Arte y cultura

10645163_425152531008933_2835949299022527715_n

Alonso Marulanda Álvarez, actor y director de la Asociación Teatral Blanco y Negro.

Rubia como dicen los gringos porque tiene el cabello del color del oro; un poco mayor de edad, es decir, con más de cuarenta años encima; alegre, carismática, risueña, atenta al humor, conversadora agradable y muy inteligente, así es esta escritora de Cartago (que no es de allá sino de todas partes), que conocía por referencia, pero que descubrí en la vida real la semana pasada, por culpa del teatrista Alonso Marulanda que me la presentó para conversar sobre su manera de concebir este mundo.

El colombiano; perdón, el cafetero; discúlpenme, el que calienta el sol al norte del Valle; mentiras, el que nos recibe la saliva cuando arrojamos un escupitajo al suelo…
Afortunadamente se ha topado con personas que han descubierto su malicia para escribir y que le han apoyado en la idea de publicar sus realidades y sus imaginerías, en libros sobre la violencia (La muerte de un pueblo), o en textos repletos de versos (los unos) y llenos de ficción que golpean el alma (los otros).

Desde una esquina del sofá en el que compartíamos un sabroso café, me simplificaba a toda prisa su impresionante novela (La muerte de un pueblo), esa que radiografía la violencia colombiana de manera perfecta, para que Guillermo Sánchez (alias “Mi Rey”, mi escudero) y Alonso Marulanda (el hombre que mira este mundo como si fuera una inmensa obra de teatro) en otras sillas cercanas a la nuestra, escucharan los pormenores que le dieron origen; las razones que la hicieron crearla y los motivos que la llevaron a tatuar con letras en hojas de libro, esas cientos de vivencias que experimentó en su infancia y que se grabaron para siempre en su conciencia y que nunca deseó que se quedaran toda la vida en  ella y su espantosa soledad.

Gracias a esa vertiginosidad con la que construye sus frases al conversar, descubrimos que también hace versos y poemas y relatos breves.

Nos dimos cuenta que ese fantasma de la muerte, el amor y la vida, penetra su literatura y que la Psicología, no fue una simple carrera que estudió para hacerse una  profesional común y corriente, sino que la hizo suya para fortalecer las composiciones literarias.

Alonso Marulanda descubrió que su novela es el caldo de cultivo para una tenaz obra de teatro que puede ser más luego una película y escritores de la talla de Umberto Senegal  y otros cercanos suyos que no conozco pero que imagino, descubrieron que hay en sus venas,  fibra para asustar a los espantos, con sus cientos de relatos impresionantemente breves.

Su ficción es nuestra misma realidad. Ella no ve una vaca que pasta en el tejado de una casa de campo, ella escucha la sangre que cae por gotas al suelo, desde una mano de una niña que ha visto nacer amapolas al borde de un río.

Ana Rut Gilligan es una autora comprometida porque considera que Colombia y el mundo no deben olvidar los muertos que produjo la violencia  partidista, sobre todo ahora que soplan vientos de paz.

Fuente: DIARIO DEL OTÚN

10/12/2015

Alonso Marulanda, “responsable” de la fama de una “escritora”

Rubia como dicen los gringos porque tiene el cabello del color del oro; un poco mayor de edad, es decir, con más de cuarenta años encima; […]
10/11/2015

NATURALISMO Y REALISMO PURO (Artículo)

El Realismo en teatro presenta un lenguaje cotidiano y familiar y suspersonajes no sólo hablan en forma natural, sino que poseen una psicología deseres comunes; sus […]
10/10/2015

Encuentro con el teatro regional

Hasta hoy en el Centro Cultural Lucy Tejada de Pereira, se lleva a cabo el IV Encuentro Regional de Directores de Puesta en Escena, un evento […]
10/06/2015

Todo listo para el 4to. Encuentro Regional de Directores de Puesta en Escena

La Asociación Teatral “Blanco y Negro” conjuntamente con su director, Alonso Marulanda Álvarez vienen invitando desde hace algunas semanas a participar del 4to. Encuentro Regional de Directores de Puesta […]