Arte y cultura

Matusalén_ Piero Della Francesca (1550)

“Matusalén”, pintura de Piero Della Francesca (1550).

Las caravanas de Matusalem  es la ópera prima del escritor viterbeño  Alexánder  Granada  Restrepo. Hace mucho rato tengo esta obra sobre mi mesa de noche, y he debido volver a leerla con mucho cuidado para poder “entrar” en esta increíble historia; pues, a pesar, de haber sido escrita con sencillez, posee una profundidad muy compleja que oculta en la superficie toda su belleza estética, su riqueza histórica, y un caudal de conocimiento filosófico y espiritual; que es, a mi parecer, el objetivo fundamental que busca esta hermosa y singular novela.

La historia inicia cuarenta años antes del Gran Diluvio en el tiempo en que vivía Matusalem, el abuelo de Noé.

Dios envió a la tierra de Enoc un grupo de ángeles llamados Los Vigilantes, para que inspeccionaran cómo iba la vida en aquellos pueblos. Los ángeles, olvidando su misión divina, deciden enamorar a las más jóvenes y hermosas mujeres, hijas de hombres; logrando seducirlas y engendrarlas entregándoles collares y apliques de oro para las manos y el cabello, y  que eran para ellas hasta ese día desconocidos.

Estos ángeles y sus descendientes al saber que Dios no perdonaría sus faltas, decidieron revelar a los hombres, secretos para ganar la guerra, aumentando con este saber la maldad, la injusticia y las discordias entre los pueblos que otrora fueron hermanos.

El Dios único en su molestia, decreta una Gran Inundación para limpiar estas tierras de toda la maldad y las impurezas que provocaron los desobedientes Vigilantes. Matusalem, el hijo de Enoc, recibe una lista divina con los nombres de los Justos, que Dios, en su suprema justicia quiso librar de este castigo, y decide por ello, despacharlos en cuatro caravanas hacia los puntos distantes, para ponerlos a salvo de la Gran Inundación que se avecinaba.

El escritor en su historia hace seguimiento a los sucesos del viaje de la cuarta caravana que parte de Mesopotamia, cruza el desierto y llega a Egipto, que era el reino más fuerte de la Antigüedad. Esta caravana la lidera Naphis Noph, hermano de Noé y nieto de Matusalem; quien encuentra en el desierto a Imhotep, el gran Sumo Sacerdote, Arquitecto Primordial y médico principal del rey de Egipto.

Ellos convencen a Neterijet, el rey de Egipto, para que construya un altar de adoración al Dios Único, el Dios de Matusalem. Este altar que permanece en pie hasta nuestros días, es la primera pirámide que construyeron los egipcios y es la pirámide que llamaron Saqqara, la que en su mismo nombre quiere decir: “El camino que conduce al cielo”.

Convergen, además, en este magnífico relato, tres culturas sobresalientes de nuestra historia: Los egipcios, los mesopotámicos y los habitantes del sur de Egipto, posteriormente llamados Kushitas; y se reúnen en la capital del reino egipcio nombrada para entonces como Abedyú; y allí se consigue una primera sinergia intercultural a la altura de una metrópoli moderna, anticipando lo que sería un comportamiento urbano posterior de nuestros pueblos, como lo observamos hoy en París, en Nueva York, o en Abu Dabi.

Quisiera traerles muchos más de los bellos y cuidadosamente hilados pasajes que nos trae esta novela.

*Parnaso Literario Eje Cafetero

Fuente: EL DIARIO

07/05/2017

Rondas bajo el sol de una opera prima de la literatura colombiana

Las caravanas de Matusalem  es la ópera prima del escritor viterbeño  Alexánder  Granada  Restrepo. Hace mucho rato tengo esta obra sobre mi mesa de noche, y […]
06/27/2017

Jaime Duque López, “El Alma del Arrabal” desde Viterbo a Risaralda

El hombre tiene presencia verdaderamente musical. Personalidad de samán, corpulenta como esa planta. Nació blanco pero la vida le pintó los ojos de color verde. En […]
06/19/2017

“Amor de Performance”, del escritor Alexánder Granada Restrepo

Quince días habían transcurrido desde mi cumpleaños número diez y nueve, cuando obtuve la libreta militar. Descansó mi alma; sabía que cuando viera un camión de […]
06/17/2017

Lápices y pinceles, “lírica” de la caricatura en Calarcá, Quindío

Los días 2-3-4 Junio del 2017, en una pequeña ciudad del Eje Cafetero, Calarcá , Quindío, Colombia, fue epicentro del primer Festival Internacional de Caricatura “No […]