IMAGEN-16385089-2

Mientras el gobierno Santos por momentos parece sabotearse en su intención de alcanzar la paz, las “aves negras” contra el proceso de paz parecen adquirir más fuerza que nunca y a cada desinteligencia, demora, pretenden obtener rédito a través de la tergiversación alevosa de los hechos, en la búsqueda de poner a la opinión pública en contra.

Del otro lado, acciones como la venta de ISAGEN, patrimonio legítimo de los hijos del país, o medidas polémicas del estilo de la campaña para el ahorro de energía, hacen preguntar a un alto porcentaje de la ciudadanía si en realidad hay una intención verdadera en la búsqueda de la ansiada pacificación nacional, cuando la promoción de ese bienestar general debe estar también promovido a través de justicia social aceptable desde el orden interno.

¿Cómo se sirve la paz?

Se sobreentiende a su vez, que las políticas neoliberales corporativas de Juan Manuel Santos no pretenden acabar con la guerra civil por cuestiones caritativas. Como la abolición de la esclavitud, llegada cuando los grandes propietarios comprendieron la necesidad de liberar a los hombres para prescindir de los costos de su mantención y hacerlos asalariados, con el propósito de darles una suma monetaria insuficiente a sus genuinas necesidades, las medidas del gobierno responden a los sectores que lo componen o representan.

En dicho orden económico donde el modelo prioritario es agro exportador, de venta de bienes o servicios, resulta imperioso no sólo construir sino despejar los caminos de la Patria, permitiendo el flujo permanente de mercaderías las cuales de otra forma tendrían inconvenientes para circular, requiriéndose por supuesto en este nuevo esquema la posibilidad del establecimiento de multinacionales, consorcios de explotación, industriales, directivos, en plenas facultades de usufructuar sin ningún inconveniente.

Aunque el liberalismo clásico del escocés, Adam Smith, aconseja revertir la natural tendencia del capital hacia el lucro sirviendo a la sociedad toda -para el Gobierno quizás esto se traduzca en la firma de la paz definitiva- fuera de la discusión quedan los daños a la ecología, la destrucción del medioambiente, como en el caso de las mineras; la inequidad, el desempleo, la exclusión, la posibilidad de asegurarle a mayorías colombianas el derecho a la prosperidad material por medio del trabajo, el único medio posible de generar al menos la riqueza que consumen.

Detractores del bien común

Esta situación la conocen quienes se oponen al proceso de paz, a la firma del acuerdo definitivo.

Su ferviente oposición, así como la permanente campaña de descrédito hacia todo cuanto guarde relación con no volver a disparar un solo tiro, evitando más muertes de colombianos, se edifica sobre la disputa por el poder, contrariamente al sostenimiento de convicciones diferenciadas.

Los sectores contradictores, dueños aún de una considerable influencia económica, carecen de proyecto político alternativo como por ejemplo puede ser en el caso de la izquierda, la cual plantea rotundas transformaciones estructurales de múltiples aspectos de la vida humana.

El deterioro de la situación económica, la percepción cierta de actos de corrupción acaecidos en el seno del gobierno, el odio, el ansia revanchista de los desalojados del poder, quienes además se sienten “traicionados”, la complicidad mediática, la campaña permanente sobre la presunción el error eventual, las presuntas “concesiones” del gobierno a la insurgencia y la incapacidad para dar respuesta a convicciones de carácter negativo que se hacen extensivas sobre la población, son la plataforma circunstancial perfecta para ocultar una alarmante falta de proyecto de país.

Temores bien fundados

A decir verdad, detrás del reiterativo discurso de un “deterior del orden público” que desconoce otros orígenes ajenos a los del accionar del propio Estado Colombiano y de las graves fallas desde su constitución como tal, aunque de talante neoliberal, el actual modelo sustenta su “locomotora” de desarrollo en distintos actores.

Al cabo que la administración santista se funda sobre la supuesta asociación beneficiosa entre el gobierno y las mega corporaciones, los antiguos actores, más vinculados a la economía informal, es decir una fracción indeterminada de terratenientes, gamonales e industriales locales, entre otros, con la implementación de las “nuevas políticas” se sintieron por primera vez excluidos de los beneficios otorgados de forma tácita por los anteriores gobiernos.

Dentro del esquema de democracia capitalista de mercado “a la colombiana”, en toda la extensión de la frase, Santos pretende un modelo de modernización que determina una clase de perdedores no dispuestos a darse por vencidos. En cierta forma, también a su manera, el oficialismo pretende dar al menos en apariencia un cambio a la imagen del país, intentando despegar el concepto de montaje de la economía del monocultivo del café, pero en especial de la producción de drogas y del tráfico de armas, bastiones irremplazables sobre los cuales se sostienen sectores marginales ligados al esquema anterior al actual.

Más a lo lejos, al recelo de esta enconada oposición hacia la vigencia efectiva de libertades hasta el momento nominales y a la flexibilización de ciertos cambios de índole política en comparación con el de pasados regímenes, caben destacar su escepticismo frente a la figura de un Estado sin la justificación adecuada para destinar más del sesenta por ciento del presupuesto al ámbito de la defensa, el reclutamiento o lo que mejor se sabía hacer: La necesidad de alimentar el concepto de una sociedad no siempre del todo en orden, para fomentar el requisito de controlarla férreamente, al punto de incurrir en la vieja tendencia de atender el reclamo social como si el hambre, la miseria, el desempleo, la pretensión de mejores condiciones educativas, de salud u otras demandas cualitativas, fueran intentos malintencionados para subvertir con violencia un establecimiento por demás injusto, diseñado a fin de asegurar el disfrute de pocos a expensas del sacrificio de muchos.

Una paz auténtica

La paz no implica la mera firma de un documento entre partes enfrentadas desde hace más de medio siglo. Los diálogos que tienen lugar en La Habana, Cuba, son el establecimiento de una serie de condiciones, cuales el Pueblo Colombiano está en absoluto e inalienable derecho de conocer.

Cuando la misma tenga lugar, esto implicará para empezar el cese inmediato de las hostilidades en todo el territorio de la República, pero para consolidarse la definitiva paz interior, además del compromiso ineludible de las partes, deberá garantizarse una promoción responsable del bien común por parte del Gobierno Nacional.

La falta de acceso al trabajo, la salud, la educación, la participación de la ciudadanía en los beneficios, son formas de violencia tan dañinas como la intolerancia, las bombas, las minas anti personales, la simple actitud de tomar el fusil contra el compatriota, excepto en defensa de la vida o a lo sumo, la defensa de la Patria.

Por momentos, los colombianos recuerdan los frascos para estudiar la germinación del frijol blanco, solicitada por las maestras en la antigua escuela primario. Era interesante ver con la complicidad de la transparencia del vidrio, cómo la semilla se esforzaba por brotar, aunque se distara bastante de hacer un adecuado seguimiento de las instrucciones. Surgía de la manera posible, tratando de aferrarse a la vida con suerte dispar.

El paramilitar, el guerrillero, el soldado; la mujer, el hombre, saliendo a buscar el pan, a “rebuscarse” como puede a veces hasta al extranjero; los jóvenes privados del futuro, los ancianos sin posibilidad de pensionarse, son tan colombianos como la panela, el tinto, la bandeja paisa el sancocho y sobre todo, el fruto destemplado, el producto consecuente de un estado dramático de situación, cuyos orígenes recuerdan muy pocos, pero donde el enfrentamiento de hermanos contra hermanos temerosos de no sobrevivir en el intento, rebaza la actualidad.

Es lógico comprender la oposición a la paz de los colombianos, entre quienes están interesados en el negocio de la devastación nacional, poseen el afán de lucrarse con la exterminación de su prójimo y obtienen pingües réditos de la suma de las formas existentes de decadencia o degradación. Pero cuando la violencia deja de alguna forma una marca en la vida cada colombiano del común, es difícil interpretar las razones que éste pueda tener para estar en favor de continuar el baño de sangre, el constante flagelo pudiendo recaer además sobre miembros de su propia familia.

Estar en contra de la paz es el verdadero conejo*. Tanto, como traicionar los intereses de uno mismo en beneficio de terceros, además inescrupulosos. Hacer trampa. Decir lamentar con sinceridad un daño, después de haberlo promovido así sea desde la opinión. ¿Será que tiene sentido? ¿Habrá en Colombia alguien capaz de tolerar semejante hipocresía?

La paz de los colombianos es hoy. Para mañana podría ser demasiado tarde.

Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI

03/26/2016
IMAGEN-16385089-2

EL “CONEJO” ES OPONERSE A LA PAZ DE LOS COLOMBIANOS (Artículo)

Mientras el gobierno Santos por momentos parece sabotearse en su intención de alcanzar la paz, las “aves negras” contra el proceso de paz parecen adquirir más […]
03/26/2016
alvaro-Uribe-Vélez-ex-presidente-de-la-Repúbica

Uribe y su “propuesta” para las FARC

La propuesta que hizo Álvaro Uribe a las Farc durante el puente festivo ha sido interpretado por algunos medios como una apertura del ex presidente para […]
03/26/2016
resized_123

¿Por qué pasó en blanco el 23 de marzo en la Habana?

  Se cumplió el plazo fatal que le puso Juan Manuel Santos a las negociaciones en la Habana y el 23 de marzo pasó en blanco. […]
03/25/2016
resized_DATA_ART_7906193_BIG_CE

Por diferencias de fondo con Farc, firma de acuerdo de paz se demora

“Vamos a agotar todos los esfuerzos posibles para lograr un acuerdo final. Pero esto exige decisiones prontas”, dijo de La Calle. Después de más de tres […]
pagina anterior
1234567891011121314151617181920212223242526272829303132333435363738394041424344454647484950515253545556575859606162636465666768697071727374757677787980818283848586878889909192939495969798991001011021031041051061071081091101111121131141151161171181191201211221231241251261271281291301311321331341351361371381391401411421431441451461471481491501511521531541551561571581591601611621631641651661671681691701711721731741751761771781791801811821831841851861871881891901911921931941951961971981992002012022032042052062072082092102112122132142152162172182192202212222232242252262272282292302312322332342352362372382392402412422432442452462472482492502512522532542552562572582592602612622632642652662672682692702712722732742752762772782792802812822832842852862872882892902912922932942952962972982993003013023033043053063073083093103113123133143153163173183193203213223233243253263273283293303313323333343353363373383393403413423433443453463473483493503513523533543553563573583593603613623633643653663673683693703713723733743753763773783793803813823833843853863873883893903913923933943953963973983994004014024034044054064074084094104114124134144154164174184194204214224234244254264274284294304314324334344354364374384394404414424434444454464474484494504514524534544554564574584594604614624634644654664674684694704714724734744754764774784794804814824834844854864874884894904914924934944954964974984995005015025035045055065075085095105115125135145155165175185195205215225235245255265275285295305315325335345355365375385395405415425435445455465475485495505515525535545555565575585595605615625635645655665675685695705715725735745755765775785795805815825835845855865875885895905915925935945955965975985996006016026036046056066076086096106116126136146156166176186196206216226236246256266276286296306316326336346356366376386396406416426436446456466476486496506516526536546556566576586596606616626636646656666676686696706716726736746756766776786796806816826836846856866876886896906916926936946956966976986997007017027037047057067077087097107117127137147157167177187197207217227237247257267277287297307317327337347357367377387397407417427437447457467477487497507517527537547557567577587597607617627637647657667677687697707717727737747757767777787797807817827837847857867877887897907917927937947957967977987998008018028038048058068078088098108118128138148158168178188198208218228238248258268278288298308318328338348358368378388398408418428438448458468478488498508518528538548558568578588598608618628638648658668678688698708718728738748758768778788798808818828838848858868878888898908918928938948958968978988999009019029039049059069079089099109119129139149159169179189199209219229239249259269279289299309319329339349359369379389399409419429439449459469479489499509519529539549559569579589599609619629639649659669679689699709719729739749759769779789799809819829839849859869879889899909919929939949959969979989991000100110021003100410051006100710081009101010111012101310141015101610171018101910201021102210231024102510261027102810291030103110321033103410351036103710381039104010411042104310441045104610471048104910501051105210531054105510561057105810591060106110621063106410651066106710681069107010711072107310741075107610771078107910801081108210831084108510861087108810891090109110921093109410951096109710981099110011011102110311041105110611071108110911101111111211131114111511161117111811191120112111221123112411251126112711281129113011311132113311341135113611371138113911401141114211431144114511461147114811491150115111521153115411551156115711581159116011611162116311641165116611671168116911701171117211731174117511761177117811791180118111821183118411851186118711881189119011911192119311941195119611971198119912001201120212031204120512061207120812091210121112121213121412151216121712181219122012211222122312241225122612271228122912301231123212331234123512361237123812391240124112421243124412451246124712481249125012511252125312541255125612571258125912601261126212631264126512661267126812691270127112721273127412751276127712781279128012811282128312841285128612871288128912901291129212931294129512961297129812991300130113021303130413051306130713081309131013111312131313141315131613171318131913201321132213231324132513261327132813291330133113321333133413351336133713381339134013411342134313441345134613471348134913501351135213531354135513561357135813591360136113621363136413651366136713681369137013711372137313741375137613771378137913801381138213831384138513861387138813891390139113921393139413951396139713981399140014011402140314041405140614071408140914101411141214131414141514161417141814191420142114221423142414251426142714281429
pagina siguiente