Actualidad

Captura-de-pantalla-2016-06-04-a-las-9

Entre los mensajes circulando por medio de las distintas redes sociales o whatsaap, no quedaron al margen los relacionados al paro de camioneros que lleva a la fecha 38 días.

Aunque por el momento se trata de información especulativa -mucho hace sospechar, pero nada esta dicho- el mismo de hacerse realidad confirmaría las peores premoniciones de los transportistas de cargas.

De tal modo, la redacción de Diario EL POLITICÓN DE RISARALDA, se tomó la libertad de corregir ortográficamente y hacer mejoras tendientes a propiciar una óptima lectura del mensaje, a fin de ponerlo a criterio de sus apreciados lectores.

Contenido

“Impala es una multinacional Suiza,  compuesta según se viene demostrando por los más grandes negociadores de materias primas en el mundo entero.

Su incursión en Colombia podría tener como único objetivo desplazar a los camioneros colombianos y apoderarse de todo el transporte de carga publico de pasajeros o carros particulares.

De allí a especular que el primer embate privatizador podría consistir en aprobar una serie de ordenanzas que permitirían entre otras medidas dejar al margen del transporte los modelos anteriores al años 2005 hacia atrás, a modo de propiciar la paulatina monopolización del sector, hecho que incluiría de antemano la adquisición de puertos, navieras, aerolíneas, trenes y tractocamiones.

Cabe destacar que Impala es hoy por hoy accionista mayoritaria del puerto de Barranquilla.

Confirmada esta suposición, la multinacional no admitiría a ninguno de los miembros de la cadena de transporte de carga, acabaría con las empresas de transporte, propietarios de flota, propietario; los conductores tendrían que tener menos de 45 años, estudios mínimos y licencias certificadas para cada modalidad de transporte, para lo que la multinacional abriría convocatorias en distintos países con costos menores al colombiano”.

Eventualidades

Para un buen sector de la opinión pública se trataría de una clara señal del Gobierno, a lo cual se suma la desinformación e indiferencia generalizada, otorgándole el escenario ideal a los mencionados propósitos.

De allí el llamado del sectores de camioneros a fortalecer la “inmovilización”, es decir, tal como lo expresa textualmente el comunicado, “no mover un solo bulto de carga hasta que la administración nacional no le devuelva la dignidad arrebatada a los trabajadores del transporte”, porque de concretarse la iniciativa serían hacer “tabla rasa” con alrededor de 3 millones de empleos directos e indirectos los que se perderían.

Ello sin contar que Impala podría convertirse en el “amo y señor absoluto” del transporte fluvial, terrestre y ferrovial, de reeditarse el ferrocarril en el país.

Afectaciones

1- Se reduciría el trabajo para conductores, llanteros, hoteles, restaurantes e inmuebles de otros ramos que hacen parte de la cadena de transporte.

2- El incremento del valor de los peajes y del numero de éstos, que estarían destinados a adelantar dineros como forma de reembolso a Impala por los más de 1.000 millones de dólares ya invertidos y por los cuales, estaría presionando al gobierno para que le entregue las vías por las que pagó.

3- Sería esa la respuesta al no acatamiento del fallo de la Corte Constitucional por parte del Gobierno, que obliga a rebajar los combustibles, buscando nuevas fórmulas para el alza de su precio, mientras el del petróleo ya habría cedido a nivel mundial más del 50% y sin embargo, mantiene un valor que no se traduce del todo en beneficio de los contribuyentes, a quienes sólo se les otorgo el 4% de abaratamiento.

Intereses cruzados

No hace falta suponer demasiado para caer en cuenta que la administración anterior hubiera incurrido en idénticas políticas, a pesar de que sus principales protagonistas intentan aventar el inconformismo popular como herramienta para retornar al poder lo antes posible.

Desde luego, no se desconocen los padecimientos de los camioneros, los cuales son la “variable de ajuste” de la medida, al verse disminuidos drásticamente sus ingresos, sin contar la presunta sanción de un paquete de leyes imponiéndoles condiciones o compromisos insostenibles.

A su vez el Gobierno Santos, si pretende lograr la paz debe atenuar los costos sociales del progreso a las posibilidades de los trabajadores que tarde o temprano, serán su herramienta política no sólo para refrendar el acuerdo de paz, sino garantizarle la gobernabilidad necesaria dentro del contexto histórico que atraviesa Colombia.

Escribe: CARLOS ALBERTO RICCHETTI

 

 

07/16/2016

Arribo de Impala podría confirmar privatización el transporte de carga en Colombia

Entre los mensajes circulando por medio de las distintas redes sociales o whatsaap, no quedaron al margen los relacionados al paro de camioneros que lleva a […]
07/15/2016

Información de la económica será monopolizada por quienes la manejan

Como contó el fin de semana la revista Semana en uno de sus confidenciales, la compra del diario la República por parte del grupo Ardila Lulle […]
07/15/2016

Gobierno Nacional endureció su posición frente al paro camionero

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, endureció este jueves las medidas para enfrentar el paro camionero, que lleva 38 días y ha causado desabastecimiento y […]
07/14/2016

EL POLITICON explica los verdaderos motivos del paro camionero

Asombra en gran parte de la opinión pública el casi total desconocimiento de las causas que motivan el paro de los camioneros, el cual lleva 37 días, un muerto y […]