pereira

Los dirigidos por el periodista Rubén Darío Llano, el del “comentario preciso”, estuvieron en la nueva victoria del Deportivo Pereira esta vez como local frente al colero del certamen, Real Santander, por la mínima diferencia.

De tal manera, los comentarios del partido, así como la palabra desde el mismísimo borde de la gramilla, estuvieron a cargo de “La Voz Joven del Deporte”, Julian Andrés Santa Rendón y como de costumbre la narración quedó por cuenta de “El Internacional” Pepe Luis Mota, inimitable a la hora de traducir el sentimiento de los simpatizantes de la “Furia Matecaña”.

Tras el “tropezón” en tierras nortesantandereanas, “Escenario Deportivo”, el popular ciclo radial que se transmite de Lunes a Vienes de 7 a 8 de la noche por AM 1520 Antena de los Andes”, fue testigo de una recuperación que lejos de ser notoria, puso al equipo con “la frente en alto” de cara al receso que tendrá lugar como antesala al inicio de Copa América Centenario, a disputarse en los Estados Unidos de América

A Deportivo Pereira no le sobró nada, pero pudo ganar gracias al acierto del hombre de la noche de turno: Rafael Navarro, el jugador más regular de los noventa minutos y un poco más jugados sobre el “verde césped” del Estadio Olímpico Hernán Ramírez Villegas.

Formaciones

Ambos equipos salieron a disputar el encuentro y se alinearon de la siguiente manera:

Pereira: Mauricio Mafla; David Gómez, Andrés Quejada, Fernando Battiste, Jhon Montaño; Carlos Palacios, Jorman Campuzano, Rafael Navarro, Juan Camilo Hernández,Christián Mejía; y Johan Jiménez. DT: Néstor Hugo Craviotto

Real Santander: Jaime Mora; Alejandro Ríos, Miguel Herrera, Jair Blanco, Julián Buitrago; Freddy Flórez, Óscar Álvarez, Juan Pablo Zapata, Emanuel Arias; Daniel Mantilla y Néstor Arenas. DT: Víctor Hugo González

 

Comienzo promisorio

Sin hacer pie ante la presión inicial del equipo santandereano, Deportivo Pereira fue tomando paulatino control del partido, como una forma de dar vuelta rápidamente la página de lo acontecido una semana atrás ante el Cúcuta Deportivo.

Las cosas parecían salirle bien. Quizás no tanto a nivel colectivo, pero sí por momentos abusando de los pelotazos en busca de algún jugador para dejarlo cara a cara frente al arco de Jaime Mora.

Cuando el local atacaba con la pelota al piso, lo hacía de la mano de la regularidad del mejor de la cancha, “Rafa” Navarro, quien junto a Cristian Mejía, fueron de lo poco tratando de articular la circulación del balón en el medio campo.

Aunque Juan Camilo “El Cucho” Hernández gravitó como no lo hacía desde tiempo atrás, se lo vio por momentos algo errático a pesar del gol que le anularon a los 34 minutos por una posición adelantada, cuando remataba de media distancia. Tuvo una interesante penetración por la izquierda que recordó sus mejores tardes. Quiso buscar el centro en lugar de patear. Tiro una “masita”, la cual probablemente por la poca potencia no fue autogol de un defensor del Real Santander y otra, cuando el conjunto “matecaña” había alcanzado la ventaja, mediante un disparo a colocar en el ángulo derecho, que no fue gol gracias al estupendo vuelo del cancerbero visitante.

Los de la frontera con Venezuela esgrimieron pese a todo una mejor construcción no tanto por mérito propio, sino a causa de las equivocaciones de un Deportivo Pereira ansioso, apresurado, sin orden, empujando para llegar al área rival con maña, fuerza y muy poco de futbol.

Sin embargo fue un momento óptimo para el local frente a una visita tímida, levemente dispuesta de contragolpe, la cual si hubiera explotado algo más la prolijidad que por algunos pasajes tuvo en el tratamiento del balón, sumado a algunas indecisiones defensivas por el lado del argentino Fernando Batiste, pudo complicar mucho más a su desprolijo adversario.

La sostenibilidad de Quejada y Palacios desde el fondo, las arremetidas de Montaño por la izquierda, las de Mejía en la otra banda, lo aportes de “El Cucho” Hernández, el empuje de Yorman Campuzano, las colaboraciones de Jiménez en zona de volantes, comenzaron a inclinar la balanza con centros cruzados e inusuales tiros desde la medialuna del área grande, pero aún de esa forma los de Risaralda parecían una máquina de proponer sin concretar.

Equipo “anímico”

Un poco por ese halo de la denominada “magia de los ganadores”, apenas minutos después de un tiro libre “mentiroso” de Montaño en forma de centro, el cual tras hacer un peligroso bote frente al área chica fue brillantemente interceptado por “obra y gracia” de Jaime Mora, llegó la añorada diferencia. No se diga de superar al rival, sino de pura prepotencia.

Juan Camilo “El Cucho” Hernández recibió una pelota llovida. Trato de anticiparse al juvenil golero suplente del Real Santander, quien cometió un error al despejar la pelota con los puños en dirección a la ubicación de Rafael Navarro, que con tiro bajo esquinado a la derecha hizo estéril el intento de un jugador adversario para despejar.

Corrían 41 minutos, el volante pereirano festejó el gol como un conscripto al saludar al sargento mayor del Batallón “San Mateo”. todo parecía dado para el principio del gran triunfo que se quedó en promesa.

En el epílogo, Deportivo Pereira comenzó a tocar el balón con fluidez y algunos lujos, como “sazonando” las expectativas del escaso público que lo había visto carente de aquel sobrio futbol, el cual lo llevó a ser puntero del campeonato e invicto las primeras trece fechas.

El pitazo del árbitro dejo unos pocos aplausos sobre el aire, mientras el aroma a humedad de la incipiente ventisca, fue el presagio de una bóveda celestial adquiriendo matices siniestros.

 

Ducha anticipada

Santa Rosa llegó de manera inoportuna como casi siempre, al sorprender a los jugadores cuando regresaban a disputar el complemento. El “bautismo “pareció venirle muy bien al Real Santander, que por momentos pareció dar vuelta la tabla al revés quedando en la primera posición y al Pereira, indiscutible puntero, de último.

Los de la camiseta emulando a la del viejo Racing Club de Avellaneda pudieron controlar los desordenados embates del local, que al irse al ataque dejaba baches similares a los vistos en algunos sectores del barrio “La Mariana” de Dosquebradas.

La excelente irrigación del terreno evito un lodazal, con Pereira intentando llevarse por delante al rival sin éxito. La visita se recompuso, fue dándole forma a la posesión del balón y por causa de una increíble ingenuidad, no pudo alcanzar al menos el empate ante el disperso líder, que hubiera podido aliviar de alguna su mala performance, con sólo 9 puntos en su haber.

Craviotto buscó solucionar el déficit con el ingreso de Diego Espinen en reemplazo de un desgastado Cristian Mejía que por el gesto del rostro no le sentó bien la variante, Posada por Campuzano y de César Stiven Manzano, el crédito surgido del Andrés Escobar Futbol Club del “Municipio Industrial”, sustituyendo a Jimenez para lograr una mayor proyección en el ataque.

Los cambios simularon favorecer al elenco de “La Perla del Otun”, cuando se produjo una interesante combinación entre ese auténtico “árbol de goles” llamado Manzano y “El Cucho” Hernández, cuando luego de un centro rasante al piso por muy poco el diez “matecaña” no la metió dentro de la portería. Pero la sociedad fue efímera disolviéndose al terminar la jugada, porque Deportivo Pereira no era capaz de encontrar ese estilo de juego creativo, consecuente, capaz de permitirle aumentar la distancia en el marcador, sin tener que soportar las zozobras posteriores.

Real Santander tenía la pelota por intermedio de Juan Pablo Zapata, Emanuel Arias. Un error en el fondo local le permitió hacerse con los espacios dejados en zona defensiva. No fue gol por “cuestiones de indecisión”, explicando de cierta forma por qué a dicho le cuesta tanto ganar partidos.

Al cierre, el disparo de César Stiven Manzano que se fue rozando el ángulo izquierdo y quien de haber sido articulado en función de un esquema ofensivo proclive a su efectividad, sin dudas hubiera resultado más desequilibrante e incisivo en la concreción.

Caballeros de la angustia

Deportivo Pereira arrimó al final del encuentro pasando las angustias de siempre, resistiendo sobre la cornisa un triunfo que pudo haber sido conseguido con más holgura y la serenidad de equipo con “chapa” de grande, sin esperar la señal del árbitro hacia el círculo central para festejar cualquier diferencia irreversible dentro del puñado de minutos restantes.

Es el estilo histórico de los risaraldenses, dramático, ajustado. Aunque cuenten con el recurso humano, táctico, para superar a los más calificados rivales, prefieren el agónico placer de las victorias más dulces, esas conseguidas “a lo último”, no aptas para cardíacos.

Quedó el alivio de haber ganado en casa. No brilló. Alcanzó a rehabilitarse fiel a una forma de hacer las cosas: Sin que nunca le sobre nada, excepto la soberbia de no permitirse haber ganado por mucho más.

En el siguiente enlace, el gol de “Rafa” Navarro, en la narración del más grande de todos: “El Internacional” Pepe Luis Mota:

Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI

05/18/2016
pereira

Un “Escenario Deportivo” acorde con la recuperación del “Grande Matecaña”

Los dirigidos por el periodista Rubén Darío Llano, el del “comentario preciso”, estuvieron en la nueva victoria del Deportivo Pereira esta vez como local frente al […]
05/18/2016
11224433_812456105527915_1208322988446190989_n

Así vino, vio y narró “El Internacional” Pepe Luis Mota el gol del triunfo de Pereira ante Real Santander

Fue victoria del local 1 a 0 frente al Real Santander. El autor del tanto fue Rafael Navarro y “El Internacional” Pepe Luis Mota lo dejó […]
05/17/2016
9c54a17101d7cfc4574c93bb87a1b5d7

Escenario Deportivo transmitira Pereira – Real Santander hoy desde las 7.45 horas

Escenario Deportivo, el programa número uno del deporte en el departamento de Risaralda, dirigido por Ruben Darío Llano, con la participación de Julián Andrés Santa Rendón, […]
05/12/2016
resized_0bb56789fa9e23d29aaaf512aa38765b_article

Habrían hallado molecula que hace “explotar” células cancerígenas

De acuerdo con el estudio publicado en la revista ‘Cell’ los expertos suecos fueron capaces de revertir el crecimiento de los tumores cerebrales en ratones, suministrándoles unas pastillas que […]