resized_resized_resized_resized_iuiuiui

Rojas fue un gobernante que, talvez por esa condición propia de las dictaduras, hizo obras materiales significativas. Que se sepa, la construcción del aeropuerto Eldorado, con una pista única aún existente; la socorrida autopista Bogotá-Medellín y la traída a Colombia de la televisión, asesorado en ello por Fernando Gómez Agudelo, también ya fallecido.

Entiendo que en tan ominosa acción fue azuzado por dos de sus principales ministros: Lucio Pabón Núñez, de Gobierno, y Evaristo Sourdís, de Relaciones Exteriores. Y que el único integrante de su gabinete que discrepó de este execrable atentado perpetrado contra la libertad de prensa fue Cástor Jaramillo Arrubla. Rojas, pues, a mi juicio, se cayó esencialmente por incurrir en semejante estupidez. Fue cuando a la sazón aparecieron Intermedio , en sustitución de EL TIEMPO, y El Independiente , en reemplazo de El Espectador .

De manera que por esas ingratas razones tan válidamente cercanas a mis afectos, y otras más, si el 19 de abril de 1970 hubiera tenido edad para votar, de seguro no lo habría hecho por Rojas Pinilla, sino probablemente por Belisario Betancur, candidato disidente del llamado Frente de Transformación Nacional (F.N.).

Pero una cosa fue lo que pasó en Colombia entre 1954 y 1957, y muy otra lo que vino a ocurrir prácticamente 15 años después. En efecto, hace 25 años el General se lanzó a la presidencia, una vez recuperados sus derechos ciudadanos, y todo hace pensar que, en razón del temor por sus antecedentes políticos, le birlaron dichas elecciones, que al parecer ganó. Lo tumbaron . O, para decirlo más francamente, se las robaron… Y en virtud de esa situación, resultó triunfante, y a la postre Presidente, el candidato Misael Pastrana Borrero, a nombre del F.N.

Eso, al menos, es lo que han sostenido siempre los familiares de Rojas, y que hoy reclama con vehemencia uno de sus nietos, el senador Samuel Moreno Rojas, a propósito de cumplirse ahora 20 años de la muerte de su abuelo, y del hecho de que este año se conmemoran 25 años del famoso 19 de abril.

Ellos, desde luego, son digámoslo así parte legítimamente interesada. Pero lo sorprendente es que la opinión en general quiera por fín que se esclarezca la verdad de esta extensa sombra de duda. De otra forma no se entendería por qué la revista Semana le dedica en su última edición artículo de fondo al espinoso tema, que sistemáticamente se ha tratado de tapar y de echarle tierra, tal vez dirán algunos porque el reloj de la historia ya no se puede devolver.

Efectivamente, la mencionada publicación incluye un sesudo y frío análisis de lo que pasó aquella noche, y además reproduce cifras aterradoras y hasta hoy posiblemente desconocidas sobre los casos sucedidos en los departamentos de Nariño y Sucre, según las cuales en los primeros boletines de Registraduría Rojas aparecía ganando por amplio margen al igual que en el Chocó, y en los subsiguientes no solo Pastrana comienza a superarlo (lo que podría aceptarse como algo lícito, si no fuera porque los márgenes de su ventaja resultan descomunalmente sospechosos), sino peor: Rojas desciende en sus votaciones, en vez de mantenerse o de aumentarlas. Habráse visto semejante aberración? Son varias las conclusiones que pueden deducirse del aludido informe. En primer término, que hay y de bulto suficientes indicios de irregularidades que ameritarían que por fín se adelantara una investigación histórica seria. Segundo, que las versiones sobre fraude apuntan hacia que dichas irregularidades se dieron a nivel regional y municipal en tres o cuatro departamentos ( suficientes eso sí según la revista para alterar el resultado final ), y no desde el Gobierno central. La investigación de Semana prácticamente exonera de cualquier censurable responsabilidad al jefe de Estado y a su entonces ministro de Gobierno ( aun los detractores de Carlos Lleras reconocen que éste no las hubiera cohonestado ni tolerado , señala Mauricio Vargas refiriéndose a las alteraciones ilegales que hubo en los citados departamentos). En cuanto a la conducta de Carlos Augusto Noriega, tenía a su cargo el orden público y era obvio que debía tomar medidas para evitar que éste se tornara incontrolable. Existen por ventura otros protagonistas de este acontecimiento como los registradores de la época, determinados periodistas muy actuantes (por ejemplo, Martha Montoya), al igual que testigos de la prestancia del entonces Canciller Alfonso López Michelsen, cuyo relato histórico no solo se desconoce pienso yo sino que sería invaluable.

Para encender esta antorcha en busca de la verdad, se anuncia una demanda formal ante el Consejo de Estado, bajo el convincente argumento de que, inclusive 25 años después, este posible fraude no puede haber prescrito, justamente porque las inmoralidades nunca tienen término de prescripción. Ojalá el anunciado pleito se emprenda con toda la rigurosidad del caso sin revanchismos ni pendencieras animosidades para esclarecer de una vez por todas si Misael Pastrana Borrero llegó a la presidencia como correspondía, legal y moralmente, o no. De lo contrario habría que pedirle respetuosamente que renunciara a su investidura de ex presidente. Así su hijo Andrés perdería su inefable condición de delfín que muchos rechazan, y talvez en ese caso podría algún día asumir el poder por vías tan legítimas y contundentes como lo obtuvieron los antecesores y sucesores de su padre, por libre decisión popular.

Fuente: DIARIO EL TIEMPO

04/19/2017

Cuando burlarse del pueblo, “parió” una guerrilla que empezaba con “M”

Rojas fue un gobernante que, talvez por esa condición propia de las dictaduras, hizo obras materiales significativas. Que se sepa, la construcción del aeropuerto Eldorado, con […]
04/19/2017

Siguen buscando a víctima de accidente de tránsito

Se solicita con suma urgencia hallar el actual paradero de LUIS ARTURO BUENO GAÑAN  de 53 años de edad, quien partió de su residencia ubicada en el […]
04/18/2017

Otras dos adolescentes perdidas en Dosquebradas y Pereira

  Se solicita con suma urgencia ubicar el paradero de MARIA ISABEL ACEVEDO de 13 años de edad, quien fue vista por última vez el día 17 […]
04/17/2017

Otra de “tantas historias” acerca de cómo se de mpobreció y arruinó el campo

Fabio Andrés Olarte asegura que ‘Enrique Peñalosa Camargo es uno de los peores ministros de Agricultura que ha conocido Colombia’. A las 11:30 de la mañana […]