resized_resized_resized_DSC_0030

El cuarto gol desata la algarabía de todo el Hernán Ramírez Villegas.

Tarde de domingo pasada por agua en el Estadio Hernán Ramírez Villegas de “La Perla del Otún”. El plomizo aspecto del cielo volvía más opacas las desocupadas gradas color cian o grisáseas de las tribunas, al punto que al recibir los contragolpes del viento en la cabina, el equipo del programa “Escenario deportivo” no atinaba a imaginar cómo, ni de que forma, Febo haría su aparición a los allí reunidos.

resized_resized_resized_DSC_0028

Festejos ante la salida del cuadro “Matecaña”.

Desde la gramilla, Julián Andrés Santa Rendón narró la forma en la cual se cantaba tanto el Himno Nacional y el de la ciudad, tras la salida del equipo de la mano, mientras las gruesas gotas de lluvia percutaban sobre la pista olímpica. Rubán Darío Llano, en su doble papel de moderador – director general del programa, que va de Lunes a Viernes de 7 a 8 de la noche por AM 1520 Antena de los Andes, intentaba explicar a los numerosos radio oyentes los diversos porqué de la masiva asistencia.

resized_resized_resized_DSC_0027

El Himno Nacional bajo la persistente lluvia, que cedió para “dejar jugar” al Deportivo Pereira.

Cuando el locutor e ingeniero de sonido, Armando Serna Suárez, el popular “Canoso”, identificaba a los distintos auspiciantes y el director general de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA, Carlos Alberto Ricchetti, daba forma a sus primeras impresiones del encuentro, el sol decidió fundirse en el semblante amarillo, para rugir a través del rojo sanguíneo que lo secunda como un verdadero dios de la guerra “Matecaña”, ante el fervoroso delirio de una hinchada que al decir de San Juan Bautista en el río Jordán, primero fue “bautizada en agua, pero después con el fuego”.

Alineaciones

resized_NéstorCraviotto-960x623

Nestor Oscar Craviotto (Deportivo Pereira).

Deportivo Pereira salió al campo con el 30, Mauricio Mafla; 19, David Gómez; 13, Andrés Felipe Quejada; 5, Fernando Batiste; 20, Jhon Jairo Montaño; 7, Diego Espinel; 16, Carlos Alberto Palacios; 27, Jorman Campuzano; 18, Cristian Mejía; 19, Juan Carlos Hernández y 14, Jhojan Jimenez. DT: Néstor Craviotto.

Por su parte, Orsomarso alineó al 1, Aldair Quintana; 3, Oscar Valencia; 21, Yerson Malagon; 31, Duan Cortés; 22, Cristian Rodríguez; 18, Alexander Jaramillo; 11, Deiser Mina; 8, Mario Ramírez; 14, Ederson Moreno; 9, Mauricio Mina y 23, Frank Castañeda. DT: William Libreros.

Inicios

resized_IMAGEN-16505580-1

William Libreros (Orsomarso Sportivo Clube).

A pesar que el excelente estado del campo de juego impidió los estragos del agua, los primeros minutos fueron  muy físicos. No obstante, Deportivo Pereira se benefició de la presión en zona a lo largo de todas sus líneas.

La receta dio los esperados frutos. Un centro por la izquierda, generó una confusa jugada plagada de rebotes, donde lanzados al ataque como leones, delanteros y mediocampistas dieron la impresión de intentar introducirse dentro del arco incluso con el balón, lo cual fue la única forma de explicar la no apertura del marcador.

Sin embargo, las arremetidas de la “Furia Matecaña” hacían prever la llegada del gol en cualquier momento. Una clara falta dentro del área hizo ciertas las predicciones. Tiro libre penal que el “Tanque” Montaño trocó en el primer tanto del encuentro. Lo liquidó suave, al palo derecho de Quintana que eligió la izquierda. A cobrar. La celebración del jugador “en cinta” con la pelota, comenzaba a marcar el camino para “concebir” la victoria

Aplanadora y locura total

resized_resized_DSC_0010

Armando Serna Suarez, el famoso locutor “a cargo” de la ingeniería de sonido.

El elenco visitante, cuyas camisetas parecían emular la de la vieja “escuadra azurra” de los campeones mundiales italianos en el mundial de España de 1982, intentó emparejar el partido, apelando a la interesante labor de Ramírez y Moreno, pero sobre todo a la incipiente capacidad de penetración del veterano Mauricio Mina.

Esta actitud ofensiva no se pudo consolidar y generó huecos en el fondo de los vallunos, más tarde muy bien aprovechados por el local, el cual quebró de manera paulatina el medio campo, se adueño del balón y con ello, neutralizó la capacidad de juego del esforzado equipo de Palmira.

De a ratos, Deportivo Pereira pareció atropellar, llevarse por delante a los “azules”, quienes hasta su llegada al Hernán Ramírez Villegas venían llevando a cabo una aceptable campaña, ocupando la 15° casilla en la tabla de posiciones. Lo peor estaría por llegar. Luego de un centro del sector derecho, Johan Jimenez, reemplazante a la postre del delantero argentino Mauro Bustamante, entró como “perro por su casa”, descolocó al arquero a la altura del punto del penal y anotó el segundo gol.

Tiro de gracia

resized_resized_resized_DSC_0021

El moderador y director general de “Escenario Deportivo”, Rubén Darío LLano, secundado por “El Internacional” relator, Pepe Luis Mota.

Orsomarso se terminó por desordenar. Ante la inminencia de la catastrofe futbolística, buscó en las infracciones la única forma de detener los arrestos de una “furia incontenible”. Una fuerte falta provocó el tiro libre a un par de metros de la medialuna del área grande.

Montaño pidio taciturno el balón, “preparó la artillería”, apuntó y como bien describió Rubén Dario Llano, escribió “un poema”. Ni José Asunción Silva, el del billete de 5.000 pesos, lo hubiera hecho mejor. Sablazo con efecto al ángulo izquierdo, que la rápida y viril estirada del sufrido Aldair Quintana no pudo detener. Estallido. Llamarada pasional en las gargantas. Aquello cuanto la gente presintió y había ido a ver, estaba teniendo lugar.

No se terminaban de apaciguar las aguar del tercer temblor, cuando en otro demoledor avance, Cristian Mejía hizo a las locuras del estadio entero, al establecer el cuarto y último gol, decretando hasta el momento el mejor partido disputado por el Deportivo Pereira en el campeonato.

Complemento desapercibido

resized_resized_resized_DSC_0041

El estadio al final de la jornada, desde la playa de estacionamiento.

Con el partido definido, el “rojiamarillo” avanzaba tímidamente por terreno visitante, a ver  si podía incrementar la ventaja, aprovechando la búsqueda de un Orsomarso consciente de la debacle, yendo hacia adelante más por honor que en vistas a revertir una derrota sellada.

El descuento de la “cenicienta del torneo” acaeció mediante un inesperado error del por lo general seguro Mauricio Mafla, permitiéndole a Frank Castaneda ir a buscar apurado el esférico al fondo de la portería, no sin cierta esperanza de acortar la diferencia.

La segunda tarjeta amarilla determinó la expulsión inexplicable del capitán de Orsomarso, Alexander Jaramillo, tras el foul descalificador que poco o nada afectarían el resultado, salvo la integridad del jugador tendido sobre el suelo. Craviotto aprovechó la holgura del marcador para sustituir al eficiente Jorman Campuzano por Rafael Navarro.

Para ese entonces, la “Furia Matecaña” había perdido hacía tiempo la chispa de la primera parte. Pretendió meter el encuentro “en la nevera”. Orsomarso recreó los pasajes cuando intentó llevar peligro al fondo pereirano.  Al exigirlo en defensa, encontró severas falencias que de haber tenido más a favor el azar, quizás le hubieran permitido volver al descuento.

Sebastian González ingresó por Diego Espinel y no mucho más para decir: Deportivo Pereira recuperó la generación de juego en los minutos finalesinsinuando peligro sin evidenciar ideas ni creatividad, posiblemente porque los vallecaucanos decidieron de antemano “bajarle el telón” al compromiso, .

El final, desapercibido como casi todo el complemento, a excepción de la jugada del gol de Castañeda, encontró a los jugadores enarbolando una parábola de suplica por tanto talento en el centro del terreno. A cambio, recibieron la ovación incondicional desde los cuatro puntos cardinales del estadio, descendiendo como una caricia infinita, interminable, a cuenta de la misma cantidad de goles de gran factura, cual veredicto inapelable para un Deportivo Pereira primero en el campeonato.

Sensatez y sentimientos

El estadio vació dejó librado el silencio. Junto al agua restante sobre la gramilla, queda circunscrito el pensamiento de que por lo demostrado hasta el momento, sólo una maliciosa maniobra extra futbolistica, podría marginar al cuadro “Matecaña” del merecido ascenso a la división superior.

¿La razón? Porque talento para alcanzarlo le sobra.

Escuche la soberbia goleada del Deportivo Pereira en la voz de “El Internacional” Pepe Luis Mota, a través del siguiente enlace: 

Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI

03/21/2016

Deportivo Pereira brilló, goleo y gustó, junto a “Escenario Deportivo”

Tarde de domingo pasada por agua en el Estadio Hernán Ramírez Villegas de “La Perla del Otún”. El plomizo aspecto del cielo volvía más opacas las desocupadas […]
03/21/2016

Pereira golea a Orsomarzo, “de la mano” de “El Internacional” Pepe Luis Mota

Fue durante el enfrentamiento del cuadro “Matecaña” el pasado 20 de marzo de 2016 en el Estadio Hernán Ramirez Villegas, enfrentando a Orsomarso por el Campeonato […]
03/14/2016

“Por los menos que los atiendan”

Ante el llamado insistente que ha recibido por parte de varios dirigentes, técnicos y hasta los mismos deportistas que han hecho parte en los últimos años […]
03/12/2016

El Pereira buscaría otro estadio

La Asamblea de la Dimayor dejó varias conclusiones. Deportivo Pereira sí jugará este fin de semana y podría buscar nuevo estadio. La Asamblea de la Dimayor […]