Arte y cultura

José Asunción Silva

José Asunción Silva nació el 27 de noviembre de 1865 en Bogotá (Colombia) en el seno de una familia burguesa que poseía una empresa de objetos de arte. Sus padres eran Vicenta Gómez Diago y Ricardo Silva Frade.

La belleza, inteligencia, timidez y afectado comportamiento de Silva fue burla de sus compañeros de colegio que le llamaban sarcásticamente “José Presunción” o “La Casta Susana”. Él, un niño sobreprotegido por su familia, acentuó su timidez y se encerró en sí mismo durante su niñez escribiendo ya en esta etapa sus primeros poemas.

Esta precoz afición literaria estaba determinada por el ambiente de libros que se veía en su casa, ya que su padre Ricardo, miembro del grupo El Mosaico, también se dedicaba a la escritura y en su hogar se vivían animadas tertulias literarias.

En el año 1884 comenzó a colaborar con su padre en sus negocios y se trasladó a Europa, residiendo en Francia, Suiza e Inglaterra. En el viejo continente conoció la vida bohemia y frecuentó a poetas simbolistas, siendo habitual acompañante de Stéphane Mallarmé. También entabló amistad con el escritor irlandés Oscar Wilde.

Retornado a Colombia, Silva vivió una tragedia que marcó su existencia que ya había conocido las muertes próximas de sus hermanos Andrés Guillermo, Alfonso e Inés. La que más daño le hizo fue la de su hermana favorita, Elvira, quien murió a causa de una pulmonía en 1891. Además, por esa época, la empresa familiar fue declarada en quiebra económica y sus artificiosas actitudes de dandy no fueron bien recibidas por la sociedad de la capital colombiana.

Para intentar ganarse el sustento consiguió, por influencias, un trabajo gubernamental en Venezuela, ocupándose desde 1894 como secretario de la delegación colombiana en Caracas.

Lamentablemente, en enero de 1895, cuando regresaba a su país su barco, el “Amerique”, naufragó, perdiéndose en ese siniestro buena parte de su obra literaria. “Nocturno III” (1894), obra dedicada a su hermana fallecida, fue uno de los pocos poemas editados en vida por el autor colombiano. El texto se editó en la revista “Lectura Para Todos”.

Su poesía inicial era umbría y romántica, tendiendo luego hacia el simbolismo y en su etapa final a un sentir pesimista y agrio de la existencia. Sus mejores trabajos líricos, con la utilización del verso libre y el ritmo musical, son considerados claves para el modernismo en lengua española.

Se suicidó en su cama, agobiado por las deudas económicas y hastiado de la vida, el 23 de mayo de 1896, disparándose con un revólver en el corazón cuyo perfil había marcado en su ropa para no errar en el disparo. Tenía 30 años. Años después de su muerte se editó “El Libro De Versos” (1923) y en 1925 su novela “De Sobremesa”.

SELECCIÓN

A continuación, una selección de versos de este poeta colombiano, 5 poemas de José Asunción Silva:

Madrigal

Tu tez rosada y pura, tu formas gráciles
De estatuas de Tanagra, tu olor de lilas,
El carmín de tu boca, de labios tersos;
Las miradas ardientes de tus pupilas,
El ritmo de tu paso, tu voz velada,
Tus cabellos que suelen, si los despeina
Tu mano blanca y fina toda hoyuelada,
Cubrirte como fino manto de reina;
Tu voz, tus ademanes, tú no te asombres;
Todo eso está ya a gritos pidiendo un hombre.

Realidad

Para M

En el dulce reposo de la tarde
Cuando al ponerse el sol en occidente
Su luz dorada, de la vida fuente,
Como una hoguera en los espacios arde,
O de la noche en el silencio umbrío
Cuando la luna con fulgor de plata
Alumbra a trechos el sonante río
Y en sus límpidas ondas se retrata,
Entre las sombras de la vida hay horas
En que la realidad que nos circuye
A detener el ímpetu no alcanza
De nuestra alma que a lo lejos huye
Y a la región de lo ideal se lanza…

Y entonces cuando pienso en tus amores
Nuestras dos vidas deslizarse veo
No cual la realidad que aja sus flores
Sino cual la ilusión de tu deseo.
No por las conveniencias separados,
Soñando tú conmigo, yo en tus sueños,
Sino juntos los dos en los collados
De la Arcadia risueños;
Asidos por las manos a lo lejos
Buscando el fin de la campiña amena
A los pálidos rayos de la luna.
O del ardiente sol a los reflejos,
Dejando transcurrir una por una
Las no contadas horas venturosas
Que no mancha la sombra de una pena
Libando amor y deshojando rosas
Del verdor y del musgo en lo sombrío
Ocultos en lo ignoto del boscaje
Radiante aún de gotas de rocío
De virgen fuerza y de vigor salvaje;
Sentados a la orilla del torrente
Tú escuchando los ecos del follaje
Yo acariciando -trémula la mano-
Tus rizos al caer sobre tu frente…

Otras veces trayendo a la memoria
Los fantasmas de un tiempo ya pasado
Junto con ellos cual sencilla historia
Los ideales de tu amor soñado.
Y es entonces un gótico castillo
De altivas torres de musgosas piedras
En cuyo muro gris crecen las hiedras
Teatro de nuestro amor santificado.

Y en reducida y perfumada estancia
Cuyos tapices abrillanta y dora
El fuego de la antigua chimenea,
Juntos los dos oímos a distancia
Diciéndonos protestas de ternura
La voz del agua que al perderse llora
Y el viento que en los árboles cimbrea
Entre el silencio de la noche oscura.

O en frágil barca en plácida mañana
De lago azul flotando en los cristales
Con la mirada errantes contemplamos
El cielo, la ribera, los juncales,
Y las nieblas que inciertas, vaporosas,
Van a perderse en la región lejana
Como se pierde la esperanza humana
O el postrimer aroma de las rosas.

Mas cuando el alma en sus ensueños flota,
La realidad asoma de improviso
No más resuena la encanta nota
Brotan espinas do la rosa brota,
Y en crüel se torna el paraíso.

Vuelvo a mirar… y pienso que nacimos
Para vivir por siempre separados,
Que no es una la senda que seguimos
Y que la lumbre que cercana vimos
Fue visión de tu amor y tus cuidados.

Y al comparar la realidad penosa
Con los paisajes de ideal que miro
En el fondo del alma lastimosa
Para tu dulce amor -niña piadosa-
Para tu dulce amor surge un suspiro.

¿Recuerdas?

¿Recuerdas? Tú no recuerdas
Aquellas tardes tranquilas
En que en la vereda angosta
Que conduce a tu casita
Plegaban a tu contacto
Sus hojas las sensitivas
Como al poder misterioso
Del amor tu alma de niña
En la oscuridad pasaban
Las luciérnagas cual chispas
Que bajo la yerba espesa
Nuestros dedos perseguían
¡Así también en las horas
De mis años de desdicha
Cruzaban por entre sombras
Mis esperanzas perdidas!…

¿Recuerdas?… Tú no recuerdas
La cruz de mayo que hicimos
Con violetas silvestres
Y con sonrosados lirios
Bajo el frondoso ramaje
De tu árbol favorito.
Como una lluvia de perlas
Sobre blanco raso níveo
Brillaba por los […]
En las hojas del rocío!
Y los pájaros cantores
Hicieron cerca sus nidos…
Después pasé una mañana
Y vi tu ramo marchito
Como mi pasión ardiente
Por tu infamia y tus desvíos.

¿Recuerdas?… Tú no recuerdas
Más de esa noche amorosa,
La lumbre de tus pupilas,
El aliento de tu boca
Entreabierta y perfumada
Como un botón de magnolia,
Los murmullos argentinos
Del agua bajo las frondas,
El brillo de las estrellas
Y las esencias ignotas
Que derramaron los genios
En las brisas cariñosas,
Quedaron como una huella
Que el tiempo aleve no borra
¡Ay! para toda la vida
¡Escritas en la memoria!

¿Recuerdas?… Tú no recuerdas
Pero yo, cuando levanta
El crepúsculo sombrío
Del fondo de las cañadas
Y las tristezas inmensas
De lo profundo del alma
Al pasado fugitivo
Tiendo la vista cansada
Y nuestra historia de amores
Hacia mí tiende las alas.
¡Cuando en las horas nocturnas
Cabe el esposo que te ama
Tu agitado pensamiento
Tenga segundos de calma
De aquella pasión extinta
¡Jamás te acuerdes, ingrata!

¿Recuerdas?… Tú no recuerdas
La tarde aquella en que juntos
Bajamos de la colina,
Tus grandes ojos oscuros
Se anegaban en los rayos
Sonrosados del crepúsculo
Y tu voz trémula y triste
Como un lejano murmullo
Me hablaba de los temores
De tu cuerpo moribundo!
Si hubieras entonces muerto
Cómo amara tu sepulcro
Ahora, cuando te veo
Feliz gozar de tus triunfos
Tan sólo asoma a mis labios
Una sonrisa de orgullo!

Mariposas

En tu aposento tienes,
En urna frágil,
Clavadas mariposas,
Que, si brillante
Rayo de sol las toca,
Parecen nácares
O pedazos de cielo,
Cielos de tarde,
O brillos opalinos
De alas suaves;
Y allí están las azules
Hijas del aire,
Fijas ya para siempre
Las alas ágiles,
Las alas, peregrinas
De ignotos valles,
Que como los deseos
De tu alma amante
A la aurora parecen
Resucitarse,
Cuando de tus ventanas
Las hojas abres
Y da el sol en tus ojos
Y en los cristales!

Suspiro

a A. de W.

Si en tus recuerdos ves algún día
Entre la niebla de lo pasado
Surgir la triste memoria mía
Medio borrada ya por los años,
Piensa que fuiste siempre mi anhelo
Y si el recuerdo de amor tan santo
Mueve tu pecho, nubla tu cielo,
Llena de lágrimas tus ojos garzos;
¡Ah, no me busques aquí en la tierra
Donde he vivido, donde he luchado,
Sino en el reino de los sepulcros
Donde se encuentran paz y descanso!

Fuente: ALOHA CRITICÓN / ZENDA

12/13/2018

José Asunción Silva, “el poeta de los 5.000 pesos”

José Asunción Silva nació el 27 de noviembre de 1865 en Bogotá (Colombia) en el seno de una familia burguesa que poseía una empresa de objetos […]
12/11/2018

Cinco libros para comprender mejor la política

La política forma parte de nuestra vida cotidiana como miembros de la sociedad. Todo el tiempo estamos leyendo noticias, participando activamente de la comunidad y discutiendo […]
12/10/2018

“La Tertulia de los Miércoles” celebrará su último encuentro del año

El próximo 12 de diciembre a las 8 de la noche, tendrá lugar el cierre del de “La Tertulia de los Miércoles, uno de los eventos […]
12/09/2018

“Municipio Industrial”: Socializarán en el concejo reconocimiento a Redes Artísticas

El Consejo Municipal de Cultura y la Secretaría de Cultura, Recreación y Deportes; realizaran la socializacion del Proyecto de Acuerdo Municipal por el cual se reconocen […]