Actualidad

Los hechos sucedieron antes de las 6:40 de la mañana cuando los uniformados de la estación de Policía estaban en formación. Un carro de valores fue asaltado en el Éxito metropolitano, donde se confirma la muerte de un vigilante.

La capital del Atlántico sufrió en horas de la mañana uno de los peores atentados en años recientes. A las 6:40 a.m, unos hombres que se transportaban en una moto de placas RJJ 42A se acercaron a la estación de San José y lanzaron un petardo que tuvo efectos devastadores. En ese momento, los uniformados estaban en formación y la explosión dejó por lo menos cinco policías muertos, cifra confirmada por la Policía, y más de 30 heridos que fueron trasladados a hospitales cercanos para ser atendidos con urgencia.

A unas cuadras del ataque, hombres armados irrumpieron en las instalaciones del Éxito Metropolitano, donde asaltaron un carro de valores. En este hecho murió un vigilante y otro está en delicado estado de salud. La principal hipótesis que manejan las autoridades tiene que ver con que el cruel ataque al CAI de Policía tenía como propósito encubrir el asalto. En un audio, las autoridades confirman esa tesis.

A esta hora se conoce la identidad de las víctimas fatales de este ataque a la estación: los patrulleros Yossimar Márquez Navarro, de 29 años; Anderson René Cano Arteta, de 32 años; Freddys de Jesús Echeverría Orozco, de 24 años; Freddy de Jesús López Gutiérrez, de 28 años, Yamid José Rada Muñoz.

Un hombre fue capturado y otros dos más son interrogados a esta hora como los principales sospechosos del ataque.

La desesperación y la tristeza de los policías que se encontraban en la estación quedó reflejada en los audios en los cuales piden ayuda. “Envién ambulancias… Hay muchos heridos”, gritan con urgencia.

La estación del barrio San José se encuentra en la calle 39 con carrera 21, vecina del centro de la ciudad, colinda con los barrios Montes, Los Trupillos, El Carmen, Cevillar y en la parte más occidental con la carretera La Cordialidad, vieja puerta de entrada a la ciudad viniendo de Cartagena o de municipios como Sabanalarga.

La víctima fatal del robo al camión de valores se produjo cuando un los asaltantes, según El Heraldo, “interceptaron a los escoltas del camión de valores, lo que originó un intercambio de disparos. ….Los delincuentes que utilizaron armas automáticas, según informaron testigos, se apoderaron de varias tula de dinero y huyeron del lugar”.

El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, y el presidente Juan Manuel Santos repudiaron el hecho a través de sus redes sociales.

Por cuenta de los hechos, el candidato presidencial Humberto de la Calle, quien tenía una visita planeada a la ciudad y se encontraba en el municipio de Soledad, canceló su agenda política. “Hoy nos levantamos con la triste noticia de dos reprochables atentados en Barranquilla”, trinó desde su cuenta de Twitter.

El diario El Heraldo reportó que el alcalde de la ciudad y el ministro de Defensa se comunicaron apenas sucedió el atentado. Un grupo de investigadores especializados llegará en las próximas horas a esa ciudad para investigar los hechos.

REDITOS ELECTORALES

La difusión de las imágenes de los policías muertos en el atentado en Barranquilla por parte de varios líderes políticos generó indignación. ¿Uso del miedo y la tragedia para la obtención de réditos electorales?

El país no había asimilado aún la noticia de la muerte de cinco policías en el atentado del pasado sábado en la estación San José, en Barranquilla, cuando Twitter recobró sus características de cloaca pública y las imágenes de los agentes muertos y heridos empezaron a recorrer la red. Hubo varias fotografías, pero en especial una tomada en picado, desde un edificio vecino, retrataba con crudeza la violencia del ataque. Mostraba a los policías muertos regados en medio de los restos de las paredes, algunos heridos con los gestos de dolor en sus caras, las manchas de sangre en el piso, el destrozado alambre de púas en el borde de un muro, un perro muerto y tres personas que se llevaban las manos sobre la cabeza, como no dando crédito a lo que tenían en frente.

Es inevitable que la gente comparta en las redes el horror. Por supuesto, es imposible, o cuando menos tremendamente complejo, contener el flujo de información en una plataforma en la que es fácil acceder. Pero lo que puede ser un acto espontáneo del usuario regular fue rechazado por miles de internautas cuando las fotos eran expuestas o republicadas desde las cuentas de notables líderes políticos del país. La lectura inicial fue la utilización de la muerte y el dolor como mercancía en la estrategia política. Si bien la crítica al Gobierno podía ser normal partiendo de la coyuntura del hecho violento, publicar las fotos de los muertos, para muchos de manera innecesaria, era el colmo.

No se salvó ninguno de los espectros políticos. Desde el senador Álvaro Uribe Vélez, el mayor elector que tiene hoy el país, pasando por el exvicepresidente Germán Vargas Lleras hasta el candidato presidencial Gustavo Petro. Sobre estos dos últimos se puede deducir que la presión de los tuiteros los llevó a rectificar y eliminar, respectivamente, las publicaciones en las que habían incluido las fotos de los policías muertos.

La copa la llenó la representante María Fernanda Cabal, hoy candidata al Senado por el Centro Democrático, cuando se comprometió a través de su cuenta de Twitter a publicar todas las fotos de policías y soldados que le enviaran “así desagrade a los mamertos que creen que tapar la verdad trae paz”. La indignación en contra de Cabal se expresó a través del hashtag #InsensibleMariaFernandaCabal, que se posicionó como una de las principales tendencias en Twitter el sábado en la noche.

No es nada nuevo. Los científicos sociales han intentado explicar ese tipo de discursos desde siempre. Thomas Hobbes, Hannah Arendt y Michael Foucault escribieron al respecto. Incluso desde los tiempos de Aristóteles, Montesquieu o Alexis de Tocqueville ya se hablaba del factor miedo como uno de los elementos relevantes en la vida social y política de un país, partiendo de lo que parece ser un postulado: el de que todo miedo es político porque su interés radica en la dominación.

Sin embargo, el debate se ha diversificado hasta intentar sentar conceptos académicos de lo que es la pseudopolítica, definida por varios autores como aquellos intentos por subordinar lo verdaderamente político a los intereses de una persona o grupo en particular. En el artículo “El miedo político bajo el prisma de Hannah Arendt”, escrito por Maximiliano Korstanje y publicado en la revista de la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP) en junio de 2014, se explica que “la pseudopolítica apela al miedo y a la inseguridad como formas de adoctrinamiento. En consecuencia, la pseudopolítica es inversamente proporcional al sentimiento de seguridad ciudadana”.

La autora Hannah Arendt había teorizado con mucha más profundidad sobre los juegos del prejuicio dentro de la política, y en su libro ¿Qué es la política? los explica como elementos que “se anticipan, van demasiado lejos, confunden con política aquello que acabaría con la política y presentan lo que sería una catástrofe como si perteneciera a la naturaleza del asunto y fuera, por lo tanto, inevitable”.

En el contexto colombiano, ¿en qué se basa el miedo y la muerte para ser efectiva en la coyuntura política actual? Los ejemplos sobran y desembocan en asuntos específicos y complejos que requieren marcos conceptuales más amplios y en donde tendrían lugar el montaje, la farsa y el odio como parte de los discursos políticos.

Lo cierto es que la muerte, dentro del momento histórico del país —en medio de la implementación de un acuerdo de paz, que sacado de contextos es asumido por muchos como el final de todos los tipos de violencia y no como la terminación del conflicto con un solo actor armado—, se convierte con facilidad en ese factor miedo que despierta emociones y consigue réditos políticos, cuando se difunde de manera masiva como parte de un discurso político. Todo teniendo en cuenta que las conductas estarían muy lejos de la “inhumanidad” y la falta de consideración por las víctimas, sino que serían producto de la espontaneidad de los políticos o candidatos, o piezas dentro de las estrategias electorales.

PEDIDO

Piedad Córdoba condena enérgicamente el atentado de Barranquilla, donde fueron asesinados cinco agentes de Policía.

La candidata presidencial Piedad Córdoba manifestó hoy su convencimiento de que el Proceso de Paz con el Ejército Nacional de Liberación debe continuar, “a pesar de todos los obstáculos que surjan en el camino”. Córdoba realizó estas declaraciones tras el atentado a las instalaciones policiales de Barranquilla, que se saldó con cinco agentes asesinados.

Piedad Córdoba condenó enérgicamente el atentando y manifestó que sus responsables deben ser detenidos, juzgados y condenados. No obstante, precisó que esta repulsa, que comparte todo el pueblo colombiano y toda la clase política, se debe combinar con un llamamiento a ambas partes para que retomen con más fuerza si cabe las negociaciones.

“Es un momento muy duro, muy grave. Pero es en estos momentos trágicos cuando un pueblo demuestra su madurez. El pueblo colombiano quiere la paz y ni el ELN ni el Gobierno pueden desoír esa demanda. La historia la escriben los valientes y el pueblo de Colombia lleva años demostrando esa valentía. No se rindió antes; no se va a rendir ahora”, declaró.

Para la ex congresista Piedad Córdoba, tanto el Gobierno Nacional como el ELN deben agotar sus esfuerzos para continuar con el proceso de paz en Quito, Ecuador, y salir de la crisis que enfrentan. “Todo acto, iniciativa o gesto que vaya encaminado a la consecución de la paz hay que saludarlo inequívocamente porque beneficia a toda la sociedad”, sostuvo la líder política. En esta línea, consideró que es “absolutamente imprescindible” un alto el fuego bilateral para avanzar en las negociaciones.

Piedad Córdoba agrega que se debe “impulsar el proceso de paz en la medida de todo lo posible”. Por esta razón, reiteró que está a disposición tanto del Gobierno como del grupo insurgente para contribuir al restablecimiento del diálogo, que pueda garantizar el éxito de las negociaciones. “Para lo que pueda ayudar como colombiana, a que realmente se colme el deseo del pueblo colombiano y es que el Gobierno y el ELN lleguen a un acuerdo”, expresó.

“No hay otra salida que el proceso de paz, no es por el Gobierno ni por la guerrilla sino por el pueblo colombiano”, puntualizó la líder de Poder Ciudadano.

Fuente: REVISTA SEMANA / DIARIO EL ESPECTADOR / PÁGINA WEB OFICIAL DE PIEDAD CÓRDOBA

 

01/29/2018

Buscan rédito político con tragedia en Barranquilla, cuando habría sido sólo un robo

Los hechos sucedieron antes de las 6:40 de la mañana cuando los uniformados de la estación de Policía estaban en formación. Un carro de valores fue […]
01/28/2018

Puente de Chirajará, a punto de caerse por completo

Tras el colapso del costado occidental, ocurrido el 15 de enero en la vía Bogotá – Villavicencio, la Comisión de Expertos del Instituto Americano del Concreto, […]
01/26/2018

Ultimo momento: SERVICIUDAD E. S. P. anunció suspensión de servicio de acueducto

“La empresa encargada del aseo, acueducto y alcantarillado del municipio de Dosquebradas, informó acerca de la suspensión del servicio de agua debido a la reparación de […]
01/25/2018

Minoría de ricos acaparó el 82% de las ganancias del planeta durante 2017

Según un informe de Oxfam, 3.700 millones de personas, es decir el 50% de la población mundial, no se benefició para nada del crecimiento que experimentó […]