Candelario Obeso, pionero de la “Poesía Negra”

De la misma forma que buscan a Santrich; ¿lo harán con el resto de los prófugos?
07/04/2019
Líderes sociales advierten al Gobierno: “No nos van a hacer callar”
07/04/2019

Candelario Obeso, pionero de la “Poesía Negra”

Candelario Obeso Hernández, el precursor de la poesía negra en América, nació en la ciudad de Mompox el 12 de enero de 1849. Hijo natural del abogado Eugenio María Obeso con la humilde lavandera María de la Cruz Hernández, hizo sus primeros estudios en el Colegio Pinillos de Mompox, pero debido a su cierre, como consecuencia de la guerra de 1863, su educación fue encargada al profesor Pedro Salzedo del Villar.

En 1866, a la edad de 17 años, Candelario Obeso, remonta el río Magdalena hasta la ciudad de Honda y toma el camino hacia Bogotá. Había obtenido una beca para estudiar en el Colegio Militar fundado por el general Tomás Cipriano de Mosquera.

Posteriormente, en 1867, tras el cierre del Colegio, ingresó a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional y luego pasó a la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas. No terminó la carrera debido a dificultades económicas, pero obtuvo el grado de maestro. La salida de Mompox, la travesía por el río Magdalena, y la llegada a Bogotá fueron relatadas por Obeso en algunos versos del extenso poema Sotto Voce, que publicó en el periódico La Patria en 1879.

Intacto el corazón, el alma pura
henchida de ternura
y de ilusiones cándidas repleta,
abandoné el hogar me lancé al mundo,
y niño pudibundo,
luché con sus injurias como atleta.

Lo recuerdo muy bien. Mi noble padre
y mi amorosa madre
sólo su santa bendición me dieron
entre llantos y congojas… De aquel día
mi infantil alegría
en tristeza los hados convirtieron.

El turbio Magdalena y majestuosoal impulso impetuoso
de rápido vapor subí afligido
viva la imagen del hogar ausente.
¡Ay! Cuán indiferente
lo he subido después y lo he bajado!

O mirara las fértiles riberas,o las nubes ligeras
do el porvenir adivinar creía,
mi ardiente corazón enajenado,
dulcemente halagadopor sus sueños de gloria se sentía.

Lo mismo sucedióme cuando ufano,
Mi bordón en la mano,
veloz la planta a Bogotá moviendo
crucé descalzo el desigual camino
que… me trazó el destino,
y ya por siempre repasar pretendo.

***

Extracto del poema “SottoVoce”,
(Inédito). La Patria, Revista de Colombia.
Literatura, Ciencias, Bellas Artes, Bogotá, año segundo,Tomo tercero, 1879. (p.225).
Biblioteca Nacional.

él no era DE LOS NOBLES Y SEÑORES

En Bogotá, Obeso vivió una vida caracterizada por las angustias económicas y por constantes arrebatos de hedonismo. Uno de los versos del poema Sotto Voce muestra las dificultades económicas que padeció:

Llegado allí, por nadie conocido,
y harapos vestido,
larga pena sufrí, pobre estudiante;
pero esa vida miserable y dura
de mi actual desventura,
no vale ¡oh no!,
jamás un breve instante.

***
Extracto del poema “Sotto Voce”,
(Inédito). La Patria, Revista de Colombia.
Literatura, Ciencias, Bellas Artes, Bogotá, año segundo,
Tomo tercero, 1879. (p.225).
Biblioteca Nacional.

Obeso llevó una vida de constantes desplazamientos y ejerció variados oficios. Maestro de escuela en Sucre, segundo jefe del batallón de Cazadores en la guerra de 1876, tesorero municipal en Magangué, intérprete nacional en Panamá, y cónsul en Tous, Francia. Su permanencia en estos puestos fue efímera y, a diferencia de los escritores coetáneos, no desarrolló una carrera política importante.

Obeso fue víctima de los prejuicios raciales de la época. Una tarde se encontraba, con dos amigos, en el atrio de la catedral de la Plaza de Bolívar. El poeta estaba a gatas simulando un caballo y entonando coplas subidas de tono; uno de sus amigos iba a horcajadas encima de él y el otro le tiraba de la corbata. En ese momento pasó el político liberal Francisco Javier Zaldúa (eligido presidente en 1882) quien al ver la escena exclamó: “¡Es un macho negro!”. Obeso respondió:

¿Soy un macho negro?
¡Pues de ello me alegro!
Soy negro y soy macho,
como dice usted.
Y siempre prefierser un macho negro a ser burro blanco
como su merced.

***
El negro Obeso
(apuntes biográficos) y escritos varios

Vicente Caballero, Bogotá, Editorial ABC, 1943.

UN BOGA CHARLATÁN en el páramo de las letras

En la capital, Obeso se incorpora al ambiente literario nacional. Poemas y artículos de su autoría, así como imitaciones y traducciones de poetas europeos, aparecieron en la prensa bogotana. En 1873, inicia una interesante producción en el periódico El Rocío, de propiedad del editor conservador Nicolás Pontón, con la publicación de varias de sus obras.

Las apariciones en El Rocío, permitieron que Obeso se codeara con lo más selecto del panorama literario nacional. Por las páginas del periódico desfilaban los poemas, ensayos y artículos de las más importantes figuras de las letras colombianas de la época. Rafael Pombo, Jorge Isaacs, Manuel María Madiedo, Antonio José Restrepo y Juan de Dios Uribe, entre otros, hacían parte del grupo de habituales colaboradores.

La producción literaria de Candelario Obeso es sumamente variada: en 1871 publicó una novela corta y satírica titulada La familia Pygmalión; en 1877 editó Cantos populares de mi tierra, su obra más representativa y por la cual fue y es reconocido por la crítica literaria. Posteriormente hizo la traducción de un tratado militar del teniente belga León de Sahger, Nociones de táctica de infantería, de caballería y de artillería (1878); un texto de prosa amorosa con poemas originales y traducciones, Lectura para tí (1878); una traducción de Otelo de William Shakespeare (1878); un drama en tres actos moralizante y de costumbres, Secundino el zapatero (1880); un extenso poema dramático autobiográfico, Lucha de la vida (1882), y tres traducciones al castellano de cursos de italiano (1883), francés (1884), e inglés (1884), que demuestran su interés por el estudio de las lenguas.

RELEVANCIA

La raza afro, una de las más fuertes del país, dio a inicios del año 1849, uno de los poetas más extraordinarios que ha dado esta tierra. ¿Cuántos saben de Candelario Obeso? y ¿cuántos hemos reconocido la importancia de su poesía?

Su obra fue reconocida por el uso del lenguaje coloquial en la elaboración de sus poemas pues concibió una poesía que no se había visto antes en el país, a partir de nuevas formas de escritura construida con expresiones cotidianas y fonemas del dialecto afrocolombiano, escritas con alteraciones ortográficas.

Vivió en la época en la que se dio el auge de las políticas abolicionistas de la esclavitud y la forma en la que abordó su poesía es una muestra evidente de lo que fue este contexto pues para Obeso la poesía fue un camino para visibilizar la de vida de las comunidades afrocolombianas.

Fue esta la principal razón por la que Candelario Obeso ha sido considerado por muchos como uno de los precursores de la poesía negra.

Les compartimos este fragmento de uno de sus ‘Cantos Populares de mi tierra’.

Canción der Boga Ausente

Qué trite que etá la noche,
La noche qué trite etá;
No hay en er cielo una etrella
Remá, remá.

La negra re mi arma mía,
Mientra yo brego en la má,
Bañao en suró por ella,
¿Qué hará? ¿Qué hará?

Tar vé por su zambo amao
Doriente sujpirará,
O tar vé ni me recuerda.
¡Llorá! ¡Llorá!

La jembras son como toro
Lo r'eta tierra ejgraciá;
Con acte se saca er peje
Der má, der má

Con acte se abranda er jierro,
Se roma la mapaná.
Cojtante y ficme? laj pena!
No hay má, no hay má!.

Qué ejcura que etá la noche,
La noche quéejcura etá;
Asina ejcura é la ausencia
Bogá, bogá!

Candelario Obeso falleció el 3 de julio de 1884 en la ciudad de Bogotá.

Fuente: BANCO DE LA REPÚBLICA CULTURAL / CANAL TRECE

Comments are closed.