SAM_4587

Mediante un comunicado dado a conocer por el Comité de Trabajo Social y Político "Orlando Fals Borda" de Risaralda, integrante del Polo Democrático Alternativo, se difundió un artículo publicado en un importante medio nacional de la autoría de Yolanda Ruíz, a través del cual ésta corriente interna dio a conocer sus puntos de vista acerca de la matanza de soldados por parte de las FARC.

El mismo se reproduce textualmente a continuación:

"No creo en ojo por ojo ni en muerto por muerto. Me duelen los militares acribillados de manera brutal y he llorado escuchando a sus madres y a sus viudas y me he quedado sin palabras ante un micrófono, sin saber qué decir para paliar el dolor sin encender más violencia. Me inundó la rabia, se me escapó el sueño, me indigné, me deprimí.

Y eso mismo me ocurrió con las madres de Soacha, mujeres que enterraron a sus hijos muertos como falsos positivos en combates que nunca existieron. Me pregunto si hay diferencia entre unas madres y otras y me pregunto también quiénes serán las madres que hoy lloran a dos guerrilleros muertos el fin de semana. No lo sabemos porque esos muertos ni derecho a nombre tienen. Me pregunto qué diferencia a esas madres y ya me darán explicaciones sobre legalidad e ilegalidad, instituciones y terrorismo, porque siempre hay discurso, pero yo las veo a todas como madres “huérfanas” de hijos y, como también soy madre, sé que nada, absolutamente nada, justifica la muerte de un hijo. No hay bandera, ni idea, ni heroísmo que justifique perder la vida de uno de estos muchachos, ni el dolor de tantas madres.

Los muertos de esta guerra son en su mayoría jóvenes, casi niños, reclutados muchos de ellos de manera ilegal por el fusil o de manera legal por la pobreza. Son carne de cañón de una guerra sin sentido que se alimenta sola porque ante cada ataque se incuba más rabia, más dolor, más deseo de venganza.

Y estamos en una trampa absurda por la incapacidad de quienes deben acabar este conflicto: de un lado la estupidez de una guerrilla que no ha entendido que esta es (¿o era?) la última oportunidad que daba un país agotado de la guerra; una guerrilla que no ha descubierto que en sí misma es un enorme error histórico porque desde hace lustros debió dejar de existir. ¿Nadie les habrá contado a las Farc que en medio continente la izquierda llegó al poder por la vía de las urnas? Y del otro lado un gobierno que no ha sabido contarle a Colombia lo que está en juego en el proceso de paz, ni ha podido liderar al país hacia la reconciliación. La paz no se logra en La Habana, esa paz es de Colombia; a ella se llega con respaldo de la gente o sólo se sembrará una nueva violencia. Y entre Gobierno y guerrilla, sentados en una negociación que se extiende de manera peligrosa, suena el grito de una derecha que hace política con los muertos, que no ha entendido tampoco que no se pudo exterminar a la guerrilla a punta de bala y que no hay salida distinta a la que han tenido la mayoría de guerras en el mundo:

terminar en una mesa con una dosis de justicia transicional (sí, una dosis de impunidad).

Hoy queremos vengar la muerte de los muchachos del Cauca y es posible que para hacerlo enterremos a cientos más de lado y lado. ¿Los muertos de mañana nos devolverán a los de hoy?

Justicia, reparación, verdad y todo lo demás, por supuesto, pero la salida a la guerra no puede ser más guerra. Es lo que hemos ensayado 60 años y no nos ha funcionado. Alguien tiene que parar la venganza.

Es el clamor que se escucha desde la Colombia sumida en la guerra cada vez que nos callamos los que hablamos cómodamente desde las grandes ciudades. Los que ponen los muertos no quieren más guerra, los que se lucran de ellos para hacer política o para hacer negocios, debaten si es bueno bombardear o no. Que me perdonen pero no aplaudo ningún muerto. Me duele el dolor de todas las viudas y el de todas las madres. No enterremos ni un hijo más".

La corrupción y la pobreza

Deben seguir los para lograr la PAZ y no seguir en la pas, pas, pas, pas rastastassss.

Estos tienen que ser los verdaderos diálogos de paz. Para ser sinceros, los diálogos con la guerrilla deberían acabar o por lo menos suspenderse cuanto antes. Necesitamos comenzar de inmediato otros diálogos mucho más importantes. Los diálogos de paz con dos entidades macabras que han puesto una cuota significativa de muertos y tragedias del día a día y que no dan tregua, por que no conocen de ceses al fuego. Dos empresas criminales que trabajan juntas aunque una es la creación de la otra Es necesario que pronto comencemos diálogos de paz con la corrupción y la pobreza. Esta ultima el resultado innegable de la primera. Culpable de la muerte por desnutrición de niños y adultos. (Tengamos en cuenta que morir de desnutrición no es màs que la forma disimulada para decir que murió de hambre).

La miseria es culpable de la desesperación que conduce al suicidio, aveces colectivo, de personas que andan sin empleo, con muchas deudas y necesidades, caminando calles desoladas, tocando puertas que se cierran, en busca de una solución antes de que el agua llegue al cuello. La pobreza en Colombia sigue generando hechos violentos de jóvenes alimentados de la desesperanza al futuro y el odio al presente, que ven en el sicariato, venta de drogas y atracos de toda clase, un camino fácil de ingresos para salir adelante sin tener que estudiar. La pobreza, muchas veces extrema es también culpable de la mala educación y muchas veces la nula educación, en la que no tiene cabida el pobre, llámese colegio o universidad. Por la pobreza tenemos derecho a que nos apliquen la eutanasia del mal servicio médico en las EPS y el Sisben. Por la pobreza que nos asesina y contra la que tenemos la guerra perdida de antemano, ya no hay tiempo de estar en familia pues son doce horas diarias de trabajo y ahorrar para cuando se acabe el contrato. Gracias a ella no hay fines de semana pagados ni menos horas extras para gastos extras. Por la guerra contra la pobreza compramos casa a crédito vitalicio con probabilidad de embargo. Por la pobreza estamos reportados en las centrales de riesgo y no podremos conocer la inmensidad del mar en las más pobres de las vacaciones. Es la asesina pobreza la culpable de que los niños sean criados por niñeras, descuidadas algunas, en hogares infantiles sin presupuesto, creciendo al lado de hermanitos prestados. Por la guerra a muerte contra la pobreza nos cortan los servicios públicos y no podemos estrenar ropa a menos que nos

metamos en un préstamo gota a gota. Es ella y nada más que ella la asesina de indigentes que mueren drogados en cualquier andén, con la nariz pegada a un envase se sacol. Aunque también lo mata a bala o a puñal por cualquier anónimo de su misma especie. Ya no más desplazamiento por la pobreza extrema, violenta, asesina y despiadada. Ya no más emigrar a las grandes urbes para morirnos de soledad día a día lejos de los nuestros, solo por unos cuantos pesos de más. Ya no queremos irnos para otro país a lavar platos, cargar maletas o estregar pisos, viendo crecer a los niños por mesenger y asistiendo a entierros virtuales. Tenemos que sentarnos cuanto antes en la mesa a negociar con la pobreza y con quienes la alimentan desde que este país era gobernado por indígenas.

No pueden seguir las muertes por hambre ni ninguna otra razòn que origine la pobreza. Tenemos que hablar con los creadores y patrocinadores de la pobreza, al igual que lo haremos con ella. Los mismos que patrocinan y crearon a las FARC, al ELN, a las AUC, a los narcotraficantes y a los demás carteles que van desde el del contrabando hasta el cartel de la guayaba verde, pasando por el de las pensiones que quizás ya no vayamos a tener: Los corruptos. Pero no solo quienes están en el gobierno corrupto se deben sentar en la mesa de negociación como creadores y mecenas de la pobreza. También tenemos que citar a empresarios grandes y pequeños de toda especie, junto con ciudadanos del común que no se quedan por fuera. Es necesario que paremos esta matanza del día a día gracias a la pobreza y a la corrupción pandemica que nos agobia. Pongamosle fin a este ahogamiento insoportable y perturbados que tiene el presente. Ya no queremos màs ver como los padres entierran a sus hijos gracias a la pobreza. Ya no queremos seguir devorandonos entre todos como depredadores, como caníbales. Solo queremos que la corrupción patrocinadora del grupo insurgente de la pobreza, firme un acuerdo donde nos permita a todos tener una esperanza, una oportunidad de una vida mejor y digna. Solo una si es mucho pedir. Tenemos que perdonarnos con la corrupción que tanto daño nos hizo con su perro guardián la pobreza. Prometernos no hacernos más mal y que ese perdón nos traiga un país donde uno tenga derecho a morir de viejo y dignamente en una cama rodeado de las personas que tanto amo. Es lo menos que deben dejar esos diálogos. "Utopía de un Lunes Azul".

Fuente: PRENSA COMITE DE BASE "ORLANDO FALS BORDA"

04/23/2015
SAM_4587

Comité “Fals Borda” se manifestó a raíz de la muerte de militares

Mediante un comunicado dado a conocer por el Comité de Trabajo Social y Político "Orlando Fals Borda" de Risaralda, integrante del Polo Democrático Alternativo, se difundió […]
04/23/2015
rp_Juan-Pablo-Gallo-copia.jpg

Con propuestas sí habrá empleo

El candidato a la alcaldía de la capital risaraldense, Juan Pablo Gallo Maya, dentro de sus planteamientos enfocados a buscarle solución al desempleo, precisa que para […]
04/23/2015
GOBERNACION DE RISARALDA

El descuento era ilegal

  La oficina jurídica de la Gobernación de Risaralda apeló el fallo del Juzgado Tercero Administrativo del Circuito de Pereira, mediante el cual declara patrimonialmente responsable […]
04/21/2015
luis enrique arango

Arango invitó a los empresarios

Mediante un comunicado emitido por su equipo de prensa, el candidato inpependiente a la Alcaldía de Pereira por el movimiento cívico "Pereira Firme", Luis Enrique Arango […]