Arte y cultura

Gloomy-Sunday

En muchas ocasiones hemos hablado de objetos malditos, causando en sus propietarios grandes desgracias o incluso la propia muerte. Pero aparte de los objetos, la música también puede llegar a estar maldita, teniendo un profundo impacto en la psique y en las emociones humanas, ¿pero puede una canción causar más de un centenar de muertes por suicidio?

Este es el caso de la canción Gloomy Sunday, escrita en 1932 por el pianista y compositor húngaro Rezső Seress, que fue apodada como la canción húngara del suicido, debido su conexión misteriosa con muchos suicidios.

La canción suicida

La historia que rodea a Gloomy Sunday se ha convertido con el tiempo en algo así como una leyenda. Se sabe que la música fue compuesta por Rezső Seress y las letras fueron escritas por László Jávor, y que fue grabada por primera vez por Pál Kalmár en 1935. Algunas versiones de la leyenda dicen que la canción fue inspirada por la trágica ruptura de Seress con su amante, que más tarde se suicidó, mientras que otros afirman que fue la novia suicida de Jávor que inspiró la canción. La misteriosa canción está contada desde la perspectiva de una persona cuyo amor ha muerto y está pensando en el suicidio con el fin de reunirse con ella, acompañado por una melodía particularmente triste.

Curiosamente, Seress se suicidó el 13 de enero de 1968. En su obituario, el New York Times informó que “Gloomy Sunday” había dejado a Seress deprimido porque creía que no volvería a crear otra canción de éxito. Peor el misterio no acaba aquí, ya que la conexión con el suicidio comenzó incluso antes de que fuera publicada, ya que el segundo editor que recibió la partitura se suicidó poco después. Sin embargo, “Gloomy Sunday” fue un éxito indiscutible en la era de la “depresión húngara”, y con el tiempo la canción se dio a conocer en el extranjero.

La maldición de la canción se comenzó a extender, y en un artículo publicado en marzo de 1936 por la revista Time mostró una serie de suicidios en Hungría vinculados a la canción: un zapatero citó la canción en su nota de suicidio, dos personas se suicidaron mientras escuchaban la canción, la gente se suicidaban tirándose al Danubio, mientras escuchaban la misteriosa partitura. Y los informes realizados a la canción no se solo se limitaban a Hungría. En la década de 1930, el New York Times informó sobre suicidios e intentos de suicidio en los Estados Unidos relacionados con “Gloomy Sunday”. La canción fue prohibida incluso por la BBC hasta el año 2002, y según algunos informes, algunos tiendas se negaron a vender la canción, temiendo que de alguna manera fuera responsable los suicidios.

La canción llego a ser tan popular que el mismísimo Billie Holiday grabó su propia versión de “Gloomy Sunday” en 1941, y posteriormente la canción se llegaó a grabar 79 veces por artistas conocidos como Lou Rawls, Ray Charles, Elvis Costello, Sarah McLachlan, y Björk.

"Gloomy Sunday", la canción maldita¿Canción maldita?

Dejando aparte la explicación científica que más adelante comentaremos, muchas personas creen que detrás de esta música “infernal” se esconde una influencia demoníaca, o infestación, convirtiéndose así en un tema bastante controvertido, la canción maldita. Este tema suele ser un tema muy difícil de tratar, simplemente porque muchas personas tienden a pensar en la superstición como la posibilidad de que ciertas canciones pueden ser maldecidas. Cuando se habla de “canciones malditas” no significa necesariamente que alguien realizó alguna especie de ritual sobre la canción con el fin de que sea maldita.

Como hemos comentado en anteriores artículos, hay objetos malditos que pueden llegar a provocar mala suerte extrema, grabes accidentes, ruina económica, enfermedades, pesadillas, tensiones en las relaciones, insomnio, y mucho más. Pero tenemos que recordar que cada caso es diferente, y como puede ocurrir en la canción “Gloomy Sunday”, los efectos pueden llegar a ser muchos más devastadores, como la destrucción del propio ser.

¿Y qué piensa la ciencia?

La ciencia también ha investigado la misteriosa canción, teorizando que se pueda tratar de suicidogenetica. De hecho, existe un término para describir este fenómeno, conocido como “Efecto Werther”, que hace referencia a un aumento de los suicidios emulando un suicidio ampliamente publicitado (real o ficticio). Incluso se han llegado a realizar investigaciones sobre los posibles efectos del cine, la televisión, la música y los juegos en el comportamiento suicida. Aunque hay que apuntar, que todos los estudios realizados hasta el momento no han dejado claro si ciertos componentes de medios o géneros podrían desencadenar constantemente suicidios, siendo un tema muy controvertido para la propia comunidad científica.

Lo único cierto es que la canción “Gloomy Sunday” parece tener una relación directa con los suicidios, accediendo al interior del cerebro y inspirando a la muerte. Canción maldita o paranoia colectiva, sea lo que sea continúa siendo un misterio sin respuesta.

El autor

Reszo Seress (1899 – 1968)

Reszo Seress (3 de noviembre de 1899 – 11 de enero de 1968) fue un pianista y compositor nacido en Budapest, actual capital de Hungría. Aprendió por sí solo a tocar el piano. Solía tocar en un restaurante llamado Kispipa, que se encontraba por la calle Akácfa 38. En 1933 compuso la canción original Szomorú Vasárnap (Gloomy Sunday), en una época en la que Hungría se encontraba cada vez más deprimente, intolerante y racista. La canción se ganó la fama de ser la canción húngara del suicidio, ya que, esta canción inspiró una serie de suicidios reales de personas que la escuchaban y el propio Seress. Se dice que la letra de la canción la escribió Seress en una tarde lluviosa en París, precisamente en un domingo triste. La letra fue resultado una infortunada aventura amorosa de Seress con una mujer, la cual falleció pocos días antes de su suicidio.

Muchas radiodifusoras norteamericanas y europeas habían encontrado la canción de Seress demasiado deprimente para ser difundida. La impactante desesperación y amargura de la letra original fue pronto reemplazada por la melancólica letra de su compatriota László Jávor, aunque la música termino siendo igual. La canción original Gloomy Sunday fue prohibida en Hungría y en América.

El gran drama de Seress, su inmensa bohemia, melancolía y pesimismo, que lo arrastraba casi a la pedantería, tuvo que ver con la época y sobre todo con ser judío; y vivir en lo que más tarde fue el gueto judío de Budapest. La vida de un judío de los años treinta en Hungría no era, en modo alguno una fiesta, sino el triste preludio de lo inimaginable; que además influyo la muerte de su amada.

Aunque el pequeño Seress, Kis Seress, como le decían, o incluso Spitzer Rudi, otro seudónimo que acostumbraba utilizar, tuvo varias oportunidades de salir del país y disfrutar de las regalías de sus obras y de la libertad de Occidente. Nunca lo hizo, aludiendo que ningún poeta puede dejar su tierra, y agregando que de hacerlo, seguramente el avión terminaría chocando, tal era su destino.

A ser visto como un judío por los nazis, fue sometido a los campos de concentración, y en varias ocasiones fue brutalmete golpeado. Pese a todo esto, Seress sobrevivió al Holocausto. Los comunistas lo consideraron un contrarevolucionario por el hecho de que sus canciones habían causado furor en los Estados Unidos.

Rezsö Seress pasó el resto de su vida tocando en pequeños bares por un plato de comida, incluso una temporada en un circo con algo más que un organillo.

A sus 69 años en enero de 1968, intento suicidarse saltando por una ventana pero sobrevivió. Sin embargo, una vez en el hospital se ahorcó con un alambre. Su obituario en el The New York Times menciona la notoria reputación de “Gloomy Sunday”:

Budapest, 13 de enero.

Rezsoe Seress, cuya sombía canción “Gloomy Sunday” se convirtió en un éxito y a la vez desencadenó una ola de suicidios durante los años treinta, ha puesto fin a su propia vida al conocerse este día que se ha suicidado.
Autoridades revelaron hoy que Seress saltó por una ventana desde su pequeño apartamento el domingo pasado, poco después de cumplir 69 años.
La década de los años treinta estuvo marcada por una severa depresión económica y por la agitación política que iba a dar lugar a Segunda Guerra Mundial. La melancólica canción escrita por el señor Seress, con letra de su amigo, Ladislas Javor, un poeta, declara en su clímax: “Mi corazón y yo hemos decidido poner fin a todo.” Fue culpado por un fuerte aumento de los suicidios, y las autoridades húngaras finalmente prohibibieron el tema.
En los Estados Unidos, donde Paul Robeson introdujo una versión en inglés, algunas emisoras de radio y clubes nocturnos prohibieron su interpretación.

El señor Seress se quejaba de que el éxito de “Gloomy Sunday” en realidad aumentó su infelicidad, porque sabía que jamás sería capaz de escribir un segundo éxito.

The New York Times, 13 de enero de 1968.1

En el mismo Budapest, el restaurante Kispipa Vendéglő sigue existiendo hoy en día, habiendo dentro del lugar un piano y un cuadro de Seress colgado en la pared. El pianista continúa la tradición de tocar la famosa canción (Fuente: WIKIPEDIA).

Más sobre la pieza musical

La melancólica canción romántica compuesta por Rezső Seress y escrita por László Jávor. La canción trajo una ola de 17 suicidios cuando salió en Hungría y después, según cuentan, más de 100 al llegar a los Estados Unidos. Inclusive acabó con su propio creador (Rezső Seress), inspirándolo a saltar por la ventana…

Creada por Rezső Seress en 1933, sin embargo en la versión que llegó a publicarse ese mismo año, la letra original de Seress fue reemplazada por una letra del poeta (también húngaro) László Jávor. Fue esta la versión la que hizo nacer la leyenda con 17 suicidios en Hungría, más de 100 (el número es discutido) en Estados Unidos y unos cuantos en países como Inglaterra, Italia o Alemania.

La canción, romántica, melancólica y vinculada a la muerte, narra la historia de un amante que pierde a su gran amor y se plantea unirse a él en la muerte. La versión de Sam M. Lewis, era realmente intensa y poética, capaz de inspirar pensamientos suicidas en quien estuviese sumido en la depresión o tuviese una propensión innata al suicidio. No obstante la gran cantidad de muertes a las que se asoció es algo que despertó y aún despierta en muchos el asombro y la duda que continúan alimentando la leyenda de ésta canción que fue prohibida en emisoras estadounidenses y húngaras, que inspiró investigaciones parapsicológicas en Francia y que fue incluso prohibida por la BBC de Londrés.

Distintas versiones

«Gloomy Sunday» («Domingo Sombrío») ha sido versionada por numerosos cantantes, aunque sería Billie Holiday, en 1941, quien la popularizaría (OKeh 6451). Según la leyenda urbana, esta canción ha inspirado centenares de suicidios. «Gloomy Sunday» fue conocida como «Hungarian suicide song» («la canción húngara del suicidio») en Estados Unidos.

En 1997, Billy Mackenzie, vocalista de la banda escocesa The Associates, se suicidó cerca de la casa de su padre en Dundee. Curiosamente, la banda había reinterpretado la versión de Holiday en 1982.

La explicación de la leyenda urbana aparece en un artículo atribuido a «D.P. MacDonald» titulado «Obertura a la Muerte»; el texto ha sido reproducido y difundido en multitud de páginas web. Según el sitio Phespirit, el artículo fue publicado originariamente por el sitio ‘Justin and Angi’ para popularizar su ya desaparecido «Gloomy Sunday Radio Show». La introducción del artículo reza:

Este mensaje fue enviado a nosotros por un visitante de nuestra página web. Hay alguna buena información histórica sobre la canción, mezclada con otra de más dudosa reputación. Los hechos comienzan a adquirir un sentimiento de cadena de e-mail satírico después de un rato, pero, por supuesto, a veces la verdad es realmente más extraña que la ficción. La historia se parece un poco a un segmento de Strange Universe! (Universo Extraño). Así que tomen esto con pinzas… El texto fue, supuestamente, citado del Cincinnati (sic) Journal of C…

Nota de los editores

En caso de que algún lector se digne en aceptar el reto y escuchar esta canción para entre otras cosas “pueda contar la experiencia”, Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA se la ofrece a continuación:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=DY5_I9xZZJs[/youtube]

Fuente: MUNDO ESOTERICO Y PARANORMAL / WIKIPEDIA

11/28/2015

¿Puede una simple canción provocar el suicidio de alguien?

En muchas ocasiones hemos hablado de objetos malditos, causando en sus propietarios grandes desgracias o incluso la propia muerte. Pero aparte de los objetos, la música […]
11/27/2015

El actor y director, Alonso Marulanda, sigue “monologueando” América

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=GiKTkesEKuo[/youtube] Cortometraje del dirigido por Carlos Alberto Ricchetti para la Asociación Teatral BLANCO Y NEGRO, con la recitación de su máximo responsable, el actor Alonso Marulanda […]
11/24/2015

La cremación, “desterritorialidad del ser”

La cremación o incineración de difuntos es una práctica milenaria que ejercen tempranamente muchos pueblos orientales, donde, no sólo fue aceptada completamente, sino que sus guías […]
10/19/2015

El primer disco de rock cumple 50 años en Colombia

Rebobinando. Cuando las pantallas de las antiguas catedrales que fueron los enormes teatros bogotanos proyectaron películas sobre jóvenes rebeldes, con Brando o Dean rompiendo corazones, algo […]