Derechos Humanos

Con la salida de las Farc como actor armado ilegal del conflicto colombiano, consumada el año pasado con su desarme definitivo, la situación de los menores inmersos en el contexto de violencia del país se alivió un poco, pero el tema aún preocupa a la comunidad internacional.

Virginia Gamba, representante del secretario general de la ONU para los niños en el conflicto armado, da cuenta de esa preocupación en el informe que presentó este año ante el Consejo de Seguridad de ese organismo.

“El 2017 ha sido un año muy difícil para los niños que viven en zonas de conflicto. El número de violaciones documentadas aumentó de 15.000 en 2016 a 21.000 en 2017”, señala Gamba.

En medio del aumento de los niños y menores afectados por las guerras en el mundo, la noticia fue la salida de las Farc de la lista de reclutadores de menores. Pero, en todo caso, la situación de los niños en el país sigue siendo crítica porque el fenómeno del reclutamiento forzado persiste, y ahora lo encabeza el Eln.

Colombia, con el fin de las Farc como guerrilla, pasó en el 2016 de tener 230 menores reclutados por grupos armados a 169 el año pasado. Al menos 113 de esos reclutamientos fueron atribuidos al Eln. Así lo indica el monitoreo que hace la ONU a través de sus distintas oficinas en el país que le reportan a la representante Gamba.

Cada tres meses, esta argentina con 30 años de experiencia en desarme, paz y seguridad recibe en su oficina de Nueva York los reportes de las violaciones de los derechos humanos que sufren los menores en los conflictos. Ese es el insumo para su informe anual.

Desde su despacho en Estados Unidos, Gamba habló sobre los avances en la salida de los menores del conflicto y acerca de sus preocupaciones en el caso colombiano.

¿El hecho de que las Farc salieran de la lista de las organizaciones reclutadoras de menores de edad que hace la ONU quiere decir que cumplieron con los compromisos del acuerdo de paz en la materia?

Correcto. El año pasado hicieron efectiva la salida de los niños de sus filas. Se verificó que el reclutamiento terminó, y este año, el secretario general ha decidido quitarlos de la lista porque no ha habido casos de reclutamiento, ya son un partido político y dejaron de existir como grupo armado.

¿Qué tanto ha mejorado la protección infantil en el país tras el fin del conflicto con las Farc?

Nosotros nos ocupamos de todas las violaciones cometidas a los niños en Colombia entre enero y diciembre del año 2017. Lo que podría decirle es que en el informe anual se verificaron 169 niños que fueron reclutados el año pasado en Colombia. Se verificó al Eln como principal perpetrador y, por lo tanto, está en la lista A de grupos armados que no tienen intención de parar este tipo de conductas. Reclutaron 113 menores. El segundo grupo reclutador son las ‘Autodefensas Gaitanistas de Colombia’ o ‘clan del Golfo’, con 35 casos.

¿Cuánto cambió la situación con respecto al 2016?

En el Eln ha tendido a aumentar. En el 2016 se verificaron 102 reclutamientos de menores por el Eln. Pero, en total, los reclutamientos bajaron. El año pasado hubo 169 casos y en el 2016, cuando las Farc todavía estaban en la lista, 230. En mayo del 2016, las Farc se comprometieron a desvincular a todos los menores de sus filas. Y luego, con el acuerdo de paz, y con base en que se pudo verificar, el año pasado pasaron de la lista A a la lista B. Y este año salieron, porque el año pasado no hubo reclutamientos. Los reclutados fueron desvinculados de las Farc entre septiembre del 2016 y agosto del 2017; 135 niños recibió el Gobierno en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Hay otras cifras que le preocupan a la ONU. Hubo un aumento muy fuerte en mutilación y muerte de niños comparado con el 2016 en el contexto del conflicto. El año pasado, esa cifra subió a 53 niños (18 muertes y 35 heridos), 7 más que en el 2016.

¿En cuáles zonas del país evidenciaron esto?

Tenemos los datos, pero son confidenciales, de tal forma que los operarios de Naciones Unidas puedan verificar personalmente.

Estos números que le doy fueron verificados por una agencia de Naciones Unidas, y esto es la punta del iceberg porque, muchas veces por cuestiones del contexto de violencia, no se puede verificar del todo, y entonces esos datos no se incluyen en los reportes anuales.

En el caso de la Farc y del Gobierno, hemos podido trabajar muy bien y muy cercanos en todo este ejercicio. Estuvimos presentes en varias discusiones en Colombia, y también desde la negociación del acuerdo de paz, sobre cómo iban a desvincular a los niños. En ese sentido, hemos podido hacer un seguimiento muy completo con ellos.

¿El Eln reclutó menores durante el cese bilateral del fuego y las hostilidades de tres meses que tuvo con el Gobierno entre finales del año pasado y comienzos de este?

Estuvimos siguiendo las discusiones entre el Eln y el Gobierno porque estamos muy preocupados. El año pasado hubo un acuerdo del cese del fuego donde nosotros habíamos pedido que no se hicieran nuevos reclutamientos, y este cese terminó y hubo muchos más reclutamientos.

En el momento, en La Habana, el Eln ha manifestado su deseo de encontrar una solución política y de continuar la negociación de un cese bilateral con el nuevo gobierno, pero para nosotros una cosa es la voluntad política expresada por las partes y otra, la realidad verificada en el campo. Con lo cual el Eln, al igual que el ‘clan del Golfo’, sigue en la lista A, que es donde están las partes que no han tomado medidas para mejorar la situación de los niños, y no en la lista B, donde están las partes que han tomado medidas y están en desarrollo.

En este momento, no hay ninguna medida que podamos verificar de estos grupos armados sobre su disposición para comprometerse a terminar las violaciones de los derechos humanos de los menores.

¿Pero durante el cese temporal el Eln siguió reclutando menores?

Tenemos constancia de que hubo decrecimiento.

¿Qué es lo primero que tendría que hacer el Eln para salir de esa lista de reclutadores de menores?

Estará en la lista A hasta que tome medidas. ¿Qué es lo primero? Aceptar un plan de acción, aceptar que tiene que empezar a tomar medidas para terminar con todas las violaciones que se le atribuyen, que, además de secuestro y reclutamiento, es también violencia sexual, muerte y asesinatos, que subieron de manera feroz de un año a otro. Y luego, nosotros tenemos que verificar.

Ustedes también hablaron en el informe de falta de apoyo institucional para la reinserción de los menores desvinculados de las Farc, ¿a qué se debe esto?

Estamos trabajando con todas las agencias del Gobierno encargadas para ver cómo se pueden reintegrar los niños a la sociedad.

Estuve en Colombia un par de veces, la última en mayo, con expertos en prevención de reclutamiento. El objetivo era ver las prácticas en Colombia y cómo se comparaban con las buenas prácticas en otros lugares para prevenir el reclutamiento o para que los menores no escapen de la reintegración, y lo que vimos es que hay varias medidas que se pueden tomar, y estamos trabajando con esas oficinas.

¿Y qué medidas debe tomar el Estado para mejorar el proceso de reincorporación de menores?

Hay varias. Lo primero tiene que ver, obvio, con lo que pasa en las comunidades en las que no quieren reinsertarse. Normalmente se trabaja más con los menores, pero hay que trabajar en las comunidades para quitar el estigma que hay sobre los menores que fueron reclutados por los grupos armados.

Además de eso, hay que prestar atención al apoyo psicosocial. Basados en un análisis global que hicimos, concluimos que el paquete de reintegración que se da a estos menores es muy básico. Se les ayuda a ganarse la vida como zapatero, como cocinera o carpintero, pero no se los provee de una mayor educación para que puedan alcanzar un grado universitario.

Son procesos para la supervivencia y no para el crecimiento y desarrollo humanos. Se necesitan más educación, más recursos, más tiempo para la reinserción, y estamos trabajando con Unicef en esas medidas.

¿Le preocupa, teniendo en cuenta la situación de los menores en Colombia, que el gobierno de Iván Duque no esté dispuesto a continuar las negociaciones con el Eln?

Nosotros trabajamos con los gobiernos, informamos al Gobierno, y el Gobierno nos da el acceso para trabajar en reinserción dentro de ese espacio gubernamental. Dentro de ese espacio, nosotros argüimos que es conveniente que se permita a Naciones Unidas acceder también a zonas de conflicto armado para convencer a grupos armados de dejar esas prácticas, que tanto afectan a los niños.

Así que recomendamos, obvio, que haya un proceso de paz, que se inicie con todos los grupos armados, porque cuando hay paz es cuando se cumplen los derechos de los niños.

También recomendamos que cualquier discusión de alto el fuego incluya el tema de la desvinculación de niños de los grupos armados y el no reclutamiento durante los diálogos.

Fuente: DIARIO EL TIEMPO

08/23/2018

ONU, preocupada por situación de niños en las zonas de conflicto

Con la salida de las Farc como actor armado ilegal del conflicto colombiano, consumada el año pasado con su desarme definitivo, la situación de los menores inmersos en […]
08/16/2018

Asesinan ex alcalde de Miraflores, Guaviare

Según informaciones que hemos recibido de prensa local, en zona rural de Calamar fue asesinado ayer Jorge Eliecer Roa Patiño, ex Alcalde de Miraflores Guaviare, quien […]
08/15/2018

Tras asesinato de dos líderes sociales, continúan las amenazas en el Norte del Cauca

El palenque de defensa de Derechos Humanos Aconc tiene cuatro de sus líderes amenazados. Así los están acosando. El norte del Cauca está viviendo algunos de […]
08/13/2018

“Comienza verdadera paz de Iván Duque”, aseguran tras nuevo asesinato de líder social

Es el segundo asesinato de líderes sociales en este departamento en lo que va de la semana. El crimen coincide con amenazas a otros dirigentes, incluidos congresistas, […]