Belén-de-Bajirá

Así lo confirmó la Procuraduría General, luego de un encuentro entre ambos dirigentes departamentales.

Este jueves, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez y el gobernador de Chocó, Jhoany Carlos Palacios sostuvieron una reunión que tenía como fin aclarar la situación de Belén de Bajirá. En el encuentro también estuvo el procurador, Fernando Carrillo; quien se encuentra a cargo de la situación.

“En un ambiente de gran cordialidad los Gobernadores expusieron sus apreciaciones y diferencias en relación con la delimitación entre los departamentos de Antioquia y del Chocó, respecto del sector de Belén de Bajirá, señalando que, en la órbita de sus competencias, cada Gobernación ejercerá las acciones jurídicas y administrativas que consideren dentro del orden jurídico, para hacer valer los intereses de sus circunscripciones. “, confirmaron mediante un comunicado.

Durante la sesión se llegó a varias conclusiones, entre esas, el propósito común de evitar expresiones o actos violentos entre los habitantes del sector de la zona de Belén de Bajirá. Sin embargo, dejaron en firme su decisión de no ceder frente a las actuales delimitaciones de los departamentos, es decir, que por ahora el municipio sigue siendo de Chocó.

“Los gobernadores expresan que para buscar los propósitos comunes y solucionar las diferencias por las vías institucionales del caso, designarán un delegado para que bajo la coordinación del procurador dialoguen periódicamente sobre la situación social de los pobladores del sector de Belén de Bajirá.”, indicaron.

Por lo que el ente de control asignará un funcionario para que realice periódicas visitas en Belén de Bajirá y atienda los requerimientos y observaciones de la población residente, además de integrar una comisión de seguimiento a la continuidad de los servicios y convivencia en el sector del municipio, la cual será conformada por los procuradores regionales de Antioquia y del Chocó y por un funcionario que defina Carillo.

Pese al encuentro, los dirigentes departamentales seguirán dando la pelea mediante vías legales por el municipio, sin que esto afecte a los ciudadanos ni su estabilidad.

Fuente: DIARIO EL ESPECTADOR