Derechos Humanos

resized_Madres2-580x388

En fallo penal de primera instancia de hace un mes, se anuncio condena por parte del juez primero especializado de Cundinamarca, de 21 militares entre ellos un coronel y un mayor, por el asesinato a sangre fría de 5 jóvenes humildes de Soacha que enterraron como NN abatidos en combate, en el departamento de Norte de Santander. Entre ellos se encontraban Víctor Fernando Gómez y Jader Andrés Palacio, cuyos familiares han sido representados en el proceso por Javier Villegas Posada y  su firma de abogados.

De acuerdo a lo probado en la investigación, Víctor Fernando Gómez,  Jader Andrés Palacio y Diego Alberto Tamayo,  fueron conducidos a Ocaña por dos “reclutadores” con falsos ofrecimientos de trabajo y promesa de una buena remuneración. Cuando llegaron fueron retenidos en el cuarto de Alexander Carretero (uno de los reclutadores), les dieron bebidas alcohólicas y sustancias psicoactivas. En la noche fueron recogidos por dos miembros del ejercito que se los entregaron a otros de la brigada móvil 15. Estos los asesinaron y manipularon el lugar para simular contacto armado legitimo, reportar las muertes como resultados operacionales exitosos y obtener recompensas por ello. El ejercito y los militares han sostenido a través de este proceso su inocencia, bajo la afirmación que verdaderamente se trataban de guerrilleros activos dados de baja en combate.

El sargento John Jairo Muñoz Rodríguez, que se convirtió en testigo, confeso que después de varios regaños por los pocos “ resultados en el nivel estratégico” (muertos en combate y otros) decidió pedirle ayuda al sargento Sandro Pérez Gonzales, que era de inteligencia del batallón Santander.  La respuesta  fue escalofriante: “curso, si quiere le traigo gente, se la entrega a la tropa y se presentan como muerto en combate”. Muñoz dice que el coronel Gabriel rincón amado, jefe de operaciones de la Móvil 15, le dio el visto bueno a la oferta. El salió del ejercito en la histórica purga de noviembre, pero hasta ahora no se conoce decisión de la fiscalía en su contra. “Pérez dijo que por persona había que pagar un millón de pesos mas el pasaje –se lee en la confesión-. (..) rincón me dijo . “bueno, consígame dos personas”.

En sentencia del tribunal administrativo de Norte de Santander de comienzos del año, originada en demanda instaurada por Villegas Posada y su firma se condena al estado por la muerte de Jader Andres Palacio Bustamante y en ella se afirma:  “Quedo demostrado que el señor Jader Andres Palaco Bustamante, junto con otros jóvenes residía en Soacha, Cundinamarca, fueron transportados en un bus de Coopetran y dos días después aparecieron muertos en un supuesto combate contra miembros del Ejercito Nacional, combate que fue inexistente y de lo que se trato en realidad fue de homicidios predeterminados, en una actuación de miembros del ejercito para aparentar enfrentamientos con la guerrilla.” 

“ La sala encuentra debidamente acreditado, con las pruebas aportadas al expediente, que permitieron el análisis sobre la circunstancias de la muerte de Jader Andres Palaco Bustamante, que tal ocurrió como consecuencias de una “ejecución extralegal, arbitraria y sumaria” .

 “ De otra parte, el relato de los hechos por el comandante Janner Duque Marin, al mando del Batallón de Contraguerrilla 96 de la Brigada Móvil # 15, precisa que la muerte de los tres N.N a las afueras del municipio de Ocaña, Norte de Santander, Ocurrió debido a un enfrentamiento armado, lo cual no resulto creíble, para la sala no tiene fundamento, ya que existen contradicciones que se evidencian con las pruebas que reposan en el expediente, ya enunciadas.”

“Así mismo en el sub judice es evidente que el joven Jader Andres Palaco Bustamante fue victima de una red criminal de civiles en Soacha, Cundinamarca, quienes mediante engaños lo llevaron al municipio de Ocaña, Norte de Santander, lo entregaron a las tropas de Batallón de Contraguerrilla 96 adscritos a la Brigada Móvil #15, lo despojaron de sus documentos de identificación y posteriormente lo asesinaron el 25 de agosto de 2008, junto con dos victimas mas como “resultado de operaciones militares” , tal y como lo acredita la Fiscalía General de la Nación en escrito de acusación, elementos materiales probatorios y evidencia física anexa al proceso penal adelantado por el juez primero penal del Circuito Especializado de Cundinamarca”.

Javier Villegas y su firma, durante sus 36 años de existencia ha adelantado centenares de procesos por ejecuciones extrajudiciales de la fuerza publica ( Ejercito, Policía, DAS) sin dejar de advertir que es un fenómeno que siempre ha existido al interior de estas instituciones, en el periodo del año 2002 al 2010, se produjo un notable incremento.

Fuente: javiervillegasposada.com

12/28/2016
resized_Madres2-580x388

“Falsos positivos” de Soacha; ¿en un limbo jurídico?

En fallo penal de primera instancia de hace un mes, se anuncio condena por parte del juez primero especializado de Cundinamarca, de 21 militares entre ellos […]
12/26/2016
297578_164913_1

Desde el exterior, hacen observaciones a la Ley de Amnistía

A través de una carta dirigida al presidente Juan Manuel Santos, la ONG Human Rights Watch expresó una serie de cuestionamientos y observaciones a la ley […]
12/26/2016
resized_campesinos_colombianos_archivo.jpg_1718483347

Asesinatos de líderes sociales, relacionados con paramilitares

Una investigación de la Corporación Arco Iris apunta a contradecir las primeras conclusiones del fiscal general sobre el asesinato de líderes sociales. Para los académicos sí […]
12/21/2016
image_content_24013354_20150810090454

Ex General Montoya vuelve a los estrados acusado de “falsos positivos”

La ONG Human Rights Watch le solicitó a la Fiscalía reactivar el proceso penal en contra del excomandante del Ejército, general (r) Mario Montoya, por la […]