20070402-MoraMora1952

Más conocido como el “Fortín de Libaré”, el estadio Mora Mora de la “Querendona, trasnochadora y morena”, se encuentra ubicado en el sector del Barrio Kennedy y cuenta con una capacidad para 10.000 personas.

Como su remoquete lo indica, el Alberto Mora Mora fue durante mucho tiempo el fortín del Deportivo Pereira. Su parcial, especialmente los ya entrados en años, recuerda con mucha nostalgia las goleadas memorables que en ése sagrado césped protagonizó el “Grande matecaña”. Sobresalen el nueve a cero que en 1951 se le propinó al ya extino Huracán y un seis cero con el que en 1962 se atendió al Atlético Nacional.

Pero no todos fueron gozosos en el “Fortín”. Corre con fuerza un rumor según el cual la culpa de las malas campañas del onceno pereirano proviene de una suerte de maldición consecuencia de la derrota que sufriera el equipo en el primer partido que disputó en este estadio apenas un mes después de su fundadación. Todo ocurrió cuando el recién nacido Deportivo Pereira, fruto de la unión del Deportivo Otún (el equipo de los ricos en ése entonces, nacido en 1935) y Vidriocol (el equipo de los que no lo eran tanto, nacido en 1940), recibió el 12 de Marzo de 1944 en esta cancha al Guadalajara de Buga. Un seis a cinco a favor de los bugueños dio a luz al supuesto malefecio.


Una vista de la inauguración del Mora Mora encabezada por las señoras elegantes de la ciudad.

Después de éste partido, el Deportivo Pereira se demoró cuatro meses para volver a jugar allí. En su regreso, y de la mano del dominicano John López como técnico y jugador, un 2 de Julio el Pereira goleó en el Libaré al Sporting de Tuluá 5-1. En este primer año disputó 12 partidos en esta cancha.

Pareciera que el Mora Mora se resistiera después a sobrellevar ese karma de mala suerte que trajo el primer partido, pues fue también testigo por esos días de un triunfo de talla internacional cuando en 1946 derrotó tres a uno al Sucre peruano que venía invicto en su travesía futbolística por Colombia sin haber recibido ni un sólo gol en contra. La valla del Sucre fue inaugurada por Gabriel Cardona (fallecido recientemente) de una manera humillante: el balón le pasó al arquero por entre las piernas. En el mismo gramado, cinco años más tarde el once local aplastó al campeón peruano Sport Boys por cinco goles a uno. El equipo peruano era el del legendario rodillo negro con Barbadillo y Valeriano López.

Otra capítulo que parece ir en contravía de la citada maldición ocurrió el 23 de julio de 1953 cuando el Pereira enfrentó al Millonarios de D’Stéfano, Pedernera, Cozzi y Mosquera. En los primeros 16 minutos el local se puso arriba tres a cero. Los doce mil aficionados, según registra la prensa de la época, gritaron a todo pulmón los goles de Saulo Flórez (10’) y Casimiro Avalos (13’ y 16’). Pero el visitante reaccionó con goles de D’Stéfano (18’) y Latuada (28’); y en el segundo tiempo empató con gol de Mosquera (65´). A diez minutos del final, Millonarios se puso en ventaja con gol de Pedernera, pero fue pasajera esta dicha pues el Pereira empató 4-4 a cinco del pitazo, por intermedio de Carmelo Enrique Colombo. A juzgar por el talante del rival y los resultados que venía cosechando en las diferentes plazas del país, todo un triunfo para los del Otún.

Al lleno completo en Libaré y al vibrante partido debemos sumarle una anécdota a cargo de Casimiro Avalos. El goleador estaba hospitalizado por una dolencia y se voló de la Clínica para ir a jugar: hizo dos goles y acabado el partido lo tuvieron que volver a internar. Lo transportaron en una volqueta.

Algugunas décadas más tarde, en 1966, el Mora Mora fue el escenario de la vez que que más cerca estuvo el Pereira de dar su primera vuelta olímpica. Ese año el equipo terminó tercero con 61 puntos, por debajo de Santa Fe que se coronó campeón con 64 y Medellín, subcampeón con 63. En la recta final se atravesaron los fantasmas del pasado y el Once Caldas lo derrotó 2 a 1 jugando, cómo no, en el mismísimo Mora Mora. Al año siguiente, 1967, el Atlético Nacional, colero del torneo, le aplicó la misma medicina y un mortal tres a cero en contra dejó al “Matecaña” con la pintura comprada para adornar el escudo de la institución con la todavía anhelada primera estrella.

Más recientemente, y cuando el Hernán Ramírez Villegas era ya la casa del “Grande matecaña”, en más de una oportunidad el Mora Mora debido oficiar como hogar sustituto del equipo matecaña. Por ejemplo, en Mayo de 2001 cuando los arreglos que se le estaban haciendo al Ramírez Villegas con motivo de la Copa América obligaron al Pereira a disputar algunos partidos en su antiguo hogar. En su regreso al viejo escenario venció al Real Cartagena 2 – 0. Se cuenta también una derrota uno a cero contra Millonarios con soberbio gol de chilena de Carlos Castro.

Un año después, en el 2002, el “Fortín” le sirvió como cancha de entrenamiento al Tuluá debió recurrir al Hernán Ramírez como sede para sus juegos de Copa Libertadores . Dicen también las malas lenguas que algo de culpa tuvo en la eliminación del equipo corazón del Valle su paso previo por el malquerido Mora Mora.

En los anales del Fortín encontramos que en junio de 2005 se le invirtieron $53.000.000 por parte de la alcaldía Municipal para su adecuación con motivo de los Juegos Bolivarianos que por esos días se disputaron en la Perla del Otún y alrededores. En Septiembre de 2006 se iniciaron las obras de pintura en las estructuras y se cambió el techo de la gradería occidental. Esto le dio un nuevo aire a un escenario que se resiste a correr la misma suerte de su vecino, el hoy malogrado San José de Armenia. Para mantenerse activo, la Corporación Centenario de Pereira le ha encomendado ser sede de partidos de primera C, torneos infantiles, entrenamientos de equipos profesionales y, cada año, del partido del glorioso equipo de Sábados felices contra un combinado de rodillones locales.

Fuente: BESTIARIO DEL BALÓN

02/08/2017

“El Fortín de Libaré”, un recuerdo imposible de olvidar

Más conocido como el “Fortín de Libaré”, el estadio Mora Mora de la “Querendona, trasnochadora y morena”, se encuentra ubicado en el sector del Barrio Kennedy […]
02/05/2017

Respirar bien puede curar hasta los males de amor

“¿Cuándo fue la última vez que respiraste adecuadamente?”, me preguntó el terapeuta. Se llamaba Allan. A los 30 minutos de que iniciara mi primera consulta, todavía […]
02/05/2017

El amargo legado de las “CONVIVIR” y los “aportes” de sus “asociados”

La Fiscalía determinó que los empresarios que financiaron paramilitares o guerrillas podrían ser investigados por crímenes de lesa humanidad. “Una cosa es cierta (…) y es […]
02/03/2017

Evocan la figura del asesinado dirigente, Gildardo Castaño Orozco

La Union Patriótica, la Juventud Comunista (JUCO) y el Partido Comunista Colombiano (PCC) Zonal Risaralda, invitan a la comunidad al recordatario del ex concejal, sindicalista y […]