Actualidad

francisco1

Según fuentes del Vaticano, este y el de “la fuerza del perdón” serán los mensajes en los que basará sus discursos en Colombia el sumo pontífice, entre el 6 y el 10 de septiembre.

“A través de los sacramentos de iniciación cristiana, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, el hombre recibe la vida nueva en Cristo. Ahora, todos lo sabemos, llevamos esta vida «en vasijas de barro» (2 Cor 4,7), estamos aún sometidos a la tentación, al sufrimiento, a la muerte y, a causa del pecado, podemos incluso perder la nueva vida. Por ello el Señor Jesús quiso que la Iglesia continúe su obra de salvación también hacia los propios miembros, en especial con el sacramento de la Reconciliación y la Unción de los enfermos, que se pueden unir con el nombre de «sacramentos de curación».

El sacramento de la Reconciliación es un sacramento de curación. Cuando yo voy a confesarme es para sanarme, curar mi alma, sanar el corazón y algo que hice y no funciona bien. La imagen bíblica que mejor los expresa, en su vínculo profundo, es el episodio del perdón y de la curación del paralítico, donde el Señor Jesús se revela al mismo tiempo médico de las almas y los cuerpos (cf. Mc 2,1-12; Mt 9,1-8; Lc 5,17-26).

El sacramento de la Penitencia y de la Reconciliación brota directamente del misterio pascual. En efecto, la misma tarde de la Pascua el Señor se aparece a los discípulos, encerrados en el cenáculo, y, tras dirigirles el saludo «Paz a vosotros», sopló sobre ellos y dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados» (Jn 20, 21-23). Este pasaje nos descubre la dinámica más profunda contenida en este sacramento. Ante todo, el hecho de que el perdón de nuestros pecados no es algo que podamos darnos nosotros mismos. Yo no puedo decir: me perdono los pecados. El perdón se pide, se pide a otro, y en la Confesión pedimos el perdón a Jesús.

El perdón no es fruto de nuestros esfuerzos, sino que es un regalo, es un don del Espíritu Santo, que nos llena de la purificación de misericordia y de gracia que brota incesantemente del corazón abierto de par en par de Cristo crucificado y resucitado. En segundo lugar, nos recuerda que sólo si nos dejamos reconciliar en el Señor Jesús con el Padre y con los hermanos podemos estar verdaderamente en la paz. Y esto lo hemos sentido todos en el corazón cuando vamos a confesarnos, con un peso en el alma, un poco de tristeza; y cuando recibimos el perdón de Jesús estamos en paz, con esa paz del alma tan bella que sólo Jesús puede dar, sólo Él.

A lo largo del tiempo, la celebración de este sacramento pasó de una forma pública —porque al inicio se hacía públicamente— a la forma personal, a la forma reservada de la Confesión. Sin embargo, esto no debe hacer perder la fuente eclesial, que constituye el contexto vital. En efecto, es la comunidad cristiana el lugar donde se hace presente el Espíritu, quien renueva los corazones en el amor de Dios y hace de todos los hermanos una cosa sola, en Cristo Jesús.

He aquí, entonces, por qué no basta pedir perdón al Señor en la propia mente y en el propio corazón, sino que es necesario confesar humilde y confiadamente los propios pecados al ministro de la Iglesia. En la celebración de este sacramento, el sacerdote no representa sólo a Dios, sino a toda la comunidad, que se reconoce en la fragilidad de cada uno de sus miembros, que escucha conmovida su arrepentimiento, que se reconcilia con Él, que le alienta y le acompaña en el camino de conversión y de maduración humana y cristiana. Uno puede decir: yo me confieso sólo con Dios. Sí, tú puedes decir a Dios «perdóname», y decir tus pecados, pero nuestros pecados son también contra los hermanos, contra la Iglesia. Por ello es necesario pedir perdón a la Iglesia, a los hermanos, en la persona del sacerdote. «Pero padre, yo me avergüenzo…».

Incluso la vergüenza es buena, es salud tener un poco de vergüenza, porque avergonzarse es saludable. Cuando una persona no tiene vergüenza, en mi país decimos que es un «sinvergüenza». Pero incluso la vergüenza hace bien, porque nos hace humildes, y el sacerdote recibe con amor y con ternura esta confesión, y en nombre de Dios perdona.

También desde el punto de vista humano, para desahogarse, es bueno hablar con el hermano y decir al sacerdote estas cosas, que tanto pesan a mi corazón. Y uno siente que se desahoga ante Dios, con la Iglesia, con el hermano. No tener miedo de la Confesión.

Uno, cuando está en la fila para confesarse, siente todas estas cosas, incluso la vergüenza, pero después, cuando termina la Confesión sale libre, grande, hermoso, perdonado, blanco, feliz. ¡Esto es lo hermoso de la Confesión! Quisiera preguntaros —pero no lo digáis en voz alta, que cada uno responda en su corazón—: ¿cuándo fue la última vez que te confesaste? Cada uno piense en ello… ¿Son dos días, dos semanas, dos años, veinte años, cuarenta años? Cada uno haga cuentas, pero que cada uno se pregunte: ¿cuándo fue la última vez que me confesé? Y si pasó mucho tiempo, no perder un día más, ve, que el sacerdote será bueno. Jesús está allí, y Jesús es más bueno que los sacerdotes, Jesús te recibe, te recibe con mucho amor. Sé valiente y ve a la Confesión.

Queridos amigos, celebrar el sacramento de la Reconciliación significa ser envueltos en un abrazo caluroso: es el abrazo de la infinita misericordia del Padre. Recordemos la hermosa, hermosa parábola del hijo que se marchó de su casa con el dinero de la herencia; gastó todo el dinero, y luego, cuando ya no tenía nada, decidió volver a casa, no como hijo, sino como siervo. Tenía tanta culpa y tanta vergüenza en su corazón. La sorpresa fue que cuando comenzó a hablar, a pedir perdón, el padre no le dejó hablar, le abrazó, le besó e hizo fiesta. Pero yo os digo: cada vez que nos confesamos, Dios nos abraza, Dios hace fiesta. Sigamos adelante por este camino”.

Pobreza e inequidad

Se descarta que Francisco I se refiera a las desigualdades sociales y la enorme brecha existente entre los distintos estratos.

En contradicción, puede decirse que Juan Manuel Santos viene mostrando últimamente una preocupación por la estabilidad de Venezuela ya que según opina “es una“prioridad”, cuando lo que debería inquietarle es la precaria situación que se vive en el país, dados los penosos y alarmantes los indicadores socio económicos, producto de la corrupción o la politiquería.

Para nadie es un secreto que en los últimos años fueron desplazadas unas 7.2 millones de personas, convirtiéndose en la nación con mayor desplazamiento interno nivel mundial.

A esto se suman las grandes cúpulas, las cuales manejan más del 54% de la tierra mientras  el resto de los colombianos apenas el 1.5% de las mismas. Por otra parte, el nivel de trabajo es absolutamente precario pues más del 70% es tercerizado, mientras que el otro 30% es meramente informal, sin mencionar que Colombia posee el segundo salario mínimo más bajo de américa latina.

Gracias al gobierno de Santos la impunidad judicial en Colombia es increíble, lo que la llevó a merecer uno de los tres primeros lugares en el mundo. Por otro lado, el sistema de pensiones presenta grandes fallas además de ser regresivo e inequitativo.

A nivel educativo, posee la inversión muy baja dentro del rubro, sin dejar de mencionar que es el país con mayor endeudado del continente, siendo su intermediación financiera la más alta que la del resto de los países del mismo.

Es completamente repudiable que Santos afirme preocuparse por otros países, mientras Colombia posee más de 15% de indigencia, sin mencionar los altos índices de mortalidad infantil, la pobreza extrema, la desigualdad, el desempleo crónico y el pírrico desarrollo humano de los colombianos.

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR / LECHUGUINOS

08/09/2017

Reconciliación y pobreza, los temas del Papa Francisco I° en Colombia

Según fuentes del Vaticano, este y el de “la fuerza del perdón” serán los mensajes en los que basará sus discursos en Colombia el sumo pontífice, […]
08/06/2017

Cable aéreo “va a tener que esperar” en Pereira

Un proyecto de la magnitud del cable aéreo de Pereira, el cual con 3.4 kilómetros de longitud sería el más largo que se construya en Colombia […]
08/04/2017

Mucho gasto y poca inversión llega a las costas colombianas

Los recursos del posconflicto crecen de $1,82 billones a $2,4 billones. Los de la Registraduría serán de $1,7 billones, por cuenta de las elecciones. El Gobierno […]
08/04/2017

Pintar la Catedral Primada de Bogotá, $ 200 millones por venida del Papa

Una inversión de 200 millones de pesos fueron invertidos para la limpieza de la fachada de la Catedral Primada de Colombia para la visita del Papa Francisco, el próximo 6 […]