Actualidad


Policías cumpliendo labores de guardianes del Inpec y detenidos durmiendo en los andenes el panorama que ratifica la crisis carcelaria en Pereira.

Pasaron la noche en el andén acostados sobre un cartón y usaron un buzo o cualquier prenda como almohada. No habitantes calle, son detenidos que deberían estar en una cárcel, bajo custodia del Inpec, pero debido al alto hacinamiento de los sitios en Pereira les toca dormir en condiciones infrahumanas en la entrada de la Unidad para la Protección de la Vida (UPPV).

En total son cinco los detenidos, pero parecieran más un quinteto de secuestrados. Pues como lo contaban aquellos que padecieron ese terrible flagelo, habían semanas enteras que pasaban encadenados a una árbol. Los que están allí se protegen de la lluvia bajo una carpa y una de sus manos está esposada a los barrotes de las vallas de la Policía, que improvisan una celda, que más se parece a un corral que a lo otro.

Quienes pasan por ese lugar en el Centro de Pereira pueden verlos. A uno de ellos, apodado Yegua lo vista periódicamente en el día un conocido que le da un saludo corto y que parece más un mensaje en clave. “¿Niño como va? ¡Relájese que más tarde vengo y le comento cómo va esa vuelta!”.

La madre de otro de los detenidos llega al mediodía a llevarle el almuerzo. En medio de la furia que siente porque su muchacho está preso por andar en malos pasos, susurra: “esto es un abuso, los tienen como animales. Pero así y todo no aprende a portarse bien este verriondo ‘culicagado”.

No hay celda para tanta gente

El lugar, de por lo menos tres de ellos que ya están judicializados y recibieron medida de aseguramiento, tendría que ser el de la cárcel La 40, pero este penal tiene un sobre cupo de 821 presos, este centro penitenciario tiene capacidad solo para 649.

El director de La 40, Carlos Hincapié, manifestó que ya no pueden recibir a más personas, porque no tienen ni un rincón para acomodarlos.

“Hay por lo menos unos 50 internos que duermen en los pasillos y en los baños. Se acuestan en colchones tirados en el suelo. Los demás en camarotes, pero estos son de tres y cuatro pisos”, dijo el director.

Para los presos de la calle de la UPPV no hay espacio en ninguna parte de la ciudad. Los calabozos de la URI, Fiscalía y Sijín también están a tope, al igual que las estaciones de Policía de La Virginia y Dosquebradas.

Al interior de la UPPV tampoco tienen cabida. Este lugar esta acondicionado para tener de manera transitoria, es decir, por algunas horas, a 40 personas, y actualmente tiene 103 internos.

Este lugar no es una cárcel, es un sitio en donde los detenidos están mientras son llevados a audiencias de control de garantías y les definen su situación (van o no a la cárcel).

Pese a eso, la UPPV está prestando funciones de cárcel. Pues dentro de sus instalaciones hay también hombres purgando condenas.

“Los policías también estamos presos”

Al lugar lo custodian solo seis policías y un vigilante de una empresa privada. Ellos dicen que también están presos. “Nos toca estar todo el día al sol y al agua, acá afuera custodiándolos. Tenemos que estar pendientes de ellos para llevarlos al baño”, expresó uno de ellos.

Las funciones que están cumpliendo estos uniformados no son propias de su institución, si no del Inpec.

Los policías están cuidando presos, custodiándolos en traslados a audiencias y haciendo maromas para tratar un interno que esté enfermo. “Si acá alguno dice que tiene dolor de estómago o de cabeza, toca comprarle una pasta y dársela. Hay otros muy enfermos y toca montar un operativo con carro y policías para llevarlos a que los atiendan en su EPS o Sisben, si es que están afiliados”, indicó otro de los uniformados.

La malicia y picardía de los presos también los lleva a fingir fuertes dolores. “Lo hacen para que los llevemos a una clínica y en el camino se intentan fugar. Otros para ir a ‘mercar’. Es decir, desde la visita acá acuerdan con alguien que les lleven droga y estos se las dejan en un baño o cualquier sitio donde a ellos les quede fácil recogerla”.

El pasado jueves hubo una reunión de los comandantes de la Policía y Directores del Inpec. Acordaron que este miércoles podrían tener soluciones para que La 40 vuelva a recibir presos y se termine el hacinamiento en la UPPV y los detenidos que están afuera puedan estar de un lugar más digno.

Fuente: DIARIO LA TARDE 

 

04/12/2015

Una prisión inhumana

Policías cumpliendo labores de guardianes del Inpec y detenidos durmiendo en los andenes el panorama que ratifica la crisis carcelaria en Pereira. Pasaron la noche en […]
04/10/2015

¿Cómo trabaja el nuevo teléfono inteligente de Apple?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=9wI_SK2h0cc[/youtube] Mediante este video instructivo, se pueden descubrir las múltiples funciones del nuevo reloj de la firma Apple. A través de un didactico recorrida, a modo […]
04/10/2015

Pliegos por venta irregular de arroz

  La Dirección de Investigaciones de Protección al Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), formuló pliego de cargos contra Jerónimo Martins S.A.S., propietaria de los […]
04/10/2015

¿Por qué la gente más productiva prospera en el desorden?

La organización esta ligada al éxito, por eso es que durante toda nuestra vida nos han dicho “debes ser organizado.” Ya sea en el hogar, la escuela […]