resized_0000720288
El debate sobre la pertinencia de las cirugías plásticas en los menores de edad surtió todos los procesos en el Congreso de la República. Ahora en Colombia está la Ley de las Cirugías Plásticas y está sobre la mesa del presidente Juan Manuel Santos, a punto de ser sancionada.
Sin embargo, hay un problema que aún no ha sido regulado en el país y que esta ley no contempla controlar. Se trata de los consultorios de garaje en donde se realizan cirugías de manera clandestina.
Este panorama lo plantea el cirujano Héctor García, de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, quien manifestó que en el país generalmente ocurre que cuando se prohíbe algo, se empiezan a  mover  más los falsos cirujanos.
“Las cirugías van a aumentar en sitios de garaje, en clínicas no autorizadas, hechas por médicos generales que no son cirujanos y van a empezar a aparecer riesgos de vida y procedimientos mal realizados”, sostuvo.
Puso como ejemplo a las personas que por identidad sexual cambian de género y deciden acudir a este tipo de lugares donde no es recomendable exponer el cuerpo.
“Allí se inyectan biopolímeros u otros productos que no se saben qué son. Esto ocurre porque en Colombia a veces saca unas leyes que no tiene quién las haga cumplir”, agregó.

Ilegalidad
Dio a conocer que debido a esta falta de control existen más de 30 cirujanos que carecen de los requisitos para practicar cirugías plásticas en Pereira y más de una clínica de garaje en gimnasios, consultorios odontológicos y centros de estéticas de la Circunvalar y de Maraya. Entonces esto ocasiona que se va a reducir el trabajo de los verdaderos profesionales en esta materia.
Para evitar estas situaciones, García señala que se debe tramitar rápido la ley que regula las especialidades médicas en Colombia, para conocer quiénes son realmente cirujanos.
“Aquí se están homologando títulos de cirujanos plásticos que viajan cada dos o tres meses a Brasil, México, Argentina y Perú, y les homologan el título y eso no es así. Se debe mirar la ficha migratoria corroborar que hayan viajado constantemente y el tiempo suficiente para saber si realmente salió a especializarse. Lo anterior, porque esta especialidad es presencial”, puntualizó.
Un avance
Carlos Andres Hurtado,  psicólogo, especialista en clínica psicoanalítica y magíster en psicoanálisis, señaló que esta regulación puede ayudar a disminuír las graves consecuencias en los menores de edad.
Sin embargo, considera que se trata de asunto que va mucho más allá de normatividades, puesto que es tarea de todos encausar a los niños y jóvenes por otras vías que contemplen más el orden de lo artístico, de lo intelectual y de lo espiritual
“Tener una educación que pase por el reencantamiento de la vida, de los cuerpos, de la tierra, del mundo y para que esto suceda se deben reestructurar o romper con muchas lógicas en las que estamos inmersos, empezando porque el sistema educativo se empecina en promover una educación en, por y para la rentabilidad y el lucro”, afirmó
“Por otra parte el sistema médico, en este caso desde las sociedades de cirugías plásticas y estéticas, no deben dividirse entre las metas del placer efímero y lo goces mortíferos. Al contrario debe asumir una posición crítica y ética que permita ponerle barreras a estos goces nefastos, y si bien con la regulación podrán actuar los profesionales verdaderamente capacitados y con la responsabilidad ética que de allí deviene”, aseveró.
La gravedad del problema
Ya existe la moda de que en vez de fiesta o viaje de quince, la niña le pida a sus papás implantes de seno, y Colombia se encuentra en la posición 11 en el ranking mundial de estos procedimientos.
Es la segunda causa de denuncias por mala praxis estética. Ya no es un problema colombiano, sino global.
En Argentina, por ejemplo, se calcula que dos de cada diez pacientes que acuden a un cirujano plástico para el aumento de senos es menor de edad.
En España se estima que alrededor de un 10% de los pacientes que solicitan intervenciones estéticas son menores de edad.
Las excepciones de la ley
El proyecto que regula las cirugías plásticas en menores de edad no prohíbe los siguientes procedimientos:
–          Rinoplastia: por regla general, médicamente se puede realizar desde los 15 años.
–          Otoplastia (cirugía de orejas): se puede realizar desde los tres años, y es la más común y se hace más joven para evitar temas de matoneo.
–          Cirugías reconstructivas.
–          Cirugías iatrogénicas: son cirugías que corrigen defectos ocasionados por cirugías previas.
–          Cirugías motivadas por patologías físicas o psicológicas debidamente acreditadas por los respectivos profesionales de salud: en estos casos se exige que el cirujano solicite un permiso especial a la entidad territorial de salud.
–          Peelings químicos y mecánicos superficiales: es un tratamiento válido para el acné adolescente.
–          Depilación láser: permite tratar problemas de crecimiento exagerado del vello por irregularidades hormonales (hirsutismo), inflamación de los folículos (foliculitis) o desarrollo prematuro o excesivo del vello (hiperandrogenismo). Sus riesgos son mínimos.
En el Congreso de la República
La plenaria de la Cámara de Representantes dio vía libre para que el proyecto que prohíbe las cirugías plásticas a menores y sanciona con altas multas tanto a cirujanos como a establecimientos que realicen los procedimientos se convierta en ley de la República.
La norma, que pasa a sanción presidencial, prohíbe los procedimientos estéticos innecesarios pero exceptúa las cirugías reconstructivas, de nariz, orejas y las que tengan que ver con el desarrollo de la personalidad de los menores de edad.
La ley, que lleva varios meses en discusión, busca que haya un mayor control en la realización de las cirugías estéticas en el país.
El autor, el senador Mauricio Lizcano, dijo que estos procedimientos han venido en aumento en los últimos años por los bajos precios que también atraen a extranjeros y dijo que de los 340.000 procedimientos estéticos que se realizan un 30 % corresponden a cirugías de menores de edad.
Además de la prohibición de las cirugías, la ley también impediría que los centros estéticos utilicen la imagen de menores para hacer publicidad.
Consecuencias
El psicólogo Hernández señaló que gran parte de la población de niños y jóvenes ha ido estructurando su cuerpo a la luz de la demanda capitalista, con el uso no solo de cirugías estéticas sino que además de cualquier artificio que les ayude a lograr el cuerpo perfecto.
A raíz de ello, el profesional indicó que como consecuencia quedan “anorexias, bulimias, trastornos alimenticios, depresiones y lo más significativo es que ha movilizado un nuevo estilo de vida en niños y jóvenes caracterizado por el hedonismo, la inmediatez, el narcisismo  y el goce solitario”.
Fuente: DIARIO DEL OTÚN
06/26/2016

Clínicas “garage”, riesgo de cirugias plásticas mortales

El debate sobre la pertinencia de las cirugías plásticas en los menores de edad surtió todos los procesos en el Congreso de la República. Ahora en […]
06/24/2016

Las consecuencias del mal dormir

Es neumólogo y empezó a trabajar en el Hospital General Yagüe -ahora ejerce en el HUBU como responsable de la Unidad del Sueño- en el año […]
06/22/2016

Ahora gerentes de hospitales no serán elegidos por mérito, sino “a dedo”

Un nuevo proyecto de ley que fue aprobado la semana pasada en el Congreso de la República tumbó el método de meritocracia que venía operando hasta […]
06/16/2016

Descubren graves irregularidades en el Hospital Universitario del Valle

La Gobernadora del Valle Dilian Francisca Toro realizó durante el Bloque Regional y Parlamentario fuertes denuncias sobre hallazgos de 14 cajas con facturación por $10.000 millones […]