resized_gripa-ah1n1

El cambio de clima de los primeros días del año ha favorecido la propagación de virus como la gripe. Controlarlos a tiempo es la clave para evitar que desemboquen en cuadros respiratorios graves.

La gripe es causada por el virus de la influenza, dura de una a dos semanas y afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y cuando avanza, puede perjudicar los pulmones. El dolor de cabeza, escalofrío, dolor de garganta y articulaciones, así como la mucosidad, son los principales síntomas de esta enfermedad, que es diferente al resfriado, pues este pasa al cabo de tres días y no presenta manifestaciones tan fuertes.

El virus de la gripa se propaga, principalmente, por el contacto entre personas infectadas. “El escape de pequeñas partículas por la saliva o por las vías respiratorias, cuando se tose o estornuda, favorecen la transmisión, así como el roce con manos contaminadas”, explica la médico Melisa Montoya. Por esta razón, extremar las medidas de higiene es el principal consejo para evitar la difusión de la enfermedad.

Usar tapabocas y lavarse las manos con frecuencia, disminuye la cantidad de microorganismos que favorecen la difusión del virus. Mantener los espacios libres de polvo y partículas que fomenten reacciones alérgicas también es importante, así como limpiar con frecuencia celulares, ropa y otros objetos de uso diario. “Es necesario evitar los espacios cerrados. Ventilar las habitaciones, abriendo ventanas durante unos diez minutos diarios, ayuda a que circule y se difunda el virus”, explica Montoya. Por otro lado, no hay que olvidar que el principal método de prevención de la gripa es la vacuna anual.

Estas medidas hay que extremarlas en adultos mayores de 65 años, así como en menores de cuatro años, ya que sus sistemas inmunológicos no son lo suficientemente fuertes para sortear en un par de días los efectos de la gripa. De hecho, dice la médico, “los cuadros por infección respiratoria son uno de los principales motivos de consulta en niños”. Los enfermos crónicos y las embarazadas, sobre todo en el segundo trimestre de gestación, también deben estar muy alerta para controlar el virus.

“Si el malestar dura más de dos semanas, los síntomas persisten y en la expectoración el moco es amarillo y verdoso, hay que consultar al médico porque puede tratarse de una infección de mayor cuidado”, recomienda Montoya. No sobra recordar que en ningún caso la automedicación es una buena opción. Si los síntomas son muy molestos, espere a que el médico lo formule, ya que se ha demostrado que la administración abusiva de analgésicos puede causar daño hepático.

Sumado a las medidas de higiene y la vacuna, llevar una buena alimentación también puede servir para combatir mejor la gripa. “Aumentar el consumo de líquidos como el agua es favorecedor para mojar la tos y ayudar a que el moco fluya con mayor facilidad hacia las fosas nasales, para ser expulsada”, concluye Montoya.

Por su parte, descansar y dormir bien ayudan a que el sistema inmune responda mejor ante el ataque viral. Evitar los cambios de temperatura, estornudar por encima del brazo y usar la ropa adecuada para proteger al cuerpo del clima son sugerencias que conviene poner en práctica.

Fuente: REVISTA SEMANA

 

01/18/2018

Virus de la gripe, una enfermedad común pero que se reitera

El cambio de clima de los primeros días del año ha favorecido la propagación de virus como la gripe. Controlarlos a tiempo es la clave para […]
01/11/2018

Múltiples beneficios de beber agua de coco en ayunas

Sabemos que el agua de coco no es particularmente sabrosa, pero de lo que si tenemos certeza sus beneficios para la salud y de que representa […]
01/08/2018

Bebidas “mágicas” para perder peso después de las fiestas decembrinas

¿Sabías que la falta de sueño te puede llevar a tener un peso que no deseas? Algunos estudios demuestran que la gente que duerme lo suficiente […]
12/22/2017

Prevención y tratamientos caseros contra los sabañones

Los sabañones son una rojez, hinchazón y sensibilidades de los pequeños vasos sanguíneos de la piel. Estos pequeños vasos sanguíneos se inflaman dolorosamente cuando hay un […]