Derechos Humanos

verfoto

Según el Consejo Noruego de Refugiados (NRC), el conflicto continúa o incluso se ha intensificado en regiones como Chocó o Nariño, desde que las FARC dejaron las armas. Los desplazamientos continúan y se hace necesario que el Estado tome cartas y haga presencia efectiva.

Según la ONU, al finalizar 2017, cerca de 100 mil personas en el país habrán sido obligadas a desplazarse por el conflicto.Archivo

Si bien el Acuerdo Final de Paz pactado entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC fue un hito para el país y después de una guerra de más de 50 años significó un primer paso en el camino hacia la reconciliación en el país, la realidad muestra que hoy, un año después de la firma en el Teatro Colón, en algunos territorios el conflicto continúa o incluso se ha intensificado desde que el grupo armado abandonó las armas.

“La realidad para muchos colombianos contrasta con la imagen positiva del Acuerdo de Paz. La inseguridad está afectando el posconflicto”, advirtió Christian Visnes, el director en Colombia del Consejo Noruego de Refugiados. En este sentido, hizo referencia a los datos que maneja Naciones Unidas, que estima que al finalizar 2017, cerca de 100 mil personas en el país habrán sido obligadas a desplazarse por el conflicto. El número de eventos de desplazamiento forzado se ha incrementado 36%, comparado con el mismo período del año pasado.

El panorama actual muestra que la región del Pacífico, particularmente el departamento del Chocó, se ha convertido en campo de batalla entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otros grupos armados ilegales sucesores del paramilitarismo. En Nariño, algunas áreas se han vuelto trincheras del ELN, grupos paramilitares y los disidentes de las FARC. Así mismo, a lo largo de la frontera con Venezuela, la lucha por el control de los negocios ilícitos continúa poniendo en riesgo a los habitantes de estas zonas.

El Consejo Noruego de Refugiados refiere que esta inseguridad y las nuevas violencias que se han generado en Colombia están desencadenando en consecuencias catastróficas para la población civil. El número de ataques contra las comunidades se ha incrementado en un 17% durante la primera mitad del año, comparado con el mismo período del año pasado. Indígenas y afrocolombianos han sido los grupos poblacionales más afectados. Siete de cada diez desplazamientos, en 2017, se han presentado en territorios donde hay presencia de estas comunidades.

“Esta nueva tendencia es alarmante”, advirtió Visnes. “Las familias de estas comunidades son muy vulnerables: muchos son extremadamente pobres y requieren de ayuda humanitaria incluso cuando el conflicto no está presente en sus comunidades”, enfatizó.

El Consejo también expresó su preocupación por el alto número de asesinatos a líderes comunitarios en 2017. Se han reportado más de 78 muertes violentas de líderes y miembros de organizaciones sociales y, por lo menos, se calculan otros 13 asesinatos sospechosos, según la agencia de refugiados de la ONU. “La paz debe conducir a la justicia social, permitiéndonos vivir y gobernar la tierra de nuestros antepasados sin miedo”, dijo al personal del NRC un líder de la comunidad del pueblo indígena de Catrú, después del reciente asesinato del gobernador de su pueblo.

Según la organización no gubernamental, para mejorar la situación de seguridad, el Gobierno debe garantizar la presencia en los lugares más afectados por el conflicto, especialmente en las zonas rurales, y reconocer plenamente los derechos de las víctimas. La acción de la cooperación internacional también es vital para promover soluciones duraderas y detener el ciclo de violencia que está afectando a Colombia.

“Necesitamos generar confianza en la paz y hacer a un lado el miedo con el que viven los civiles”, dijo Visnes. Y concluyó: “Hay una ventana de oportunidad para actuar y marcar una diferencia real para el futuro de Colombia; sin embargo, esta ventana no permanecerá abierta por mucho tiempo. La paz debe consolidarse, el país no puede permitir que este histórico logro se ponga en peligro”.

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR

11/22/2017

¿Hasta qué punto los medios son responsables del miedo de la gente a la paz del país?

Según el Consejo Noruego de Refugiados (NRC), el conflicto continúa o incluso se ha intensificado en regiones como Chocó o Nariño, desde que las FARC dejaron […]
11/19/2017

En Colombia, a los periodistas les pueden hacer “lo que les venga en gana”

Así se reveló durante la Primera Cumbre Internacional de Periodismo y Comunicación, realizada en Villavicencio. Se insiste en la necesidad de visibilizar con más fuerza los […]
11/16/2017

Naciones Unidas intima a Colombia a cumplir con el Acuerdo de Paz

El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos se refirió así a los retos que ha encontrado la participación política de los exguerrilleros. También […]
11/16/2017

¿Nueva captura permitirá dar con los autores de la Masacre del Aro?

En un puesto de control de la Policía en Santa Rosa de Osos, Antioquia, se ejecutó la captura del hacendado Jaime Alberto De Jesús Angulo Osorio, […]