Gobierno-Puerto-Rico-defender-matrimonio_CYMIMA20150321_0004_13

Mientras que la comunidad LGBTI celebraba decisión de la Corte, el procurador y sectores religiosos expresaron su oposición

Colombia dio este jueves un paso decisivo hacia la aprobación del matrimonio igualitario, tras una votación favorable de la Corte Constitucional que fue celebrada como “histórica” por la comunidad gay, que reclama un fallo que siente jurisprudencia.

En la sesión plenaria de este jueves, seis de los nueve magistrados de la Corte revocaron una ponencia contraria a igualar los derechos de matrimonio de las parejas heterosexuales y homosexuales.

“La ponencia no alcanzó la mayoría de votos para ser aprobada”, explicó la Corte en un comunicado, en alusión a la iniciativa del magistrado Jorge Pretelt, que negaba a los homosexuales el derecho a casarse en las mismas condiciones legales que los heterosexuales.

“La nueva ponencia quedó a cargo del magistrado Alberto Rojas, quien deberá poner a consideración de la sala un nuevo proyecto”, agregó el texto.

El texto que será discutido en la próxima sesión de la Corte, y del cual se espera surja el fallo final que sentará jurisprudencia, deberá recoger el apoyo al matrimonio gay expresado por la mayoría de los jueces este jueves.

“Difícilmente esta mayoría pueda echarse para atrás. Es prácticamente un hecho que estará aprobado el matrimonio igualitario, pero no es exacto afirmar que esté vigente desde hoy”, precisó una fuente judicial.

En Colombia, existe un vacío legal desde que venció en 2013 el plazo que la misma Corte dio al Congreso para legislar sobre la materia.

Desde entonces, al no estar legislado el tema sino interpretado por la Corte en una sentencia, las parejas del mismo sexo pueden acudir ante un juez o un notario para formalizar su vínculo con efecto de matrimonio civil. Pero pocos funcionarios se arriesgaron a registrar uniones en esos términos, lo cual motivó el reclamo de la comunidad gay.

Según la constitucionalista Magdalena Correa, la Corte debe aún comunicar el alcance de su decisión y definir si introduce la palabra matrimonio en la sentencia final.

“La Corte dio el paso adelante pero falta ver a dónde llega”, indicó a la AFP esta profesora de la Universidad Externado de Colombia.

“Un avance”

Con banderas multicolores, miembros de la comunidad gay se congregaron frente al edificio de la Corte en la céntrica plaza de Bolívar en Bogotá para festejar como “un avance” el resultado de la votación.

“Es un avance muy importante, porque además le envía un mensaje muy claro al país, y es: no importa lo distinta que sea una persona, tiene que tener los mismos derechos”, dijo a la AFP Elizabet Castillo, de unos 50 años que se encontraba con su compañera, una mujer más joven que no ocultaba su alegría.

Muchos se besaban, abrazaban y gritaban “¡Igualdad!”.

Germán Rincón, abogado de una de las parejas que presentó ante el alto tribunal una de las tutelas que motivó el debate, se mostró confiado sobre el fallo definitivo.

“Ese procedimiento es usual en la Corte. La decisión 6-3 está tomada”, dijo a la AFP el representante legal de Fernando José Silva y Ricardo Betancourt quienes, como varias parejas homosexuales no pudieron materializar su unión.

“Pusimos una tutela porque el notario se negó a formalizar la celebración”, dijo a la AFP Betancourt, mientras se dirigía con su pareja a aplaudir en la calle la votación de los magistrados que les dio la razón.

“Estamos felices porque tenemos la autoridad a favor y luz verde para efectuar la unión”, agregó. “El día de hoy marca una nueva fecha en Colombia en la historia de la igualdad de derechos”, exclamó.

Visión eclesiástica

Mientras la población LGBTI y defensores de derechos humanos celebraban la decisión de la Corte Constitucional que extendió este jueves la figura del matrimonio civil para las parejas del mismo sexo, la Iglesia Católica aseguraba que este cambio jurídico se traduce en un momento difícil y de crisis para el país.

Así lo dijo el secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor José Daniel Falla Robles. Según el religioso, el concepto del alto tribunal general un “sentimiento de desconcierto”, y fue más allá al explicar que los principios de equidad e igualdad se están confundiendo con el de homogenizar. De acuerdo con Falla, la sociedad no se puede homogenizar y que hay “que colocar en su justa dimensión y en el lugar que corresponden a los diferentes grupos poblaciones, y aunque todos tengamos la misma grandeza y dignidad no podemos saltar la naturaleza misma y las leyes naturales”.

El argumento de la Iglesia se centra en las “leyes naturales”. “A los magistrados no sé si se les olvidó la Constitución o la han manipulado, para proteger las minorías no se puede ir por encima del bien común y ese está establecido en la Carta Magna que establece dónde está la base del matrimonio, que es hombre y mujer”, concluyó Falla.

El representante religioso arremetió contra los magistrados de la Corte Constitucional y cuestionó su labor. “De las leyes depende la estabilidad de un nación, en vez de darle bases sólidas a la sociedad la están destruyendo. El matrimonio lo que pretende es darle solidez a las uniones para la procreación…levantemos nuestra voz de protesta, no aceptamos que se nos pongan cosas contrarias a nuestra naturaleza y tradición”.
Repercusiones en Risaralda
carolina giraldo botero

Carolina Giraldo: La concejal de Pereira por Alianza Verde, entre las abanderadas locales de la ley que se acaba de aprobar.

Luego de Argentina, México, Brasil y Uruguay, Colombia se sumó a la aprobación del matrimonio igualitario para que la comunidad Lgbti puedan tener los mismo derechos que las parejas heterosexuales.
Esto, después de que la Corte Constitucional, basada en la sentencia C-577 de 2011, definiera que las parejas del mismo sexo son familia y de no ser aprobado el matrimonio igualitario en un plazo de dos años, las parejas podrían acudir a notarios o jueces a solemnizar su unión.
Para llegar a esto, integrantes de la organización que se identifica con la bandera de colores ha tenido que enfrentar a la tradición, a los derechos y la religión.
Aún así, el debate continúa y aún más con el pronunciamiento del papa Francisco y personalidades a nivel nacional.
En Pereira hay quienes celebran la decisión de la Corte Constitucional de avalar el matrimonio igualitario, como la concejala Carolina Giraldo, quien señala que es una conquista por la justicia social y la igualdad.
“Lo ganamos después de haber empezado una lucha desde el año 2002 cuando se hizo la primera intervención ante el Congreso pidiendo las uniones civiles y hoy es un matrimonio igualitario. Es la igualdad total porque la Corte por fin le dice sí al matrimonio y se ganó con una votación de 6 a 3. Estamos muy contentos porque se hace justicia y vemos que la Corte Constitucional está cumpliendo con su deber”, dijo.
Sin embargo, el representante del Movimiento MIRA, Carlos Alberto Henao, quien no sentó una postura a favor o en contra de esta decisión, pidió que también se le respetara el derecho de algunos notarios que quieran presentar una objeción de conciencia.
“Es respetable la posición que ha tomado la Corte Constitucional pero me parece que también debe tener la corte algo presente y es que si en algún momento el notario por medio de objeción de conciencia pide no casar la pareja, también se le dé la oportunidad de que sea otro notario u otra persona competente para que se logre el matrimonio. Es decir, si se aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo entonces también permitirle a los notarios que tomen la decisión si por medio objeción de conciencia decide celebrar el matrimonio o no”, afirmó.

¿Una opción?
Sin embargo el Notario Primero de Pereira y presidente de Uninotarios, agremiación regional que agrupa a los notarios del Eje Cafetero, José Daniel Trujillo, indicó que ningún notario puede acudir a esta modalidad porque deben cumplir con lo que ordena la Corte Constitucional.
“Aquí no puede haber objeción de conciencia, no hay posición personal. Los notarios tenemos que cumplir lo que ordena la Corte independientemente de nuestra concepción religiosa o ideológica y además que la actuación notaria es rogada, que equivale a decir que el usuario escoge el notario y que éste no podrá decir si le gusta o no le gusta el acto que se va a celebrar”, acotó.

Lo único que si podrá determinar un notario es si asiste a un lugar diferente a su oficina para celebrar el matrimonio, puesto que no está obligado a hacerlo.

 

Los lectores opinan

 

 

¿Qué es lo nuevo?
José Daniel Trujillo explicó que la regla general durante muchos años era que el matrimonio solamente se producía entre un hombre y una mujer, en 1990 se instituyó la Ley Marital de Hecho solamente entre un hombre y una mujer.

 

Luego, cuando la norma fue acusada ante la Corte, se declaró inexequible la expresión hombre y mujer y se dijo que la unión marital se daba entre dos personas. Con esto permitió que las uniones maritales de persona del mismo sexo.

 

“Este es un punto de partida para que las comunidades minoritarias empiecen a conquistar derechos, Pero no por la vía legal sino por la vía jurisprudencial”, afirmó.

 

Así han conseguido espacios como afiliar a la pareja a la seguridad social y conseguir la unión marital de hecho.

 

“El tema patrimonial les permite hoy tener una comunidad de bienes y al igual que las parejas heterosexuales que se casan nazca la unión patrimonial y por eso ellos pueden declarar la unión marital de hecho. Si soy casado, nace una sociedad conyugal, y si lo que queremos es una unión marital esa es una sociedad patrimonial. Es por esto que a partir de esta última sentencia las parejas homosexuales pueden tener la doble condición de los heterosexuales: pueden constituir una unión marital de hecho, es decir que no se tienen que casar y vivir en unión libre está constituido por escritura pública, o pueden optar por la vía de matrimonio con todos sus requisitos”, aclaró Trujillo.
Lo que sigue
Con la nueva sentencia, lo que la Corte hizo fue ordenarle a la Registraduría General del Estado Civil agregar una casilla en el formato de Registro Civil para efectuar las modificaciones.

 

Hoy las uniones maritales de hecho deben quedar registradas en los folios de registros de nacimiento de cada compañero o compañera y una vez empiece a regir esta nueva norma, se hará lo respectivo con los matrimonios que se suscriban de ahora en adelante.

 

La iglesia
Para monseñor Rigoberto Corredor, las palabras del papa Francisco son contundentes a la hora de explicar el significado de la familia. Dijo que los homosexuales también son hijos de Dios y por ende no deben ser discriminados, por el contrario, respetados. Sin embargo, la unión entre ellos no puede ser considerada matrimonio.

Lo anterior, debido a que el Papa divulgó un texto de 260 páginas denominado Amoris Laetitia o La alegría del amor, en el que fija la posición de la Iglesia sobre la familia y rechaza el matrimonio igualitario.

“Solo la unión exclusiva e indisolubre entre un varón y una mujer cumple una función plena (…) Nadie puede pensar que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad”, dice la exhortación del Papa.

DATO

Medellín 18,28 %, Pereira 7,71 %, y Cali  6,61 %, son las ciudades con más uniones maritales del mismo sexo a enero de 2016

CIFRA

Según la Superintendencia de Notariado y Registro, en Risaralda es donde más se han realizado uniones maritales femeninas.

Obispo de Pereira rechaza el fallo

“La iglesia católica no condena como pecado el matrimonio entre homosexuales, pero sí rechaza el pronunciamiento de la Corte Constitucional, porque atenta contra el principio de familia”, dijo el obispo de la Diócesis de Pereira, Monseñor Rigoberto Corredor.

“Estos casos de personas homosexuales los tratamos con mucho respeto, con mucha dignidad, cuando dialogan con nosotros aun en la confesión y nosotros no estamos para juzgarlos, como dice el Santo Padre. Sin embargo, los respetamos pero no es el ideal”.

El jerarca cristiano rechazó la doctrina de la Corte Constitucional sobre el matrimonio homosexual, y lamentó que nueve personas decidan sobre todo un país y una cultura.

Afirmó que los derechos de una persona no pueden violar los derechos de los niños, “de tal manera que nosotros creemos que los niños que conforman un hogar o una familia, tienen derecho a tener un padre y una madre y la Constitución habla de la prioridad de los derechos de los niños”.

“Lo demás, añadió el Obispo, es invento humano y son respetables las uniones de esas personas, pero nunca podemos llamar familia a esa unidad y respetamos a las personas pero no podemos compartir, porque ya está de por medio el concepto de familia y el concepto de hijos e hijas.

Sentenció que tampoco puede calificarse por ello a la iglesia de excluyente. “Me parece que no vamos a rechazar ni a odiar a nadie, simplemente no es de la doctrina de la Iglesia Católica y de la tradición de 2000 años y más años con los judíos, esa realidad del matrimonio entre dos personas del mismo sexo”.

La doctrina cristiana

Precisó que en la Sagrada Escritura, en el libro del Génesis en la tradición de la iglesia, se dice que “el diseño que hizo Dios sobre la familia es la unión de un hombre y una mujer, que dentro de la complementariedad del hombre y la mujer, los hijos reciben tanto la influencia femenina como masculina, y necesitan esa complementariedad dentro de los matrimonios que viven en paz y realmente bien constituidos.

“No podemos aceptar como doctrina y como recomendación moral para nuestros fieles esa decisión que tomó la Corte Constitucional de Colombia, dentro de lo que ella hace, nueve personas decidiendo por todo un país”, señaló finalmente a instancias de LaTarde el titular de la diócesis de Pereira.

Fuente: NOTICIAS CARACOL / DIARIO DEL OTÚN / DIARIO LA TARDE