resized_carlos_castano

En Montecasino, la casa de 31.000 metros cuadrados y avaluada en 35 millones de dólares que compraron a mediados de los 80 los hermanos Fidel y Carlos Castaño,  hubo muchas fiestas pero ninguna como la que tuvo lugar el 26 de abril de 1990. Ese día cerca de doscientas personas desocuparon un número incalculable de botellas de whisky  servidos en una vajilla perteneciente a la Dinastía Ming, se comieron seis novillas y amanecieron al lado de la piscina, con la cara blanca y los ojos reventados. Celebraban la misión cumplida por Gerardo Gutierrez Uribe, alias Jerry, de acabar con la vida del candidato presidencial y carismático lider del M-19 Carlos Pizarro Leon Gomez. El sicario, entrenado personalmente por  Carlos Castaño, le  había desocupado el cargador de su  Ingram a Pizarro en un avión de Avianca que llevaba ocho minutos en vuelo, ocasionándole la muerte instantánea. La celebración tenia un motivo adicional; el agente del Das designado para proteger  al candidato, Jaime Ernesto Gómez Muñoz, se había encargado de dispararle a quema ropa, a pesar de estar desarmado y pidiendo que no lo mataran, al sicario, con lo cual Castaño consideraba que se trataba de un crimen perfecto sin huella ni testigos.

Jerry era uno de los suisos (suicidas) reclutados por Castaño. Durante un mes lo hospedó en su mansión de Montecasino, en el barrio el Poblado de Medellin.  Habia adecuado la amplia cancha de fútbol para practicar tiro al blanco. A medida que le fue afinando la puntería lo llenaba de odio contra Pizarro: matarlo era algo heroico que salvaría a Colombia de convertirse en una dictadura comunista como la que tenía en Cuba. Mientras lo adoctrinaba le hacía promesas imposibles de cumplir como que pasaría muy poco tiempo en la cárcel y al salir todavía sería un hombre joven que podría disfrutar de lujos como el que presenciaba en la mansión de los Castaño en el Poblado. Él estaría allí para ayudarlo. Todo a sabiendas de que Jerry no saldría vivo de la Operación Pizarro, porque en simultánea, y gracias a la estrecha relación tejida con el DAS, -que la Fiscalía empieza a descubrir 27 años después- el escolta Gómez Muñoz tenía la orden de asesinarlo.

Baño de la mansión Montecasino

Cuadros de Dalí, Miró, Velásquez y Botero, comprados por Fidel Castaño en las subastas más importantes de Europa, adornaban las imponentes paredes de una casa que pretendía, por el delirio de sus dueños, ser una réplica del Palacio de Nariño. La tina de cada uno de los doce baños con los que contaba la mansión eran ostras bañada de oro que simulaban El nacimiento de Venus de Boticelli. Según John Jairo Velásquez Vasquez, alias Popeye, la cava de vinos escondida en el sótano valía tres veces la casa.

El lujo sólo escondía el horror que se desarrolló durante diez años en la masión desde donde se dieron las órdenes macrabas que cambiaron para siempre la historia del país.

En los espaciosos jardines cubiertos de árboles el mercenario israelí Yahír Klein entrenó a las primeras Autodefensas de Colombia y se organizó el exterminio de 5000 mil miembros de la UP. De allí saldrían los sicarios que mataron a los líderes de izquierda José Antequera y Bernardo Jaramillo. Poco tiempo después, en junio de 1992, organizarían, junto al Cartel de Cali, en su comedor de mármol, el grupo los PEPES que combatiría y acabaría con Pablo Escobar, quien también era vecino del sector. Según Popeye desde ese lugar salió la orden de 70 mil asesinatos.

Una vez Carlos Castaño consideró que Jerry estaba listo, viajaron a Bogotá. Se quedaron cuatro días en un hotel en donde el líder paramilitar le fue recalcando todos los credos anticomunistas. El miércoles 25 de abril de 1990 en la noche, Castaño se embarcó de regreso a Medellín. Gutierrez Uribe, un día después, se subió en el HK 1400 de Avianca. Ocho minutos después del despegue se levantó al baño. Una vez salió de allí venía con la Ingram en la mano y disparó sobre Pizarro. Dos minutos después sicario y candidato presidencial estaba muertos. A esa hora, en un radio Sony, Carlos Castaño, sentado en el jardín de su casa en Montecasino, escuchó la noticia. Alborozado empezó a llamar a los invitados para la celebración esa noche a la que asistió Popeye, el unico sobreviviente de esa reunión junto con el Arete.

Carlos Pizarro

Durante mucho tiempo la versión oficial de la justicia colombiana señalaba a los Castaño como los únicos perpetradores del asesinato. La presión de Maria Jose Pizarro, la hija del comandante del M-19 que firmó la paz con el gobierno de Virgilio Barco, obligó a que la Fiscalia tuviera que reabrir el expediente. Los hallazgos empiezan a ver la luz: el primer detenido fue el agente del DAS Jaime Ernesto Gómez Muñoz quien deberá contar del matrimonio mortal entre Carlos Castaño y su maquina del crimen con la Agencia de inteligencia del Estado que se ocupaba no de proteger a los dirigentes sino de informar para facilitar los asesinatos.

Fuente: LAS 2 ORILLAS

03/11/2017
resized_carlos_castano

Así festejaron los paramilitares el asesinato de Carlos Pizarro

En Montecasino, la casa de 31.000 metros cuadrados y avaluada en 35 millones de dólares que compraron a mediados de los 80 los hermanos Fidel y […]
03/10/2017
250

Tres reportados desaparecidos de Santa Rosa, uno de Manizalez y el restante, del Valle

  Se solicita con suma urgencia la valiosa colaboración de la ciudadanía para hallar el paradero de las siguientes personas mencionadas a continuación: JORGE IVAN SALAZAR […]
03/10/2017
resized_resized_resized_E

Los “amores descartables” de Pablo Emilio Escobar Gaviria

Decían que Pablo Escobar era el marido más tierno, bueno y considerado que una mujer podría tener. En cada cumpleaños de Tata, su esposa, el capo […]
03/08/2017
resized_resized_POPOPOPO

A más de dos años de su desaparición, CTI sigue buscando joven de 15 años

Se solicita con suma urgencia averiguar el paradero de VALENTINA VALENCIA PEÑA, de 15 años de edad. Permanece ausente desde que salió de su domicilio el día 17 […]