275px-Rodrigo_Valdez

Rodrigo Valdez Hernández (Q. E. P. D.)

Profundo pesar causó la noticia sobre el desceso de Rodrigo “El Rocky” Valdez el Martes 14 de marzo del corriente, en el equipo de Escenario Deportivo, el célebre ciclo radial dirigido por Rubén Darío Llano Londoño y que se transmite en AM 1520 Antena de los Andes de Lunes a Viernes de 7 a 8 de la noche.

Es menester recalcar la figura del nacido en Getsemaní, Bolívar no sólo como deportista extraordinario, un boxeador impensado, capaz de sumar técnica con derechazos demoledores, sino al ser humano que supo prescindir del escándalo, del farandulerismo, para llegar a ser alguien grande en la vida.

Por esa razón, también Mauricio Angarita, Juan Carlos Arango, Carlos Alberto Ricchetti, Glenn Miller, Marcelo Palermo, Armando Serna Suárez y Jorge Edward Aguirre, secundando al “hombre del comentario preciso”, quisieron sumarse a ese merecido homenaje a un auténtico campeón del boxeo, del pueblo, pero sobre todo de la vida, lo cual no resulta fácil en absoluto.

“De menor a mayor”

“Cada combate de Rodrigo Valdez era una enseñanza de coraje y amor propio”, llegó a decir Manuel Vicente Duque, el alcalde de Cartagena de Indias, muy cerca de donde había venido al mundo hace setenta años en Getsemaní, Bolívar, un 22 de diciembre de 1946.

Oriundo del viejo barrio de Chapacú, en el centro de “La Heroica”, el cual congregaba en su mayoría pescadores y artesanos negros, “El Rocky”, como ya empezaban a decirle, trabajaba por las mañanas pescando. A la tarde cortaba, limpiaba los peces en el mercado central, mientras hacia la noche, antes de regresar a su humilde hogar, iba en búsqueda de alguien con quien tomarse a puño limpio en peleas de patio.

Al principio aunque parecía tener condiciones, el boxeo profesional no le interesaba. Por el contrario, amaba el béisbol. Sus únicos gastos fuera del hogar eran en bates, pelotas o guantes soñando en convertirse en jugador. Pero una inesperada lesión en la mano le quitaría hasta las ganas de jugar. Tenía otro destino y poco después habría de comprobarlo, cambiando los guantes de atrapar por otros muy distintos para demoler a durísimos adversarios.

Su debut llegaría el 25 de octubre de 1963 con tan sólo 18 años, lejos de emboladores y compañeros de profesión. Le bastarían cuatro rounds para liquidar a los puntos el pleito con Orlando Pineda, en el Estadio 11 de Noviembre de Cartagena. Ganaría ocho peleas más, antes de ser noqueado por Juan “Rudy” Escobar dentro del Coliseo Humberto Perea de Barranquilla.

Sin embargo, como cito en un homenaje su preparador físico, José Godoy, antes de ser reemplazado por el afamado Gil Clancy, “estaba obsesionado con ser campeón y lo logró por dedicarse a tiempo completo a conseguirlo como ahora no es capaz de hacerlo ningún boxeador”.

Luego vendrían 13 victorias consecutivas más 2 empates hasta su primer combate internacional donde perdió también por decisión frente a Daniel Guanin. Para entonces y siendo dueño de un estilo técnico depurado, disputó 9 peleas de las cuales se impuso en siente ocasiones sin volver a perder.

Pronto llamó la atención de los promotores para enfrentar en el mismísimo Madison Square Garden de Nueva York a Bobby Cassidy, a quien vencería por knock out en sólo cuatro vueltas. El único problema era que sin saberlo, el púgil americano estaba enfermo de hepatitis A, contagiando a Valdez a través de las lesiones sufridas. Superando la cuarentena impuesta a ese defecto, retomó una carrera indetenible.

Hizo varios combates más antes de llegarle la oportunidad de su vida: Participar de una eliminatoria contra el temible Bennie Briscoe para disputar el título de los medianos, en poder de quien a la postre sería amigo, el argentino Carlos Monzón. A pesar de vencer al norteamericano por puntos en doce round, el destino, la negativa de Monzón de pelear contra Valdez haría que ambos boxeadores vuelvan a enfrentarse por la corona del Concejo Mundial de Boxeo.

Fue el 25 de mayo de 1974 en Montecarlo, Francia, con el actor Alain Delón sentado al borde del ring side. Allí “El Rocky de Getsemani” hizo lo imposible, cuando tras una verdadera paliza noqueó en el séptimo asalto a un púgil con un extraordinario poder de absorción de castigo, para recibirse de campeón. Más adelante, defendería con éxito el lauro obtenido frente a Rudy Valdez, Ramón Méndez, Gratien Tonna y Max Cohen, ganando tres antes del límite y la restante por decisión.

Finalmente, llegaría el primero de los dos combates más grandes de su carrera, en momentos donde la vida quizás le asestaría el golpe más fuerte. La muerte de su hermano en una pelea de bar, hizo que Valdez pidiera la postergación para acompañar a la familia en esa hora de angustia. La negativa, lo llevó a caer en decisión unánime tras 15 rounds contra el inolvidable Carlos Monzón en Mónaco, al disputar la unificación de los títulos del Concejo y la Asociación.

La revancha le llegaría de nuevo en tierras monegascas, donde pese a ir por delante en las tarjetas y haber derribado al campeón, volvería a perder la oportunidad. El retiro de Monzón, forzó a un enfrentamiento por el título vacante de los medianos vacante de nuevo contra Bennie Briscoe, al cual le ganó esta vez a los puntos ese mismo año de 1977, para perderlo al año entrante contra otro argentino, Hugo Pastor Corro.

Rodrigo Valdez finalizó su carrera pugilística el 28 de noviembre de 1980, venciendo por knock out técnico a Gilberto Amonte en el Coliseo El Campín de Bogotá, logrando un record de 63 peleas profesionales ganadas con 43 por la “vía clorofórmica”, 8 derrotas con una sola caída por fuera de combate y dos empates.

Caballero tanto arriba como debajo del ring, el noveno de los dieciocho hijo de Doña Perfecta Hernández y de un pescador ahogado cerca de la bahía de Cartagena, supo poner la otra mejilla a la adversidad, saliendo adelante por medio del sacrificio que le graneo tanto el respeto de familiares, amigos o conocidos, como la admiración de Colombia entera, la cual lo situó entre sus hijos predilectos.

Quizás por aquello de conjugar la firme voluntad con la dulzura hacia los suyos, Rodrigo Valdez Hernández falleció el Martes 14 de marzo de 2017 en la Clínica San José de Torices de la capital de Bolívar, como consecuencia de un infarto fulminante, tras padecer en los últimos años de diabetes y problemas de memoria.

Con él, Colombia si no perdió al mejor púgil de su historia, sin lugar a dudas resignó al más honorable y valioso de todos en eso del arte de fistear.

Reseña fílmica sobre Rodrigo “El Rocky” Valdez, realizada y producida por Escenario Deportivo para Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA:

Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI

03/16/2017
275px-Rodrigo_Valdez

Un “Escenario Deportivo” acorde para rendir homenaje a “El Rocky” Valdez

Profundo pesar causó la noticia sobre el desceso de Rodrigo “El Rocky” Valdez el Martes 14 de marzo del corriente, en el equipo de Escenario Deportivo, […]
03/14/2017
resized_17342205_10206463034775015_2052503899_o

Volver al triunfo como local, para buscar el ascenso

Al mal tiempo, buena cara y ello fue lo que puso el equipo del célebre programa radial Escenario Deportivo, para poder seguir de cerca los pormenores […]
03/13/2017
18838587696_6239508511

Alimentos para acabar de una vez los dolores de pierna y espalda

El dolor en la columna vertebral, la espalda y la pierna a menudo vienen durante una larga sesión o actividad física extrema. Hay una solución muy […]
03/12/2017
17265225_10206448506131808_1650607365994110902_n

Escenario Deportivo, presente para transmitir Deportivo Pereira – Cúcuta

El auspiciante oficial de la sección “deportes” de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA, estará presente cuando el Lunes 13 de marzo a partir de las 7.30 de […]