enano_lloron-4639e7e

Los seguidores del Centro Democrático tuvieron el miércoles su jornada más funesta, luego de decisiones en contra de sus alfiles y el esperado anuncio del cierre de negociaciones en La Habana.

El expresidente Álvaro Uribe y su guardia pretoriana recordarán el 24 de agosto de 2016 como una fecha en la que todo les salió mal. A primeras horas, el exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, quien se encontraba en Estado Unidos tramitando una solicitud de asilo, fue capturado por las autoridades de este país.

Después, se impusieron las mayorías en el Congreso y en contradicción con la bancada del Centro Democrático, el magistrado Jorge Pretelt fue suspendido y ahora tendrá que afrontar un proceso jurídico ante la Corte Suprema de Justicia.

Pero el golpe fulminante se dio al finalizar la tarde cuando, desde La Habana (Cuba), los equipos negociadores del Gobierno y de las Farc, anunciaron que habían culminado el acuerdo con el que se pone fin al conflicto de más de 50 años.

Así fue el funesto día del uribismo. Muy temprano, a eso de las 8:00 a.m., el propio Uribe se encargó de hacer pública la detención en el estado de Florida (EE.UU.) de Andrés Felipe Arias, ministro de Agricultura entre 2005 y 2009. La Policía Migratoria de EE.UU. llegó hasta la casa de Arias y lo arrestó, indicándole que en su contra existía una orden de captura con fines de extradición emitida por la Corte Suprema de Justicia de Colombia desde 2014, debido al escándalo de Agro Ingreso Seguro. La captura de Arias nubló el cielo del uribismo y le hizo presagiar que no sería el mejor de sus días, pues desde el miércoles se conocía que el cierre de los acuerdos en La Habana era una realidad, que se iba a ratificar en cualquier momento del día.

La tarde transcurría. Los uribistas se deshacían en teorías conspirativas y agravios. En redes sociales, los seguidores del Centro Democrático afirmaban que la captura de Arias fue ordenada por Santos. O por Timochenko. O que hacía parte de los acuerdos firmados en La Habana. Incluso se alcanzó a leer que la justicia estadounidense recibió “mermelada” para hacer efectiva la captura del exministro de Agricultura. Y mientras el uribismo se lamentaba por la posible extradición a Colombia de Arias para que defina su situación judicial (condena de 17 años y 4 meses de prisión y una multa de más de $30.000 millones), la segunda lanza del día atravesaba el orgullo uribista.

Hacia las 2:30 p.m., tras una intensa sesión en el Senado, la plenaria decidió suspender al magistrado Jorge Ignacio Pretelt de su cargo, para que continúe la investigación penal que hay en su contra por el delito de concusión, pues es señalado de haber pedido $500 millones a la liquidada compañía Fidupetrol en el trámite de una tutela ante la Corte Constitucional. La votación: 55 votos a favor, 5 en contra, y el abandono de la bancada de un Centro Democrático que presagiaba la que tal vez sería su peor jornada en la corta historia de la colectividad, a la vez que lamentaba la decisión contra uno de sus grandes aliados.

El twitter de Álvaro Uribe, habitualmente dinámico y polémico, permanecía quieto. Luego de haber expuesto la detención de Arias no volvió a moverse como de costumbre, más allá de un par de trinos sobre uno de sus temas de debate: las Farc. Uribe, consciente de lo que estaba a punto de pasar, no habló más de Arias ni de Pretelt, y envió un par de mensajes sobre el acuerdo que en horas iban a anunciar los plenipotenciarios del Gobierno y la guerrilla. Para no perder la costumbre, hizo un par de denuncias antes de enfrentarse a las horas menos afortunadas en su vida pública.

Pasadas las 6:00 p.m., la mesa de diálogos de La Habana se aprestaba a recibir a Rodolfo Benítez (garante de Cuba en la mesa de conversaciones), Humberto de la Calle, Iván Márquez y Bruno Rodríguez (ministro de Exteriores de Cuba). Los discursos, el apretón de manos entre De la Calle y Márquez, la alocución de Santos celebrando el cierre de las negociaciones, desataron en Colombia un júbilo por la esperanza de poder acabar con la guerrilla más antigua del continente. El uribismo, taciturno, como era de esperarse arremetió contra el acuerdo, recurriendo a las frases con las que ha logrado atrapar a miles.

El silencio de Uribe contrastaba con las manifestaciones de rechazo de los más connotados miembros del uribismo. “La entrega del país a las Farc”, “La llegada del comunismo a Colombia”, “Proceso de impunidad”, entre otras, fueron las citas a las que recurrieron los congresistas, alcaldes y demás miembros del Centro Democrático, luego de concluidas las negociaciones en La Habana, gritando lo más alto que pudieron su “No” al proceso, mientras su líder, pasmado, permaneció silente hasta el final del día.

 

¿Un siguiente complot?

Llevamos cuatro años esperando este anuncio de paz; en realidad llevamos 50, pero es que cuando se ha visto tanto fracaso, tanta mentira y tanta estupidez, la suspicacia es un derecho y hasta una necesidad. Ahora parece que sí, que llegó, pero lejos de ser la noticia del siglo para todos, veo a cientos de miles vociferando, maldiciendo, marchando en las calles, augurando tempestades. ¿Por qué?

A primera vista, y tras las movilizaciones de los últimos meses, queda un sabor de que, más que un Estado fallido, somos una sociedad fallida, una que terca y conscientemente se opone a avanzar, a mejorar sus estándares de humanismo, de comprensión y respeto al otro; una sociedad muerta de miedo a abandonar la tutela de pastores y curas para responsabilizarse de sus propias licencias y contenciones y para establecer sus pautas personales sobre lo bueno y lo malo; una que está aterrorizada de asumir su papel ciudadano sin caudillos ni salvadores. Una que se siente más tranquila con un capataz rudo, camorrero, mañoso, que le gobierne la hacienda.

Pero también veo que somos una comunidad ignorante, que le tiene miedo a la verdad y al conocimiento. Una sociedad así es un terreno muy fértil para que la rieguen con muchas mentiras y la manipulen con muchas teorías de conspiración. Por eso, en menos de tres meses ha habido en Colombia unas movilizaciones masivas que en cualquier lugar del mundo civilizado serían absurdas, o al menos insólitas, por ridículas, por contrarias al espíritu humano que supuestamente avanza hacia el pacifismo, hacia la inclusión, hacia el fin del prejuicio. El gran Borges envidiaría escribir esta historia de un hombre y su grupo que construyen conspiraciones ficticias para esconder el gran complot que están sacando adelante contra la posibilidad de la paz.
Así, en pocos días lograron llenar avenidas con miles para expresarse contra una Ministra que dizque busca volver homosexuales a todos los niños con unas cartillas, que ni siquiera existen, y que terminaron siendo verdad para muchos por virtud de internet y de manos oscuras desde la penumbra. Toda una conjura de la ONU, de Unicef, de la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos) contra Colombia para establecer por decreto, por ley, la homosexualidad, y generalizar esa “enfermedad” por medio de “transmisión textual” (en un país que no lee, además), como decía de modo brillante Julio César Londoño en El Espectador. Entonces, en este cuento borgiano, esa Ministra debe salir a defenderse, no por sus políticas públicas, desempeños o negligencias, sino por sus cromosomas.

Es tan absurdo todo esto, que desde afuera nos tienen que señalar lo crédulos, lo ignorantes que podemos ser. Qué pena que Ángel Martín Peccis, director regional de la OEI, tuviera que salir a aclarar lo que no necesita ser aclarado: “Nadie está intentando convertir a los heterosexuales en homosexuales”, y nos recordó que aunque el tema ahora es la orientación sexual, aquí “todo el tiempo indígenas, afrodescendientes, discapacitados y las mujeres han sido vulnerados”. Y desde la Universidad de Yale, el prestigioso psiquiatra Kyle Pruett se mostró molesto y desmintió a Viviane Morales, la senadora liberal impulsora de un referendo para que los colombianos decidan por mayoría de votos si los gais son enfermos o no, aunque lo presente como una consulta sobre si deberían poder adoptar niños o no. Viviane acomodó apartes de un estudio de Pruett para hacerlos coincidir con sus tesis y terminó sirviendo al juego de los verdaderos conspiradores, los que no quieren la paz.

Lo más despreciable de esta manipulación maestra de vender la idea sobre el género de los seres humanos como un asunto que se define leyendo cartillas, o que se puede ordenar por decreto, es que ni siquiera el tema de la sexualidad es en verdad lo importante, ni el matoneo ni los derechos de los niños, sino que tiene como objetivo único torpedear el proceso de paz, para el cual también se inventaron el respectivo complot, uno más grande, porque incluye al Papa, a Obama y a la Unión Europea, y que busca entregarle Colombia al comunismo mundial.

Entonces, hace tres meses también hubo otras marchas para no permitirlo. Algún día las generaciones futuras se burlarán de que en la Colombia de comienzos del siglo XXI se hacían marchas contra la opción de la paz, con el argumento de que “sí queremos la paz, pero sin impunidad” y, sin decirlo de frente, que era mejor dejar a unos cuantos miles de desarrapados allá perdidos en la manigua para irlos cazando de a poco, en lugar de integrarlos, como no los quisieron integrar en los años cincuenta y los orillaron a la extrema violencia. Y ellos se volvieron unos bárbaros matones, ¿y cómo perdonarles eso?

Yo imagino al doctor Uribe muerto de la risa, a puerta cerrada, de la ingenuidad de tantos colombianos; de cómo logró convencerlos de que un hijo de la pretenciosa aristocracia bogotana, un oligarca convencido (y antipático incluso), es un guerrillero camuflado que quiere entregarle este país a la izquierda. Debe reírse gozoso de cómo le creen que cuando la justicia busca a sus “buenos muchachos” es que lo están persiguiendo a él; de cómo el país olvidó que su Gobierno también intentó acercarse a las Farc para negociar y les ofreció curules en el Congreso. Debe morir de la risa con esto de la ideología de género, que se inventaron otros de sus buenos muchachos, y cómo tanta gente se creyó el cuento de que un niño se vuelve gay por leer una cartilla, y de cómo la Iglesia católica y las otras iglesias están negociando sus apoyos al plebiscito en el trueque de asuntos morales por votos.

Aunque también, en esta novela que algún día he de escribir, el doctor Uribe debe estar muy asustado a puerta cerrada, porque se ha arriesgado hasta tal extremo en sacar su complot adelante, en incendiar el país con todas las estratagemas posibles, en sembrar tempestades y ponernos a pelear entre familiares y amigos por algo que debería convocarnos felices, que de perder su opción, su único lugar en la historia será el de la infamia. Y de ganar, también.

 

Dicho

El actor Robinson Días, quien por estos días se encuentra promocionando en Pereira su más reciente obra, se refirio brevemente a la realidad actual del país.

“Mucho animal el que vote NO a la paz”, respondio de manera tajante al ser consultado por diversos medios.

 

 

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR/ DIARIO EL TIEMPO /CARACOL RADIO

08/26/2016
enano_lloron-4639e7e

Arias preso, Pretelt destituido y acuerdo de paz; ¿uribismo en retirada?

Los seguidores del Centro Democrático tuvieron el miércoles su jornada más funesta, luego de decisiones en contra de sus alfiles y el esperado anuncio del cierre […]
08/25/2016
14137833_10205099508887720_14103245_n

Risaralda festejó el fin de la guerra en Colombia

  Diferentes colectividades políticas y agrupaciones sociales del departamento de Risaralda, se dieron cita de forma espontánea en la Plaza Bolívar de la ciudad de Pereira […]
08/25/2016
IMAGEN_1470487654

Sigifredo Salazar Osorio participa en Cumbre de Gobernadores

7:00 a.m. Secretaria de Educación, Liliana María Sánchez Villada, lidera comité departamental de seguimiento a casos de docentes amenazados. Lugar: sala de juntas Secretaría de Educación […]
08/25/2016
unnamed

Fernando Muñoz quiere asegurar movilidad de los dosquebradenses

Primera escena: aparecen en el patio de la Institución Educativa Enrique Millán Rubio dos actores conversando desprevenidamente, no se han dado cuenta que el semáforo de […]
pagina anterior
123456789101112131415161718192021222324252627282930313233343536373839404142434445464748495051525354555657585960616263646566676869707172737475767778798081828384858687888990919293949596979899100101102103104105106107108109110111112113114115116117118119120121122123124125126127128129130131132133134135136137138139140141142143144145146147148149150151152153154155156157158159160161162163164165166167168169170171172173174175176177178179180181182183184185186187188189190191192193194195196197198199200201202203204205206207208209210211212213214215216217218219220221222223224225226227228229230231232233234235236237238239240241242243244245246247248249250251252253254255256257258259260261262263264265266267268269270271272273274275276277278279280281282283284285286287288289290291292293294295296297298299300301302303304305306307308309310311312313314315316317318319320321322323324325326327328329330331332333334335336337338339340341342343344345346347348349350351352353354355356357358359360361362363364365366367368369370371372373374375376377378379380381382383384385386387388389390391392393394395396397398399400401402403404405406407408409410411412413414415416417418419420421422423424425426427428429430431432433434435436437438439440441442443444445446447448449450451452453454455456457458459460461462463464465466467468469470471472473474475476477478479480481482483484485486487488489490491492493494495496497498499500501502503504505506507508509510511512513514515516517518519520521522523524525526527528529530531532533534535536537538539540541542543544545546547548549550551552553554555556557558559560561562563564565566567568569570571572573574575576577578579580581582583584585586587588589590591592593594595596597598599600601602603604605606607608609610611612613614615616617618619620621622623624625626627628629630631632633634635636637638639640641642643644645646647648649650651652653654655656657658659660661662663664665666667668669670671672673674675676677678679680681682683684685686687688689690691692693694695696697698699700701702703704705706707708709710711712713714715716717718719720721722723724725726727728729730731732733734735736737738739740741742743744745746747748749750751752753754755756757758759760761762763764765766767768769770771772773774775776777778779780781782783784785786787788789790791792793794795796797798799800801802803804805806807808809810811812813814815816817818819820821822823824825826827828829830831832833834835836837838839840841842843844845846847848849850851852853854855856857858859860861862863864865866867868869870871872873874875876877878879880881882883884885886887888889890891892893894895896897898899900901902903904905906907908909910911912913914915916917918919920921922923924925926927928929930931932933934935936937938939940941942943944945946947948949950951952953954955956957958959960961962963964965966967968969970971972973974975976977978979980981982983984985986987988989990991992993994995996997998999100010011002100310041005100610071008100910101011101210131014101510161017101810191020102110221023102410251026102710281029103010311032103310341035103610371038103910401041104210431044104510461047104810491050105110521053105410551056105710581059106010611062106310641065106610671068106910701071107210731074107510761077107810791080108110821083108410851086108710881089109010911092109310941095109610971098109911001101110211031104110511061107110811091110111111121113111411151116111711181119112011211122112311241125112611271128112911301131113211331134113511361137113811391140114111421143114411451146114711481149115011511152115311541155115611571158115911601161116211631164116511661167116811691170117111721173117411751176117711781179118011811182118311841185118611871188118911901191119211931194119511961197119811991200120112021203120412051206120712081209121012111212121312141215121612171218121912201221122212231224122512261227122812291230123112321233123412351236123712381239124012411242124312441245124612471248124912501251125212531254125512561257125812591260126112621263126412651266126712681269127012711272127312741275127612771278127912801281128212831284128512861287128812891290129112921293129412951296129712981299130013011302130313041305130613071308130913101311131213131314131513161317131813191320132113221323132413251326132713281329133013311332133313341335133613371338133913401341134213431344134513461347134813491350135113521353135413551356135713581359136013611362136313641365136613671368136913701371137213731374137513761377137813791380138113821383138413851386138713881389139013911392139313941395139613971398139914001401140214031404140514061407140814091410141114121413141414151416141714181419142014211422142314241425142614271428142914301431143214331434143514361437
pagina siguiente