); algunos de ellos nacen en la necesidad universal y humana hacia la transmisión de información. No obstante, el periodismo tiene sus mayores antecedentes en el siglo XIII durante las difusiones de las hojas con información—por ejemplo: el Acta Diurna—, después de ellos la creación de los primero periódicos influye en esta difusión. Por aquel tiempo, las circunstancias en las que se originó el periodismo fue de absolutismo y poder ilimitado por parte de los gobernantes, reye y emperadores, quienes también implementaron las técnicas del periodismo para mantener el control político y difusión de mandatos oficiales, y así mantenían controles rígidos sobre lo que se podía publicar (Rincón, S/F).

No obstante, la situación cambió progresivamente con el desarrollo del comercio y las primeras industrias junto con el declive de la sociedad tradicional. La aparición en las teorías liberales de mano del surgimiento y fortalecimiento de la burguesía transformó de forma determinante la prensa. En cierta parte, según Rincón (S/F), la Reforma Protestante jugó un papel fundamental debido a las ideas de libertad y de responsabilidad individual en materia de pensamiento y comunicación que proclamaban, liberando buena parte de la población europea para una nueva formulación de interpretación, y por ende de periodismo.

Los años de censura terminaron cuando fue proclamada la libertad de prensa tanto por la Revolución de Independencia de los Estados Unidos como por la Revolución Francesa, (Rincón, S/F). Dentro del nuevo margen de libertades, comenzó a perfilarse en Europa un período en el que la prensa se desarrolló rápidamente; varios elementos contribuyeron a ello, algunos fueron: el crecimiento de las ciudades debido al incremento en el comercio, industria y servicios, la extensión de la educación, entre otros.

Sin embargo, también  aumentó la dependencia de la prensa a los avisos publicitarios. La búsqueda de cancelar los impuestos por medio de una fuente de ingresos publicitaria tuvo fruto en el siglo XIX por el auge económico y el clima de optimismo reinante sobre las últimas décadas del mismo (Rincón, S/F).

Respecto al contenido que trataba el periodismo, se seguían guiando por un periodismo ideológico y doctrinario, con una profunda inclinación política, el periodismo de esa época fue el mejor portador de ideas nuevas y lucha por el cambio, (Rincón, S/F).

En el siglo XIX se estableció la prensa de masas y los avances científico-técnicos marcaron el proceso del periodismo de manera fundamental. Por este tiempo, se empezó a utilizar lo que en inglés se conoce como las 5W, que responde, en español, a los: quién, qué, cómo, cuándo y dónde; las respuestas a esas preguntas conformaban los elementos esenciales de la noticia (Rincón, S/F).

Dos avances tecnológicos muy importantes en el avance del periodismo fueron: la prensa rotativa inventada por Hipólito Marinoni en 1867 y la prensa linotipia por Mergenthaler en Estados unidos en 1886. La primera permitió imprimir hasta 25 veces más rápido que las antiguas máquinas; mientras que la segunda superó la velocidad de composición que hasta entonces se realizaba completamente a mano (Rincón, S/F).

El periodismo atraviesa un evolución electrónica frente a las nuevas tecnologías que facilitan el trabajo que realizan los periodistas pero sin llegar a ocupar el lugar de los mismo (Kapuscinski, 2002). Los descubrimientos y avances técnicos pueden ayudar en el trabajo del periodismo. El trabajo periodístico consiste en investigar y describir el mundo contemporáneo que enfrenta constante cambios dinámicos y revolucionarios. Según Kapuscinski (2002) no existe periodismo al margen de una relación con otros seres humanos ya que esa misma relación es un elemento imprescindible del trabajo.

Un periodismo internacional es aquel que fija un objetivo y que intenta provocar el cambio, según Kapuscinski (2002), que a su vez afirma que es fundamental para un periodista tener cualidades de un historiador porque se necesita, además de describir un acontecimiento, explicarlo. La prensa internacional está manipulada, según Kapuscinski (2002), y existen distintas razones por las cuales existen dicha manipulación: razones ideológicas entre las actividades humanas y los medios de comunicación; como a su vez existen distintas técnicas de manipulación, como también manipulación de la noticia emitida.

Periodismo en tiempo de guerra

Durante el tiempo de guerra, los periodistas colaboraron con el ejército, y en este período de entreguerras se establecieron dos modelos de información durante la Primera Guerra Mundial:

  • Modelo totalitario:hicieron de la propaganda uno de los medios fundamentales de la organización.
  • Modelo de los estados libres:mantuvieron la prensa liberal y se consagró la libertad de expresión.

Al ocurrir la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló el fotoperiodismo; esta nueva metodología de información permitía incluir imágenes que brindaban un lenguaje alternativo y eran válvulas de la realidad. Posterior a la Segunda Guerra Mundial, se desarrolló un periodismo distinto que prohibía el monopolio, pero a pesar de ellos, todavía se produce la concentración de los medios (Rincón, S/F).

Así mismo, durante las guerras nació el reporterismo con el cual el periodismo informativo que se conoce hoy sentó fundamentalmente sus bases (Rincón, S/F). Unido a esto, los editores tanto europeos como estadounidenses, advirtieron la existencia de un público popular, mercado ideal de la prensa de masas, que dio origen a diarios de bajo precio, escritos con lenguaje accesible para la mayoría y temas cercanos al hombre común.  Nació así la prensa de masas, (Rincón, S/F), y tuvo un crecimiento violento: en París en 1892 con Le Petit Journal que editaba más de un millón de ejemplares diarios, y en Inglaterra el tradicional y prestigioso The Times tenía un tiraje de 60 mil ejemplares a mediados del siglo XIX.

En la segunda mitad del siglo XX el desarrollo tecnológico y los procesos de globalización económica aumentaron mucho más que en el tiempo anteriores de ese mismo siglo, (Martini, 2000), éste acrecentamiento de recursos favoreció a la expansión de los medios y la constitución de grupo de multimedia. Martini (2000) señala que una de las consecuencias del fenómeno del desarrollo tecnológico es la monopolización del mercado y de los discursos sobre la sociedad aumentando la dificultad para la aparición de voces diferentes y la práctica de un periodismo independiente.

El surgimiento del periodista multimediático surge cuando los periodistas deben repartir su tiempo y trabajo en un diario de papel, el digital y la pantalla televisiva, además de las investigaciones pertinentes de cada tipo de información, (Martini 2000). El incremento del marketing reduce la extensión de las noticias, y a su vez el producto periodístico se resiste en explicación y en contextualización de los hechos que se construyen (Martini, 2000).

Martini (2000) afirma que: “se debe reconocer que actualmente hay nuevas formas de construir información y nuevas formas de consumirla, y por tanto, series de sentido diferentes como los datos sociales y culturales.”  La comunicación es un proceso que construye sentido históricamente situado a través de discursos verbales y no verbales atravesando de manera transversal las prácticas de las sociedades, el público da sentido a los mensajes que se emiten por medio de su propia subjetividad, de su inserción en una sociedad y una cultura determinada (Martini, 2000).

Joseph Pulitzer y William Randoph Hearst, dos magnates de la prensa neoyorquina, protagonizaron a finales del siglo pasado y comienzo del actual una dura competencia que marcó toda una etapa del periodismo moderno y pasaría a la historia como “La guerra de los Tabloides”. Ambos editores apelaron a diversos recursos para conquistar más lectores tales como: la truculencia, la exageración, la incursión en la vida privada de personajes famosos y buena dosis de crímenes y sexo; de ésta época fue donde surgió el nombre de “prensa amarillista” para designa a un tipo de periodismo que se fundamenta en el escándalo. El nombre proviene de un personaje de tiras cómicas que aparecía en las publicaciones llamado “The Yellow Kid.” (Rincón, S/F).

Noticia

Una teoría de la noticia es que intenta dar cuenta de las distintas formas y procesos de construcción de la información periodísticas; la información que se tiene permite a las personas conocerse y, a su vez, conocer su entorno, organizar su vida en el ámbito privado y también participar en la vida pública (Martini 2000), de esta manera la sociedad accede a la información de masa que son acontecimientos de la realidad gracias a los medios de comunicación; los medios son formadores de opinión en la sociedad, pero también son formados por la opinión pública, según Martini (2000).

La noticia sólo puede definirse como la divulgación de un suceso, y como la construcción de lo sucedido y por lo general asociada a la práctica del periodismo; aunque también puede definirse como la particular construcción de un discurso que narra eventos factuales generalmente público (Martini 2000).

El soporte que difunde la noticia es una variable en su definición pues, en los diarios, la noticia responde a una definición tradicional que nace con las primeras formas de la prensa periodística: la frecuencia diaria que hace a la noticia construcción relatada de hechos que suceden en las última veinticuatro horas, mientras que en la televisiva está presionada por la inmediatez y la transmisión directa (Martini 2000).

Periodismo Radial y Televisivo

Aunque el primer periodismo empezó con la prensa escrita, no es la única forma de periodismo que existe, ya que en la segunda década del siglo XX nació en Estados Unidos como en Europa la radiodifusión. Un gran salto para el concepto de periodismo que se tenía valorado hasta aquél entonces. En 1920 se realizó la primera transmisión no experimental en Norteamérica, y ese mismo año en Londres se emitió el primer concierto radiodifundido, y así inicia la experimentación radiofónica en la Unión Soviética, (Rincón, S/F).

Superadas algunas dificultades con las cadenas periodísticas que se rehusaban a que las radios transmitieran noticias, la radio se consagró como un gran medio de información aparte del entretenimiento y comunicación publicitaria. Los efectos económicos de la guerra no afectaron a la radio, más bien estimularon el mercado radiofónico, (Rincón, S/F).

En los años 60 aparece la televisión y como consecuencia la difusión por televisión afectó a otros medios, debido a su riqueza informativa y sus características audiovisuales. La progresiva preponderancia de la televisión como medio de entretenimiento e información cambió los patrones del periodismo impreso, el cual paulatinamente se fue transformando y abandonando la presentación escueta de las información para ofrecer más reflexión, análisis y comentarios acerca de los hechos. De la misma manera, los periódicos cambiaron su presentación para volver más atrayentes y agradables (Rincón, S/F).

El ritmo de crecimiento en la circulación de los diarios y publicaciones de toda índole se intensificó, y el negocio del periodismo era bastante rentable y al mismo tiempo producía un enorme poder político y social, (Rincón, S/F). Así fue como comenzaron las cadenas de medios de comunicación en manos de un solo propietario y la situación se propaga hasta la actualidad.

Con la tecnología satelital la información fluye prácticamente sin barreras en todo el mundo y por ello el público puede estar al tanto de lo que ocurre en cualquier parte del mundo; éstas innovaciones tecnológicas permiten hablar de los nuevos medios que es un término que se utilizaba para describir cualquier medio que combine texto, gráficas, sonido y vídeos, (Rincón, S/F); fue en éste momento cuando Nicholas Negroponte establece la teoría de la convergencia que señala: “las industrias de los medios no solamente se relacionaban económicamente, a medida que las compañías empezaron a comprar y vender productos entre ellas, sino también empezaban a unificar sus tecnologías(…), lo que significaba finalmente que los productos de distintas compañías se asemejarían.” (Rincón, S/F).

Internet

Con la llegada de las redes informáticas se abrieron nuevas dimensiones al periodismo y nuevos retos para la información, (Rincón, S/F), provistos de la ventaja de Internet la información queda completamente cerca de cualquiera con conexión a la misma. Inclusive a los medios escritos que se encuentran en un portal en red, ver televisión y escuchar la radio.

El constante aumento de estos nuevos medios que se encuentran en la Internet obligan a los periodistas a sujetarse a ellas y también desarrollar formas nuevas de formar parte del mundo en red.

EN LA NUEVA GRANADA

El periodismo en Colombia nace con la publicación del Aviso del Terremoto y de la Gaceta de Santafé (1785), publicaciones que sólo se editaron una vez, pero que mostraron los conocimientos y aptitudes de quien es considerado el padre del periodismo colombiano, Manuel del Socorro Rodríguez, quien, paradójicamente, era cubano. Unos años más tarde, en 1791, el mismo Manuel del Socorro Rodríguez funda un periódico que ya no se limitaría a una única edición, y que es considerado como uno de los más importantes de la época en Latinoamérica: el Papel periódico de la ciudad de Santafé, primer periódico oficial de la capital.

El periodismo colombiano, desde siempre, ha estado muy ligado a hechos de índole política, pues siempre ha servido como vehículo de expresión de quienes se encargan del hacer político, aunque también ha prestado su espacio a los ciudadanos del común que buscan ser oídos.

Tanto en tiempos de la Colonia como en tiempos de la Independencia, el periodismo pretendía, por encima de todo, denunciar lo que sucedía con los ejércitos españoles y libertadores, así como con todas las injusticias que se vivían durante la existencia del Virreinato. Esta concepción del periodismo, en una época donde sólo podían hablar libremente quienes estaban en la cabeza del poder, condujo a varios personajes colombianos, entre ellos Antonio Nariño, a ser desterrados del país; es decir, a ser obligados a vivir en el exilio.

Pero el periodismo también ha estado muy vinculado con la literatura, pues muchos grandes escritores del pasado y del presente han comenzado a surgir en las letras gracias a sus escritos dentro del periodismo. Prueba de esto son los casos de Rufino José Cuervo, Jorge Isaacs, Gabriel García Márquez, Germán Castro Caycedo, Héctor Abad Faciolince, entre otros.

A comienzos del siglo XIX, una vez se establece el periódico como la mayor fuente de expresión y de formación para los futuros periodistas (ya que no existían las escuelas para esto), empiezan a surgir cientos de periódicos que cierran filas en torno a una ideología o a una figura política. Por ejemplo, en los años inmediatamente posteriores a la culminación de la gesta de Independencia, cada impreso declaraba sus inclinaciones, bien fuesen de índole probolivariana o de índole prosantanderista; o, durante la época de la violencia bipartidista, declaraban si eran liberales o conservadores. Así las cosas, era obvio que quien adhiriese a un bando era, por descontado, enemigo del otro, de tal suerte que la mera intención informativa no era algo que estuviese en la agenda de los medios de comunicación colombianos. El compromiso político era, sin embargo, una postura propia del siglo XIX y de comienzos del XX. Hacia la década de 1950, el periodismo colombiano, influenciado por transformaciones globales y por la situación política, económica y cultural del país, comienza un proceso de modernización y de compromiso con nuevos retos: la información y la comunicación de noticias e historias trascendentales dentro de la vida cotidiana del país.

Este modelo se consolida durante el Frente Nacional, pues dicho acuerdo político entre conservadores y liberales buscó la colaboración del periodismo para frenar la violencia política generalizada que se vivió en el país en la década de 1940. El periodismo entendió que debía ser un vehículo de las ideas democráticas, más no de los idearios partidistas o de informaciones; su compromiso, entonces, se dio con la defensa del régimen democrático y en contra de los fanatismos. Esto, sin embargo, generó un vacío en la memoria de una generación de colombianos respecto a los asesinatos selectivos, las expropiaciones y los desplazamientos forzados de la llamada época de La Violencia.

Lo cierto es que algunos de los periódicos más visibles jugaron un papel esencial en la preservación de los acuerdos del Frente Nacional, pues en ellos se evitó la publicación de opiniones y comentarios que pudieran crear discrepancias entre los dos partidos. Este proceso generó una especie de autocensura que, si bien evitó nuevos enfrentamientos violentos entre los partidarios del liberalismo y el conservatismo, silenció muchas de las denuncias sobre la época de la Violencia en los años cuarenta y evitó que se formara una opinión pública consistente acerca de varios crímenes atroces. Además, permitió que el sistema político mantuviera la estructura bipartidista, excluyendo los intereses de grupos de campesinos, colonos, indígenas y, en general, comunidades alejadas del centro del país.

Varias regiones del país sufrían la centralización de las decisiones políticas, así como el aislamiento frente a los centros periodísticos. Sin embargo, ya desde finales de los años 20 había aparecido la radio, que había posibilitado que los medios de comunicación se acercaran a la masividad. Durante los años 40 y 50, entonces, se transformaron las formas de hacer periodismo en el país: la inmediatez y la agilidad se convirtieron en premisas fundamentales, tanto para las emisoras como para el público, que las escuchaba y atendía fielmente, ávidos de nuevas noticias. Durante los años 40, la radio comenzó a ser el medio preferido por las clases medias y las clases populares del país para enterarse de lo que estaba sucediendo, mientras que los periódicos se consolidaron como el medio de análisis, en el que los políticos e intelectuales opinaban y debatían los hechos ya acaecidos. En la actualidad, este fenómeno continúa, aunque ello no implica que análisis e información sean condiciones exclusivas de uno u otro medio.

La libertad de expresión

Junto con la radio también aparecieron las primeras leyes y decretos que buscaban limitar la libre expresión durante el siglo XX; sin embargo, ésta siempre ha estado amparada por la Constitución Nacional, en la que, que desde siempre, se ha apoyado la libertad de prensa, siempre y cuando ésta (la prensa) actúe bajo ciertos parámetros de responsabilidad social y de ética que ha de mantener a toda costa. Aún así, lo anterior no implica que no hayan habido momentos y circunstancias en los que la libertad de prensa haya sido coartada. Un ejemplo concreto de ello es el que se dio durante el gobierno de Gustavo Rojas Pinilla, en el que algunos periódicos fueron obligados a cerrar por su resuelta oposición al Gobiertno, así como por sus repetidas negativas a hacer rectificación alguna.

Sin embargo, fue el gobierno de Rojas Pinilla el que hizo llegar la televisión al país en 1954, lo que no deja de resultar un tanto paradójico, si se tiene en cuenta que la televisión es el medio que ha posibilitado mayores cambios sociales en el país, así como el que contribuyó a un mayor y más eficaz ejercicio de la libertad de prensa. Con la televisión se comenzó a definir el imperio de la imagen como medio de expresión y compresión irrefutable de la realidad (ello en apariencia, obviamente, pero es que, frente a los ojos del gran público, la televisión parecía estar imbuida de una cierta naturaleza “mágica” que potenciaba infinitamente cualquier discurso o mensaje). Ante esta nueva tecnología, medios como la prensa y la radio procuraron fortalecer las ventajas que desde antaño los habían caracterizado, de tal manera que pudieran competir con la “caja mágica”. Así, la prensa logró seguir siendo la preferida por las clases dominantes (tanto política y económicamente como las élites culturales), aun cuando su lectura entre las demás capas de la sociedad comenzaba a crecer progresivamente. La radio, por su parte, continuó siendo escuchada por aquéllos que no tenían acceso a otro medio por razones económicas o de ubicación geográfica.

La historia del periodismo en Colombia es la historia de los ires y venires de la política, la economía y la cultura. A través de ella se pueden comprender mucho más fácilmente varios de los procesos históricos nacionales e internacionales. Cuando se escruta con cuidado la historia de la prensa escrita, se tienen varias de las perspectivas que constituyen la opinión pública actual.

Los medios colombianos a comienzos del siglo XXI

Actualmente, el periodismo hace uso de los medios de los que se ha hablado hasta ahora, pero también de los medios electrónicos que aparecieron a finales del siglo XX. El uso de nuevos medios ha transformado y consolidado nuevas formas de hacer periodismo, pues tanto la prensa como la televisión y la radio comenzaron a servirse de las nuevas herramientas para transmitir la información de diversas maneras. El periodismo colombiano de comienzos del siglo XXI ha comenzado un diálogo directo con los usuarios por medio de nuevos formatos, como los reporteros barriales, los blogs de opinión o los especiales audiovisuales. El ejercicio del periodismo a través de Internet, con las redes sociales y las nuevas plataformas de información, se ha convertido en un asunto de carácter global. Esto ha generado una impresión particular sobre las nuevas posibilidades de transmisión de la información y su influencia sobre los problemas de la sociedad. Sin embargo, el reto lo tienen los usuarios, que se enfrentan ahora a una gran revolución de las formas de relacionarse con los emisores (medios).

El periodismo colombiano, en la actualidad, es dueño de un inmenso poder. Éste, cuando ha sido manejado con ética, responsabilidad y objetividad, ha tenido repercusiones positivas en la sociedad y en el devenir del país. Sin embargo, cuando este poder de influencia del periodismo se ha dejado manipular por intereses coyunturales de tipo político o económico, ha tenido gran responsabilidad en la prolongación o en el empeoramiento de las crisis sucesivas que han dibujado la historia contemporánea de Colombia.

Fuente: BIBLIOTECA DEL BANCO DE LA REPÚBLICA

02/09/2017
resized_CensuraAntonioNarino

Origenes de “aquello que más tarde llamaron periodismo”

El periodismo como tal nace en Roma cuando se iniciaron los comentarios anuales históricos y actas, según Mott, F. (1988); un ejemplo de una de las […]
02/09/2017
250

Un hombre y dos jóvenes desaparecen sin dejar rastros

Se solicita con sumar urgencia averiguar el actual paradero de ASDRUBAL DIAZ CASTRO de 45 años. El mismo se comunicó por última vez con sus familiares […]
02/08/2017
20070402-MoraMora1952

“El Fortín de Libaré”, un recuerdo imposible de olvidar

Más conocido como el “Fortín de Libaré”, el estadio Mora Mora de la “Querendona, trasnochadora y morena”, se encuentra ubicado en el sector del Barrio Kennedy […]
02/05/2017
resized_becc1f0543

Respirar bien puede curar hasta los males de amor

“¿Cuándo fue la última vez que respiraste adecuadamente?”, me preguntó el terapeuta. Se llamaba Allan. A los 30 minutos de que iniciara mi primera consulta, todavía […]