Arte y cultura

Según las últimas investigaciones sobre las migraciones humanas, la primera ocurrió hace dos millones de años, con África como origen y Euroasia como destino final. Los hombres primitivos empezaron a ocupar estos lugares, estableciendo los primeros asentamientos humanos de emigrantes.

Los testimonios preliminares de esta conclusión van apareciendo, teniendo en cuenta que la historia del hombre en la tierra, se remonta a 12 millones de años cuando surgió su antepasado primitivo llamado  Ramapithecus. Éste desbordó hace 6 millones de años en el ser prehumano que dio origen al Homo habílis, al Homo eréctus; hasta llegar al Homo sapiens de la actualidad.

La evidencia física más antigua perteneciente al género de animales conocido como Homo, es un fósil de Homo, hallado en Etiopía (se cree que Etiopía es la cuna de la humanidad), y cuya datación se aproxima a los 2.8 millones de años.

Hace apenas un millón de años que el hombre tuvo conciencia de sí mismo, y fue en ese mismo tiempo cuando logró controlar el fuego; según se pudo inferir de los hallazgos arqueológicos encontrados en  la Cueva de Wonderwek, en Sudáfrica. El último hallazgo que consolida la disposición milenaria del hombre a buscar nuevas tierras para garantizar la prosperidad de la especie, fue revelado en el 2018 por el Dr. Israel Hershkovitz, del Instituto Max Planck de Alemania,  codirector del grupo investigativo que en el año 2002 encontró en  la Cueva de Misliya, ubicada en una de las laderas del Monte Carmelo, en Israel, el fragmento de una mandíbula humana con ocho dientes, cuya datación mostró una edad aproximada de 185.000 años. Lo más sorprendente de este hallazgo fue que en la misma capa de tierra se encontraron herramientas de piedra pertenecientes al tipo Lavallois, que tienen una datación de hasta 250.000 años de antigüedad. Lo que indica que el éxodo de estos pobladores africanos, ocurrió mucho antes de los 185.000 que mostró tener la mandíbula de Misliya.

Otros rastros migratorios se habían detectado en Daoxian y Zhirendong, en China, con una antigüedad promedio estimada en 100.000 años. En los desplazamientos internos de África, considerando aun a Etiopía como lugar de origen, se encontró en la década de 1960 la evidencia de la habitación del Homo sapiens en Marruecos en la región de Jebel  Irhoud con una datación promedio de los hallazgos de 325.000 años de antigüedad. Esta datación solo se pudo precisar en el año 2016 gracias al trabajo del grupo de investigadores dirigidos por el Dr. Jean-Jaques Hublin, también del Instituto Max Plank de Leipzig, Alemania. Ante este importante descubrimiento el Dr. Chris Stringer del Museo de Historia Natural de Londres, se atrevió a decir: “Los hallazgos demuestran que hubo varios lugares donde surgió el Homo sapiens”.

LA ERA URBANA

Hace aproximadamente 15.000 años empezaron a formarse los grandes grupos de asentamientos humanos, hoy conocidos como ciudades. Este suceso provocó hace alrededor de 10.000 años el primer éxodo rural, a raíz de la construcción de ciudades tan importantes como  Eridú. Jericó y Urúk. En este tiempo el hombre ya tenía  Conciencia-de-Dios, y esta decisión generó grandes cambios en la concepción del mundo. Los clanes más pequeños, al desplazarse, renunciaron a vivir en grandes extensiones de tierra para ubicarse en pequeños espacios asignados. Aceptaron, además, que sus marcadores culturales fueran rotos en su origen; pues el nuevo poder pluricultural que se formaba, exigía, que los líderes más poderosos tomaran las decisiones por todos, y esto trajo consigo, la aparición de las primeras desigualdades sociales; las mismas que a la fecha no hemos podido superar.

Otro éxodo notorio de la humanidad ocurrió hace aproximadamente  3.500 años con la salida de Egipto del pueblo de Israel al mando de Moisés. Según algunos cálculos, salieron más de 600.000 personas huyendo de la esclavitud a que los tenía sometidos el rey de Egipto. Moisés y Aarón, su hermano (verdad histórica para los que creemos en La Palabra), llevaron, por Mandato de Dios, a  las Doce Tribus de los Hijos de Israel – y luego de un largo peregrinar por el desierto, y con la ayuda de Josué – a habitar la tierra de Canaán; tierra que el Dios Único, el Todopoderoso, había prometido años atrás a Abraham, El Patriarca.

Último éxodoEl último éxodo del hombre  rural  inició a finales del siglo XVIII en Manchester Inglaterra; luego del comienzo de la Primera Revolución Industrial, consolidada por el mejoramiento que hizo James Watt de la máquina de vapor, y que impactó y aceleró todos los procesos productivos. Este último éxodo no ha cesado y ocurre en la actualidad simultáneamente en todo el mundo, alcanzando niveles de ocupación urbana del 54 %  y con un estimado por las Naciones Unidas para el 2050 del 66 % de seres humanos aglomerados en las ciudades principales. Para el continente americano la estimación de las aglomeraciones humanas para estos años se estima cercana al 90 %.Las causas probables de este comportamiento humano tan fractal, son muy complejas y solo podríamos generalizar identificando algunas: Políticas, socioeconómicas, religiosas, familiares, intelectuales, etc, y en todo caso, el deseo de no estar solos, el de socializar con personas no conocidas; y por el instinto del hombre de renunciar a algún desequilibrio que el ambiente le plantee.

Debido a la evidencia de grandes problemas sociales mostrados por las aglomeraciones urbanas como las de Tokio, Nueva Delhi, Shangái, México D.f, Bombai, El Cairo y Nueva York, por dar algunos ejemplos, que incluyen: inseguridad, movilidad lenta, falta de empleo, servicios insuficientes de salud y de educación, y escasez alimentaria; que impiden al hombre obtener el bienestar al que entiende fue dispuesto, y en el que vive su imaginario de desarrollo ideal; no deben bastarnos las cálidas palabras de nuestros dirigentes y de los candidatos a dirigentes; quienes nos venden a un alto precio un paquete de falsas promesas de prosperidad y buena convivencia,  al que podríamos llamar  Socialismo utópico.

Es necesario, pues, desconcentrar primero el acelerado desarrollo de las Megaciudades; estimulando mejores condiciones de vida de las poblaciones pequeñas y de las ciudades intermedias, provocando y priorizando la ejecución de proyectos productivos y agrícolas, que involucren siempre en la educación a la población rural, de tal modo que logremos reconciliar al Hombre-destructor con la Tierra generosa.

Título original: “El último éxodo: la era urbana”

Publicado en: EL DIARIO

Escribe: ALEXÁNDER GRANADA RESTREPO*

15134669_656421934537641_8250041387612526095_n

*Escritor y destacado columnista de distintos medios, conocido con el seudónimo de “Matu Salem” y autor del libro “Las Caravanas de Matusalém”.

02/23/2018

Pasado y presente de los grandes movimientos migratorios

Según las últimas investigaciones sobre las migraciones humanas, la primera ocurrió hace dos millones de años, con África como origen y Euroasia como destino final. Los […]
02/08/2018

Exitoso Recital Poético – Musical, reavivó la llama de la poesía, la literatura y el arte en Pereira

Excelente repercusión tuvo el Recital Poético – Musical “La Tertulia de los Miércoles”, moderado por el gestor cultural, escritor y poeta, Jaime Rojas Hurtado en la […]
02/06/2018

Pereira renace a la poesía, “de la mano” del gran Jaime Rojas Hurtado

Si se busca un “verdadero responsable” de que creadores, bohemios y hasta suicidas puedan volver a encontrarse, ese es el eximio poeta, Jaime Rojas Hurtado. Se […]
02/02/2018

De lo que pierden las letras sin el gran Nicanor Parra

Ganador de numerosos premios, entre ellos el Cervantes, bajó la poesía del pedestal para aproximarla al barro de la palabra hablada, la crónica periodística o el […]