Habitantes creen que la sequía en varias zonas rurales del departamento se debe a la propagación en la siembra de pino y eucalipto, a los cuales se les culpa de la disminución e impacto de las cuencas de los ríos en varias zonas de Risaralda, en este caso en el acueducto de Tribunas Córcega.

Óscar Gómez,  gerente de la Empresa de Servicios Tribunas Córcega, alertó a la ciudadanía el impacto que están teniendo los cuerpos de agua debido a la actividad madero comercial que se lleva a cabo.

“Desde hace muchos años venimos denunciando este  tema, pero es un tema en el que la autoridad ambiental no se ha interesado lo suficiente, siempre han desmentido la situación”, dijo.

Agregó que todos los acueductos coinciden en que este tipo de plantaciones no son las mejores  para la protección de las cuencas hidrográficas, por el contrario impactan negativamente el correr de las aguas y la protección de los ecosistemas.

Frente al impacto a través de los años, sostuvo que la siembra de coníferas llevan muchos años presentes en  esta zona y de acuerdo con información del Comité de Cafeteros, cuando comenzaron la construcción del acueducto en el año 1965, el caudal era mayor.

“La información manifiesta que el Barbas era una de las mejores fuentes hídricas que había en esta zona, inclusive la parte alta es conocida como la estrella hídrica del Quindío, por ser el sitio en el que afloran los nacimientos  y humedales”, dijo Gómez.

Agregó que hay un predio que se llama Tesorito, aguas arriba de la quebrada la sonora y el río Barbas, en donde hay un impacto por estos cultivos.

Por su parte, Julio César Gómez, subdirector de la Corporación Autónoma regional de Risaralda, Cárder,  señaló que relacionar los cultivos de coníferos (pinos eucaliptos y demás)  no sería una cuestión lógica.

“Ni técnica ni científicamente esto ha sido demostrado, cabe recordar que el país más rico en el mundo en agua potable es Canadá, cuya vegetación está sustentada en especies coníferas,”, dijo el subdirector de este organismos ambiental.

Embalses 

Acotó que el fenómeno de variabilidad climática  se debe a más  de un año en donde el país se ha visto inmerso en un fenómeno de disminución de lluvias,  donde se ha registrado hasta en un 70 % la disminución de lluvias.
“La mayoría de nuestros acueductos se alimentan de la torrencialidad  de las lluvias y el invierno, pero realmente  nosotros necesitamos estar listos para veranos prolongados y precipitaciones abundantes”, dijo el funcionario en entrevista con El Diario del Otún.
Por tal razón indicó que se debe comenzar a pensar en la construcción de embalses para este propósito con el fin de regular a lo largo del tiempo las variabilidades del clima y los impactos que se puedan tener.
Fuente: DIARIO DEL OTÚN
09/27/2015

¿La culpa es de los pinos?

Habitantes creen que la sequía en varias zonas rurales del departamento se debe a la propagación en la siembra de pino y eucalipto, a los cuales […]
09/07/2015

A Colombia le quedan 812 árboles de cinco especies maderables

Foto: Archivo particular El cedro, del que quedan menos de 650 árboles en su estado natural, se ha utilizado en carpintería, mueblería fina, puertas, ventanas e […]
07/09/2015

Denuncia: ecocidio en el parque de Los Nevados

La ampliación de una carretera acabó con milenarios frailejones únicos en el mundo y con otro tipo de vegetación de páramo.  El cuidado del medio ambiente, […]
06/27/2015

Terremotos hechos a mano en el Meta

Antes de 2012 en Puerto Gaitán se registraban uno a dos temblores cada año. “Revise usted mismo los registros de la Red Sismológica Nacional sobre Puerto […]